Opinión

Editorial: La formación de un movimiento sinfónico

Redacción

14/08/2017 - 06:50

 

Presentación de la Filármonica del Cesar en la sede de la Fundación Carboandes / Foto: PanoramaCultural.com.co

 

Pese a las dificultades y la aridez del terreno, el sueño de un movimiento sinfónico en el departamento del Cesar puede convertirse en una realidad.  

Desde que inició la aventura de formar una filarmónica en el año 2012 y adelantar un proyecto de formación con apoyo del municipio, se concretaron voluntades y aspiraciones gracias al trabajo de un grupo de apasionados.  

Es un hecho que semejante proyecto aporta mucho a una región dominada por una sola expresión musical: permite transversalidad en la excelencia y el conocimiento musical, pero también universalidad en el lenguaje y la presentación.

La Orquesta Filarmónica del Cesar no es un programa cualquiera, no es otra escuela musical: es un esfuerzo por convertir una tierra musicalmente rica en un territorio capaz de dialogar de manera integral desde su cultura y con otros territorios.

Los beneficios de un proyecto como éste son enormes: primero sociales (se garantiza la formación de un gran número de niños, se les aleja de zonas conflictivas y se les brinda oportunidades de desarrollo personal), y luego culturales (se abre un sinfín de posibilidades en cuanto a desarrollo de proyectos, y se instaura una sinergia que benéfica a todas las expresiones de una región).

Pero, ¿cómo se pone en marcha y se alimenta un movimiento sinfónico? Esta es la pregunta de fondo. Los miembros fundadores de la Orquesta Filarmónica del Cesar se han enfrentado durante estos años a la incomprensión o frialdad de las administraciones públicas, han defendido hasta la extenuación lo importante de apoyar de manera continuada un proyecto de formación de esta envergadura, y la conclusión es que se debe acudir al apoyo de la ciudadanía (sin renunciar al apoyo del sector público).

La solidaridad es crucial y, desde la Fundación Filarmónica del Cesar, se aboga por la formación de un círculo de amigos que colabore a lo largo del año y en el que puedan entrar todos los que deseen ver esta tierra progresar.

La participación acepta múltiples alternativas: la donación de instrumentos, el aporte de un monto fijo anual, y el voluntariado (colaboración en ciertas gestiones). Cada uno escoge la opción que mejor le convenga. Para más información, existen los contactos en redes sociales (Facebook y Twitter).   

La ciudadanía también tiene su palabra: puede dictar el camino que se ha de trazar en las políticas culturales.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Papa negro

El Papa negro

Diríase que falló todo pronóstico. Nadie esperó, y mucho menos vaticinó, la gratísima sorpresa que nos dio el Cónclave. De hecho...

Ley del silencio

Ley del silencio

  Desde hace algún tiempo he estado indagando sobre un comportamiento extraño que ocurre en algunos municipios pequeños de la co...

Lo democrático vs lo saludable

Lo democrático vs lo saludable

Colombia y gran parte de la Comunidad Internacional esperan con mucha ilusión el nuevo acuerdo final para la paz, y por supuesto, ju...

Predicciones sobre el nuevo Rey Vallenato Profesional

Predicciones sobre el nuevo Rey Vallenato Profesional

  Como ya es costumbre en esta columna, en vísperas de la elección y coronación del Rey Profesional en el Festival de la Leyenda...

Crecer duele

Crecer duele

  ¡Es  cierto! Crecer duele, así me lo decía mi madre, cuando el dolor de piernas de niño, me  recordaba que estaba creciendo...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube