Opinión

El taller de la reconciliación

Carlos Cesar Silva

17/07/2017 - 07:45

 

Luis Barros Pavajeau en uno de sus talleres / Foto: Caracolí del Cesar

 

El  tipo que está al frente mío se llama Luis Barros Pavajeau. Tiene una voz musical, enérgica y vigorosa. Es autor de Ciudad Babel (novela) y Los salmos de la sangre (crónicas), obras que fueron publicadas por la editorial Alfaguara. Yo lo conocí hace varios años, cuando él compartía sus lecturas con un pequeño grupo de personas que se reunía de manera sagrada los jueves a las 6:00 p.m. en la Biblioteca Rafael Carrillo Lúquez. Esa fue una experiencia esencial para mi formación intelectual, pude conocer a escritores como Dai Sijie, Pablo Ramos, Junot Díaz, Rosa Montero, Slavenka Drakulic, entre otros.

Ahora Lucho (como le decimos los amigos) anda en un nuevo plan. Nos está convocando al Taller de Creación Literaria “Voces para la paz”, un espacio para leer y contar las historias que hacen parte de la violencia que ha sufrido Colombia, para poner los pies sobre la tierra, darnos la mano y echar hacia adelante.

—Cuéntame, Lucho: ¿cómo surge la idea del taller?

—Como un espacio idóneo para reconstruir la confianza y la acción colectiva. Necesitamos conversar las grandes heridas sociales de Colombia.

—¿Qué encontraremos allí?

—El tema del taller va a ser la reconciliación. Será un espacio de paz para leer y narrar las historias que surgieron en los años del conflicto colombiano. La Biblioteca Departamental, como todas las bibliotecas del país, se convertirá de esta manera en un lugar neutro que proporcionará seguridad cuando lo hemos perdido todo. La paz se construye aportándole a la cultura.

—¿Por qué la literatura puede convertirse en un instrumento para buscar la paz?

—Porque la coyuntura del país nos exige que nos reescribamos nuevamente. Los retos de la paz son los de la lectura poética (creación y transformación) y no apenas la lectura práctica de los hechos ocurridos. Tenemos una humanidad compartida y lo más humano que existe es la capacidad de contarnos historias.

—¿Para ti cuál es el libro que mejor retrata nuestro conflicto armado?

—Hay muchos...  La Casa Grande de Cepeda Samudio, Cóndores no entierran todos los días de Álvarez Gardeazabal, Viernes 9 de Ignacio Gómez Dávila, Prontuario de los oscuros de Ledys Jiménez, Tanta sangre vista y La bala vendida de Rafael Baena…

—No puedo dejar de hacerte esta pregunta: ¿qué personajes de la historia de nuestra violencia te resultan llamativos desde el punto de vista literario?

—Existió un grupo de mercenarios irlandeses que prestaron servicio al ejército patriota de Simón Bolívar. De Riohacha llegaron a Valledupar. Me parece interesante este capítulo perdido de nuestra historia regional.

Lucho es blanco, fileño y parsimonioso. Aunque nunca ha sido su intención, se ha convertido en un maestro, sus lecturas y sus escritos dan luces, muestran caminos. Yo no me canso de oírlo, de recibir sus enseñanzas. Allá estoy, desde el viernes 14 de julio a las 05:00 p.m., en la Biblioteca Rafael Carrillo Lúquez, asistiendo a su nuevo taller de creación literaria: “Voces para la paz”. Vamos, les aseguró que viajaremos mucho.

 

Carlos César Silva

@CCSilva86 

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Noches de guacherna

Noches de guacherna

En Tamalameque, como en todos los pueblos del río y de la ciénaga insertos en la llamada “depresión momposina”, desde tiempos in...

Cobro a la bolsa plástica: ¿impuesto, buena medida restrictiva o robo?

Cobro a la bolsa plástica: ¿impuesto, buena medida restrictiva o robo?

  La ley 1819 se ha hecho muy popular por estos días ya que establece el impuesto que cobrará a los colombianos el uso de las bol...

El Apocalipsis

El Apocalipsis

El domingo quise refugiarme en la lectura, entre libros de Gabo y poesías de Neruda, me topé con un libro grande y pesado, no lo id...

Conversando con mi hija

Conversando con mi hija

Como muchos de ustedes, me siento bendecido por Dios, cada vez que observo lo que me ha permitido hacer en la vida, lo que he podido ...

De taxistas y funerales

De taxistas y funerales

Asistir a un funeral y tomar un taxi no tendrían nada en común de no ser porque, con raras excepciones, siempre termina uno enteránd...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados