Opinión

Carta abierta a la Fundación del Festival Vallenato

Jorge Nain Ruiz

25/08/2017 - 06:45

 

 

Señores de la Junta Directiva Fundación Festival  de la Leyenda Vallenata:

En varias entregas de esta columna he abordado la problemática que enfrenta nuestro querido folclor vallenato y que nos tiene hoy en una crisis que algunos pretenden ocultar o negar. Brevemente quiero enunciarles a ustedes algunos aspectos que son clara muestra de esa crisis:

1-. Hace unos pocos años, en las principales ciudades del país, tuvimos varias emisoras con programación de 24 horas de Vallenato; hoy eso ya es historia; otros géneros sí se pueden dar ese lujo.

2-. En muchos de los festivales vallenatos que se realizan en Colombia tienen más importancia las agrupaciones invitadas que actúan como espectáculos centrales, que los verdaderos  concursos, razón de ser de estos eventos.

3-. El Vallenato está compitiendo en el territorio nacional con géneros como el reguetón y la mal llamada música popular; ambas se encuentran mejor posicionadas que la nuestra en el segmento juvenil de la población.

4-. Llevamos más de tres años desde que el Ministerio de Cultura incluyó la música vallenata tradicional del Caribe Colombiano en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito nacional y se aprobó el Plan Especial de Salvaguardia PES mediante la Resolución 1321 de Mayo 16 de 2014 y aún no se observan acciones efectivas concretas.

5-. Ya vamos a cumplir dos años desde que la UNESCO, con bombos y platillos, incluyó al vallenato tradicional en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad que requiere medidas urgentes de salvaguardia y aún no se observan acciones efectivas y concretas.

6-. De las agrupaciones vallenatas que se encuentran grabando y que tienen vigencia comercialmente en Colombia, menos del 20 por ciento graban y difunden el auténtico vallenato que queremos proteger.

Son los festivales vallenatos pieza fundamental y polo a tierra en la difícil tarea de preservar las raíces y la estructura rítmica, lirica, poética y temática del vallenato clásico.

Sin temor a equivocarme, una de las medidas más importantes que se deben tomar con urgencia consiste en el apoyo, orientación, vigilancia y, especialmente, la unificación de criterios claros y encaminados a la protección y salvaguarda del folclor en la realización de los diversos festivales vallenatos que hoy tienen lugar en Colombia.

Es la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, por ser la decana de las organizaciones, la llamada a convocar con prontitud una gran asamblea de presidentes de Festivales Vallenatos en la que se ventilen de una vez por todas los problemas que afronta nuestro folclor y concretamente estos eventos; asimismo se plateen las salidas y medidas para solucionarlos y se pongan en práctica unas estrategias, planes y programas encaminados a la defensa, promoción y protección del vallenato autentico.

Señores FFLV, los exhorto a tomar las riendas de la defensa de nuestra música; no esperemos que el Ministerio de Cultura o la Unesco vengan a salvar lo que es nuestra mayor riqueza cultural. Manos a la obra.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Se nos fue Luis Mizar, un verdadero poeta

Se nos fue Luis Mizar, un verdadero poeta

Hace casi un año escribí en este espacio un llamado de atención a las autoridades locales, especialmente a las del departamento de...

Talentos ocultos: el homenaje a tres mujeres excepcionales

Talentos ocultos: el homenaje a tres mujeres excepcionales

  El cine es, a pesar de todo, a pesar de la industria comercial, una gran ventana al conocimiento. Y lo hemos visto en ciertas oca...

Ni Santos ni Uribe

Ni Santos ni Uribe

Así como se van derrumbando una a una las mentiras con las que los amigos de la guerra buscan asustarnos, a medida en que se van acl...

¿Solidaridad o compasión?

¿Solidaridad o compasión?

“Hemos aprendido a  nadar como los peces, volar como los pájaros, pero no hemos  aprendido el arte de vivir juntos, como hermano...

Editorial: Mujer y Cultura

Editorial: Mujer y Cultura

  Es cierto que las cosas han cambiado mucho desde que se concedió oficialmente el voto a la mujer en Colombia, en diciembre de 19...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube