Opinión

Una temporada en el paraíso

José Atuesta Mindiola

13/09/2017 - 06:45

 

Niños leyendo durante el evento Valledupar amanece leyendo / Foto: Alcaldía Valledupar

 

A propósito de mi corta permanencia en la dirección de la Oficina de Cultura de Valledupar, llega a la memoria el poema del francés Arthur Rimbaud (1854-1891), ‘Una temporada en el infierno’, escrito en su primera estancia en Londres, donde narra sus confesiones personales y profundiza acerca de sus vanas esperanzas y su postura ideológica frente al fenómeno poético. En contraste con este gran escritor francés, sinceramente digo que la estancia en la sectorial de cultura fue para mi vida laboral una temporada en el paraíso.

Una maravillosa experiencia que permitió sentir el apoyo y el respeto de todo el equipo de gobierno, y además una bella oportunidad de reencuentro con varios de mis estudiantes de bachillerato que hoy son profesionales, y también conocí muchas personas que hoy están muy cerca de mis afectos, y como dice el Papa Francisco: “son personas que brindan el bálsamo de la amistad, la afabilidad de las palabras y la eficiencia para colaborar en el trabajo”.  Los amigos no te roban la sonrisa ni la alegría.

De la administración municipal, también es importante resaltar las actividades lúdicas y deportivas para oxigenar la dinámica del trabajo. Y otro detalle significativo es la presencia de un gran número de mujeres que, con responsabilidad e idoneidad para ejercer sus labores; pero además de su belleza física y espiritual, muestran la disposición para seguirles el ritmo a los caballeros en bicicleta, en maratón, en brigadas de los barrios y corregimientos, mercados campesinos y hasta en el baile de la tetera.

Le reitero al señor alcalde Augusto Daniel Ramírez Uhía, mi respeto, mi amistad y la infinita gratitud por el honor de nombrarme director de la Oficina de Cultura. En esta corta temporada, gracias al apoyo de toda la administración y la colaboración de escritores, artistas, docentes, estudiantes, periodistas, FFLV, Fundación Aviva, Comfacesar y la Cámara de Comercio, logramos hacer actividades exitosas, entre ellas, la más relevante con reconocimiento nacional: Valledupar amanece leyendo (11 de agosto de 2017). También iniciamos el programa ‘Los Corregimientos avanzan leyendo’. Y en cada Consejo de Gobierno la propuesta de leer un poema. Los Festivales de los pueblos los proyectamos para que se transformen en Festivales de las Artes, y además de los concursos de música, se realicen conversatorios, exposiciones de pinturas y artesanías, presentaciones de danzas, teatro, recitales de poesía y feria gastronómica. 

Ahora regreso a mi media jornada de labores en el colegio Instpecam y a trabajar en dos proyectos de edición: uno personal y el otro con la Investigadora Marina Quintero, profesora de la Universidad de Antioquia en las Facultades de Educación y de Artes,  directora y realizadora del programa radial ‘Una voz y un acordeón’ que emite una emisora cultural en Medellín desde 1982, y es profesora titular de la cátedra Música de acordeón del Caribe colombiano de la Facultad de Artes de la misma Universidad. Una verdadera epopeya que esta ocañera de corazón vallenato, embajadora de nuestra música, haya creado una cátedra, que no existe en la Universidad Popular del Cesar ni en ningún colegio de Valledupar.

 

José Atuesta Mindiola 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

1 Comentarios


Mileydis Cruz 13-09-2017 07:39 AM

Señor Jose Atuesta, le faltó tiempo para dar consistencia a lo iniciado. Sabemos que crear nuevos lectores requiere tiempo, no sólo basta hacer un evento en la plaza alfonso lópez

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: ¿Cuáles son las ventajas de las estufas ecológicas?

Editorial: ¿Cuáles son las ventajas de las estufas ecológicas?

El reciente convenio firmado por la Gobernación del Cesar (Colombia) y Corpocesar por un valor de 1570 millones de pesos con el fin ...

Tenemos que ser escritores

Tenemos que ser escritores

Apreciados compatriotas: Si desean seguir encontrando rastros de lo que hoy somos, es necesario revivir la historia. Algunas cosas han ...

¿Por qué nos duele lo de Petro?

¿Por qué nos duele lo de Petro?

Vivo en un pueblo del sur del departamento del Cesar, no tengo ninguna relación con Bogotá, la última vez que estuve en la capital d...

El enredo gramatical de todos y todas

El enredo gramatical de todos y todas

  Hace exactamente cien años en 1916, el suizo Ferdinand de Saussure, padre de la lingüística moderna, escribe su obra cumbre qu...

Del machismo al feminismo, la revolución del siglo XXI

Del machismo al feminismo, la revolución del siglo XXI

Es innegable que cada día, las mujeres ocupan los espacios que por siempre habían estado en manos de los hombres. Va desde lo materia...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados