Opinión

La sociedad de los elogios mutuos

Eddie José Dániels García

19/09/2017 - 06:35

 

Fuente: Revista Cromos

 

Siempre me ha despertado la curiosidad y llamado mucho la atención desde mi llegada a Sincelejo, como docente del Instituto Simón Araújo, hace ya muchísimos años, la facilidad con que en esta hospitalaria y acogedora población se conjuga el verbo elogiar y el placer que sienten muchas personas cuando se hacen alabanzas recíprocas con la intención de impresionar, exhibir un sello de sabiduría o asumir poses de grandes intelectuales.

El “yo te elogio” y “tú me elogias” son expresiones que escuchamos y observamos frecuentemente en los protagonistas que desfilan por los diversos eventos de carácter social o cultural que se realizan en la ciudad. Este mundo de ponderación mutua, en el que viven falsos intelectuales,  no es más que una mampara para ocultar la mediocridad, disfrazar cualquier resentimiento o resarcir un fracaso personal. Y como lo más fácil es esconderse en el ambiente cultural, se busca como refugio el amplio y nobilísimo encanto de las letras, para intentar sobresalir produciendo una sarta de boberías, una literatura fulera que causa el inmediato desconcierto del público, muere “ipso facto” y sólo perdura en el recuerdo de sus progenitores.

Pero, “la sociedad de los elogios mutuos” persiste y es totalmente ajena e indiferente a la desconfianza del medio contemporáneo. En ella se engendran personajes que alegremente transitan por los intrincados vericuetos del extenso y fabuloso mundo literario,  y cuyo propósito no es más que una simple figuromanía que se esfuma rápidamente, como sucede con la gloria de un futbolista o una transitoria moda de vestir. De aquí surgen con una facilidad asombrosa novelistas, cuentistas, historiadores, poetas, ensayistas, catedráticos y tratadistas de Literatura,  que la mayoría de las veces no tienen la mínima idea de lo que están cultivando y carecen de las aptitudes o cualidades innatas que son fundamentales en la creación artística. Este ambiente de rimbombancia cultural hace que vivamos una fingida época de oro, y nos comparemos con la España, posterior a la edad renacentista, cuando la Literatura alcanzó su máximo esplendor. Claro, que la gran diferencia estriba en que mientras hoy, después de cuatro siglos seguimos leyendo con bastante entusiasmo a Cervantes, Góngora, Lope de Vega, Calderón, Quevedo y muchos más, “las grandes creaciones” del círculo de los elogios recíprocos, no presentan ninguna trascendencia y son totalmente ignoradas para la posteridad.

Sin embargo, para satisfacer los intereses caprichosos de esta sociedad descrestadora, la gente, para romper el pasatiempo cotidiano,  acude al llamado y a las constantes invitaciones que se les cursa para asistir a los frecuentes lanzamientos de publicaciones,  donde se hacen fastidiosas disertaciones, extensos recitales de versos estériles y se pronuncian largas peroraciones para llenar de alabanzas la simplicidad y llaneza de estas ridículas producciones. Es aquí donde el verbo elogiar se conjuga en toda su plenitud y las loas destellan en su máxima realización. Y los asistentes, abismados por el desconcierto,  se amordazan la lengua  para contener la burla y aplauden frenéticamente para satisfacer el ego y la impostura de los ilusos debutantes. Así,  transcurre el ambiente de esta criticada sociedad que, como en Sincelejo, Cartagena, Montería, Valledupar  y en otras ciudades de Colombia, pulula en todo el territorio nacional y en donde sus encopetados miembros se consideran los dueños de la intelectualidad y folclóricamente prestan sus nombres para figurar en cualquier acontecimiento de índole cultural, provocando con ello la sorna del pueblo y la profanación de la creatividad literaria.

Y mientras los falsos genios de las letras conviven en su entorno de ilusiones prestadas y se mantienen alimentados por los elogios simultáneos, abundan en la trastienda del panorama local o regional verdaderos artífices del mundo literario, dueños de una profunda imaginación creadora y de un magistral talento que son indiferentes al efecto protagónico, se mantienen en el anonimato y son padres de insuperables y trascendentales creaciones. Ellos, jamás han recibido el reconocimiento del público, ni han merecido siquiera una esquela de congratulación. Por el contrario,  rechazan las alabanzas y son felices disfrutando de los esporádicos asaltos del arrebato genial cada vez que acuden a sus mentes los efluvios de la inspiración. Pero, como raro son los creadores que alcanzan la gloria en el público contemporáneo, es posible que, como Cervantes, sea la posteridad,  la encargada de reconocer los méritos de estos valores intelectuales, que tuvieron razones de sobra para no pertenecer a la falsa sociedad de los elogios compartidos.

 

Eddie José Daniels García 

 

Sobre el autor

Eddie José Dániels García

Eddie José Dániels García

Reflejos cotidianos

Eddie José Daniels García, Talaigua, Bolívar. Licenciado en Español y Literatura, UPTC, Tunja, Docente del Simón Araújo, Sincelejo y Catedrático, ensayista e Investigador universitario. Cultiva y ejerce pedagogía en la poesía clásica española, la historia de Colombia y regional, la pureza del lenguaje; es columnista, prologuista, conferencista y habitual líder en debates y charlas didácticas sobre la Literatura en la prensa, revistas y encuentros literarios y culturales en toda la Costa del caribe colombiano. Los escritos de Dániels García llaman la atención por la abundancia de hechos y apuntes históricos, políticos y literarios que plantea, sin complejidades innecesarias en su lenguaje claro y didáctico bien reconocido por la crítica estilística costeña, por su esencialidad en la acción y en la descripción de una humanidad y ambiente que destaca la propia vida regional.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Ahí está el placer

Ahí está el placer

De pronto un paisano sale corriendo para el baño que queda en el amplio patio llevando unos pedazos de periódicos en las manos, abre ...

El horario de atención en los bancos

El horario de atención en los bancos

El horario de atención al público en los bancos de la ciudad debe adaptarse a los criterios coherentes de eficiencia y calidad de ser...

Editorial: Las elecciones universitarias y sus interrogantes

Editorial: Las elecciones universitarias y sus interrogantes

Todas las miradas se centraron la semana pasada en las elecciones universitarias de la UPC y, siendo una institución tan importante, n...

El capitolio de las marmotas

El capitolio de las marmotas

  Aunque surjan con un espíritu noble y enérgico, las normas siempre terminan siendo eclipsadas por el fraude. Según el concepto...

El centro del miedo

El centro del miedo

Después de muchas discusiones literarias y adversidades financieras, el viernes 28 de febrero de 2014 abrimos las puertas de Tlön, un...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube