Opinión

La utopía de estudiar en Colombia

Eber Patiño Ruiz

07/09/2017 - 06:30

 

 

Estudiar una carrera universitaria en Colombia se ha convertido en un verdadero laberinto de penurias, las mismas que padecen los padres de familia, quienes se enfrentan con un dilema difícil de encontrar la respuesta, y es que, al terminar el bachillerato, el deseo de muchos jóvenes es ir a la universidad, prepararse profesionalmente y desarrollar un proyecto de vida, ser competente, innovador, soñar que se puede cambiar el mundo, pero las ganas y las intenciones se queman como el pan, al salir del horno, cuando el aspirante debe primero pasar el examen de admisión, donde se presentan miles y pasan solo un puñado, y ahí ya empezó a perder motivación y ganas de estudiar.

El costo

El precio de los estudios en Colombia, comparado con otros países, es abrumador para un padre de familia, teniendo en cuenta que las ingenierías, la salud y el derecho son las más costosas, y las relacionadas con las humanidades son las relativamente más baratas. Para un hogar de ingresos bajos, asalariada, cualquier monto es alto, y tener un hijo en la casa sentado haciendo nada, deambulando por la calle, parado en la esquina, es el otro calvario para los papás, que por no tener los medios económicos u otras oportunidades corren el riesgo de extraviarse.

¿Qué estudiar?

Es un verdadero galimatías el asunto de la educación superior. Los jóvenes egresados no tienen una sólida formación vocacional en el bachillerato, y por desgracia a muchos no les interesa seguir estudiando, pese a tener los recursos para hacerlo. No saben qué carrera es la que va a determinar su futuro, es a ciencia cierta la verdadera hecatombe de los adolescentes.

En su gran mayoría la educación impartida en los colegios es deficiente, tiene muchos vacíos y lagunas, y si se da la continuación académica, el estudiante descubre que el docente no sabe nada de lo que está hablado. El resultado es desmotivación y, por consecuente, abandono del aula de clase.

Ese círculo vicioso es común en la educación superior, pero a las universidades no les interesa en lo más mínimo que el estudiante deserte del plantel, en el primer año, saben que, al siguiente semestre, vendrán en multitud cientos de estudiantes con las mismas falencias y carencias que los anteriores, pero igual pagarán por el Pin, y si logran pasar el examen, pagarán el semestre y para el registro contable sumaron las utilidades netas para el dueño o los socios fundadores.

La trampa

En ese círculo de idas y venidas, el esfuerzo de los padres dio sus frutos, su hijo se pudo graduar, ya es un profesional, es el orgullo de la familia, pero en el fondo el recién graduado tiene una incógnita, un miedo a enfrentar la realidad, que le roba el sueño. La pregunta es clara: ¿Dónde voy a empezar a trabajar? Y la respuesta es contundente y fuerte: no tengo ninguna experiencia (y muy pocas habilidades para relacionarme). En esa incertidumbre muchos se quedan después de estudiar cuatro o cinco años.

Este deseo de estudiar en Colombia, es el pan de cada día para miles de familias que ven en la educación el mejor camino para sus hijos, pero no tienen el dinero para cumplir con ese anhelado sueño. Una muestra de ello: el sonado plan del gobierno de ser pilo paga, tiene en vilo a cientos de estudiantes para continuar con sus carreras, ahora que se anuncian nuevos ajustes fiscales para la educación.

Ojalá estos jóvenes pilos puedan continuar estudiando sus carreras y no echar por la borda sus talentos, los que serán el relevo generacional de nuestros científicos, maestros, gobernantes y hacedores de patria.

 

Eber Patiño Ruiz

@Eber01 

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Dolor de patria

Dolor de patria

  Si hay una situación verdaderamente lamentable para un ser humano, es tener que abandonar el lugar donde vive, donde tuvo una fa...

Dos mujeres valientes

Dos mujeres valientes

Conversando, vía mensajes de texto, con una amiga de la universidad sobre temas comunes de los que pueden platicar dos jóvenes univ...

Líneas para reflexionar: una mirada al proceso de paz

Líneas para reflexionar: una mirada al proceso de paz

Desde el 4 de septiembre de 2012 que se inició el proceso de negociación entre el gobierno de Colombia en cabeza del presidente Jua...

Buen trabajo el de Silvestre

Buen trabajo el de Silvestre

Como lo prometí en la columna anterior, hoy, después de degustar y saborear el  trabajo musical “Sigo Invicto” de Silvestre Da...

Editorial: Acerca del futuro inminente del río Guatapurí

Editorial: Acerca del futuro inminente del río Guatapurí

El día del medio ambiente, el pasado 5 de junio, nos dejó en Valledupar conferencias de un valor apreciable relacionadas con el río ...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados