Opinión

¿Es el momento para homenajear a Carlos Vives?

Jorge Nain Ruiz

07/07/2017 - 06:40

 

El cantante samario Carlos Vives

 

Otro era el tema que tenía previsto para la columna de hoy; sin embargo, justo cuando me aprestaba a escribirla me llegó el boletín de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, en el cual se anunciaba la decisión “unánime” de rendir homenaje en la edición 51 del Festival Vallenato a Carlos Vives y ése es un tema que, sin duda, mis lectores no me perdonarían pasar por alto.

Lo primero que debo aclarar es que para mí no es inmerecido el homenaje que le quiere rendir la fundación a Vives, como también lo he reiterado en mis escritos, el aporte que el samario le ha hecho a nuestro folclor es valioso, grande e importante. Fue Carlos quien después de Alfredo Gutiérrez y el Binomio de Oro logró llevar a otro bloque grande de colombianos que aún se resistían a beber en el manantial de la música de Francisco el Hombre.

Para nadie es un secreto que Vives no solo logró posicionar nuestro género musical en el exterior, sino que, con su aporte, la gente joven de los estratos altos de las grandes ciudades colombianas entró, por allá a comienzos de la década de los noventa, a interesarse por nuestro folclor. Sin embargo, de manera tajante y contundente debo también manifestar mi desacuerdo total con que ese homenaje se haga en esta oportunidad.

En el seno del auténtico vallenato tenemos a varios y verdaderos juglares haciendo fila para ser homenajeados en vida y cuyos méritos para muchos son más contundentes que los de Vives. En gracia de discusión, y por solo mencionar dos, hablemos del tres veces Rey de la Leyenda Vallenata Alfredo Gutiérrez y de uno de los tres más grandes del canto vallenato, el Jilguero de América Jorge Oñate.

Me resisto a creer que la decisión al interior de la junta directiva de la Fundación, se haya tomado de manera pacífica y unánime; no parece coherente escuchar el discurso de algunos directivos del Festival que pregonan el rescate del auténtico Vallenato y de sus raíces, con el privilegio que se le da en esta decisión al efecto comercial que podría tiene un homenaje a Vives, ahora que ha vuelto por sus exitosos fueros.  

Alfredo Gutiérrez, sus 73 años de vida, casi 60 de vida artística, su aporte y logros que no requieren presentación, o Jorge Oñate, sus 67 años de vida, más de 50 de vida artística y su trayectoria en el folclor, no me permiten aplaudir la decisión de que primero sea homenajeado el exitoso artista de 56 años, con menos de 30 de vida artística, que en todo caso no es comparable con el aporte que aquellos le han hecho al vallenato que hoy pretendemos rescatar y salvar.

Es la Fundación y nadie más quien tiene la legitimidad y competencia para tomar este tipo de decisiones; en la población habrá quienes censuren y otros que aplaudan la determinación, pero no me extrañaría que si la Fundación decide más tarde homenajear a Alfredo o a Oñate, estos declinen ese honor.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El homenaje que le faltaba a Jorge Oñate

El homenaje que le faltaba a Jorge Oñate

  En el mes de junio de 2017 escribí una columna que titulé ‘El año de Jorge Oñate’, y allí me atreví a realizar la siguien...

Oda a la periodista Lolita Acosta Maestre

Oda a la periodista Lolita Acosta Maestre

El tiempo va perdiendo en sus espejos el perfume juvenil de las sonrisas y la plasticidad festiva de los rostros; pero en el alma, el...

La paz necesita personas cabales

La paz necesita personas cabales

Hace dos semanas tocamos el tema de víctimas y victimarios, en dicho escrito mostrábamos una seria preocupación por la polarización...

Adornos peligrosos y el arte del encuentro

Adornos peligrosos y el arte del encuentro

  I Su prosa revela imágenes de un pasado coloquial y vertiginoso, pero también mágico. Él hace de la fábula una artimaña se...

Que no sepan quién es usted

Que no sepan quién es usted

  En Colombia se hace cada día mas complicado saber con quiénes estamos interactuando sea personalmente o de forma virtual. Se to...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube