Opinión

Inquebrantable

Ilka Oliva Corado

13/09/2017 - 06:50

 

 

Siempre, si decidimos seguir nuestros sueños, vamos a encontrar oposición, en la familia, los amigos, en la sociedad y el sistema. Por patrones de crianza, por estereotipos, por ignorancia o por simple imposición. Nuestra única herramienta para defendernos es la resistencia: resistir, resistir, resistir hasta el último día.

Resistir con pasión, con entrega, con locura, con amor. La resistencia muchas veces nos lleva a la soledad, a la soledad absoluta y es en esa soledad, en la turbulencia de la batalla que, se desnudan nuestros miedos y emerge de lo más profundo de nuestro ser, lo más sublime de nuestro espíritu inquebrantable. Si sabemos escucharlo y seguirlo, estaremos a salvo de la crueldad de la realidad.

Nos dirán que no podemos, que soñar es de locos, que es inalcanzable, que busquemos trabajo formal, nos casemos y tengamos una familia, nos dirán que dejemos de haraganear, si ya estamos casados y tenemos familia nos dirán que nos hagamos responsables, que ya estamos viejos para los sueños, que los sueños son para otros, no para nosotros. Nos dirán muchas cosas con tal de desanimarnos, llegarán a insultarnos o hasta golpearnos, si decidimos resistir hasta el final.

Nos querrán hacer sentir estorbo, nos querrán despedazar la autoestima, buscarán nuestras debilidades y las harán añicos, todo con tal de hacernos desistir y que renunciemos a la única felicidad posible: ser nosotros mismos, creer en nosotros mismos, seguir nuestros instintos.

Nos cercarán, nos esconderán el agua y la comida y nos gritarán que somos lastres, que desistamos, que sigamos el camino de la infelicidad, para que también nos uniformemos, para que tengamos dinero en los bolsillos pero el alma seca. Para que tengamos techo pero el corazón vacío. Para que tengamos hijos, pero el espíritu marchito. Para que sonriamos hipócritamente, para que seamos exitosos, exitosos como todos los que se dejan meter en la camisa de fuerza.

En nuestra lucha interna, tendremos ataques de ansiedad, paranoias, depresiones profundas, posiblemente intentos de suicidio, vamos a llorar, mucho, vamos a maldecir nuestra suerte, buscaremos una droga que nos alivie, esa droga tendrá varios nombres y formas, y al final también nos llevará a la soledad absoluta, donde emerge en el silencio, nuestro espíritu inquebrantable.

Y es en la soledad, en su sosiego, o en su turbulencia, que aprenderemos a hacer nuestro propio camino, para ser nosotros mismos y seguir nuestros instintos, nuestra realización que nada tiene que ver con el éxito. Y aunque caigamos abatidos por la hiel y el dolor, nuestro espíritu inquebrantable nos pondrá en pie para seguir caminando en busca de la utopía.

 

Ilka Oliva Corado 

@ilkaolivacorado

 

Sobre el autor

Ilka Oliva Corado

Ilka Oliva Corado

Crónicas de una inquilina

Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de dos libros: Historia de una indocumentada travesía en el desierto Sonora-Arizona, y Post Frontera.

@ilkaolivacorado

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Iglesia ante el calentamiento Global

La Iglesia ante el calentamiento Global

El Papa Francisco ha anunciado que promulgará una encíclica sobre el calentamiento global a mediados de año. El cardenal Peter Tur...

Ser feminista: ¿Qué tiene de malo?

Ser feminista: ¿Qué tiene de malo?

¿Qué piensan que es el feminismo? ¿Qué parte de la liberación de la mujer no es para ustedes? Gracias a esta movilización, las mu...

Fábulas del  Festival

Fábulas del Festival

En el pasado festival vallenato, luego de finalizar las eliminatorias del concurso de acordeoneros profesionales, me quedé parrandeand...

40 años de la muerte de la Vieja Sara

40 años de la muerte de la Vieja Sara

Todavía en la memoria del paisaje vallenato permanece el sombrero de Simón colgado  en una rama de peralejo y en la noche el vient...

¿Democracia participativa o representativa?

¿Democracia participativa o representativa?

En Colombia, desde finales del siglo XX, hicimos decididamente el tránsito de una democracia representativa con la que convivimos po...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Un rey negro en América latina

Johari Gautier Carmona | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube