Opinión

¿Y cómo va el garrote?

Jorge Nain Ruiz

28/07/2017 - 06:05

 

 

La expresión empleada en el título de esta columna era muy común entre los músicos vallenatos como forma de saludarnos por allá en los años 80. En esa época todavía los acordeoneros “garroteaban” a los cantantes, pero lo hacían con mucho más contundencia a los demás músicos (guacharaquero, cajero, conguero, etc), lo cual nos hace concluir que “El garrote” ha existido desde que el conjunto vallenato nació, es decir desde que la actividad se desarrolla en equipo.

“El garrote” no es otra cosa que la explotación de la fuerza de trabajo por parte de quien asume el carácter de líder o de dueño del grupo musical, y por lo tanto, es quien cobra un precio al cliente y se encarga de redistribuir esa paga entre  los demás integrantes del grupo que él considera sus trabajadores.

En nuestro territorio hemos tenido explotación laboral desde la colonia con las encomiendas, obrajes y mitas y hoy en la vida laboral común, existe una figura muy peculiar en la que el mismo estado le da “garrote” a sus ciudadanos desconociéndoles derechos fundamentales como las prestaciones sociales y demás, mediante el tan afamado y desprestigiado contrato de prestación de servicios.

Algunos músicos vallenatos alcanzaron una fama de grandes “garroteros” en la región, pero “el garrote” no se inició cuando se comenzó a comercializar la música; ocurrió mucho antes, desde la época de los verdaderos juglares que andaban de correría y en muchas ocasiones lo hacían solos y en el pueblo donde llegaban buscaban a alguien que tocara la caja y la guacharaca y le reconocían algo del dinero que recogían en las parrandas; por supuesto que la plata gruesa se la embolsillaban ellos.

Cuando nuestros cantantes asumieron el liderazgo en las agrupaciones vallenatas, muchos acordeoneros que otrora fueron “garroteros” pasaron a ser “garroteados”. Existe infinidad de anécdotas del “garrote” en la que están involucrados los más importantes intérpretes de nuestra música; desde darse por robado, hasta fingir un toque de cortesía, pasando por la presunta estafa del empresario.

Nuestros músicos vallenatos no han sido capaces de organizarse en  agremiaciones o sindicatos fuertes que puedan ejercer una eficaz presión para reclamar sus legítimos derechos; históricamente han soportado “garrote” del bueno y el líder explotador ha amasado grandes riquezas, mientras sus compañeros mueren en la pobreza absoluta.

Unos amigos míos músicos que llaman a su artista líder “El Patrón” llevan años recibiendo “garrote” pero se sienten a gusto porque al parecer éste es algo mesurado o, como diría el expresidente Turbay, en sus justas proporciones. Me pregunto cuánto le estarán pagando por presentación en la actualidad a un cajero o un guacharaquero de una agrupación de esas nuestras que cobra hoy en día más de cincuenta millones de pesos por una hora y qué porcentaje de esa suma se queda en manos del líder.

Señores artistas, la justicia social no solo se debe esperar del gobierno, se debe implementar en la vida de cada uno y en nuestras empresas; por favor menos “garrote” a sus compañeros.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Entre el miedo y la esperanza

Entre el miedo y la esperanza

El director de un programa radial en Valledupar, el domingo anterior, hizo estos dos comentarios: 1. Toda persona sensata conoce la id...

La biblioteca municipal

La biblioteca municipal

Por aquellos días veraniegos, cuando el calor de marzo era acechante, en Valledupar, el grito estrepitoso de Paquito Monsalvo, y otros...

Noches de guacherna

Noches de guacherna

En Tamalameque, como en todos los pueblos del río y de la ciénaga insertos en la llamada “depresión momposina”, desde tiempos in...

La Piedra en el Zapato

La Piedra en el Zapato

En Valledupar existe un grupo de investigación adscrito a la Universidad Popular del Cesar que viene marcando la diferencia y que ti...

Happy birthday

Happy birthday

  El Honorable Concejo Municipal de nuestro pueblo ha tenido la costumbre de dar los tres debates reglamentarios a las sesiones donde...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados