Opinión

Sin inversión en educación, cultura y deportes

Eber Patiño Ruiz

27/09/2017 - 03:00

 

 

Parece que nuestro país cada vez más está condenado a ser la cenicienta en lo que a educación e innovación se refiere. Prueba de ello es el descalabro que acaba de sufrir con el anuncio del gobierno nacional de mermar el ya exiguo presupuesto asignado a Colciencias (una entidad encargada de patrocinar los estudios científicos y técnicos). En palabras de su exdirectora Paula Arias: “la entidad debe cerrar sus puertas porque es inviable su funcionamiento con el recorte presupuestal aprobado”

El presidente Juan Manual Santos reiteró que una de las prioridades durante su próximo gobierno será impulsar el campo de la ciencia y la innovación y al parecer al final de su mandato se le olvidaron estas palabras (Fuente: Julio 10, 2014, Elpaís.com.co). La entidad que en el año 2013 tenía un presupuesto asignado de 1.9 billones de pesos, va a terminar el año 2018 con 222 mil millones una cifra irrisoria dado los compromisos adquiridos por la entidad con los estudiantes de doctorado en diferentes universidades del país, México, EEUU y Europa. Todos ellos deberán regresar al país en la mitad de sus investigaciones y sin un panorama despejado por el momento

Los proyectos iniciados en todo el país por los semilleros de investigación tendrán que ser suspendidos y lo que más debe preocupar, conocido como la fuga de cerebros, es la pérdida de confianza en el sector inversionista para apostar en Colombia por proyectos científicos serios.

El anuncio por parte del ministro de Hacienda y crédito público, Mauricio Cárdenas sobre los recortes presupuestales no solo a Colciencias, sino al deporte, la cultura y la educación, ha generado indignación y estupor de ver cómo las inversiones más prioritarias para una sociedad y el desarrollo del país se van al traste.

Esto es lo que genera una verdadera sociedad desigual, estas cifras generan rabia, dan ganas de salir corriendo, de ir a las calles y protestar, pero una vez más frente a estos despropósitos del gobierno, como estamos al portas de una campaña presidencial, ningún político se ha pronunciado al respeto, y no lo harán, simple y llanamente porque necesitan el favor del voto de todas la maquinarias politiqueras, que desvían la atención en lo que está en boga.

Sin inversiones en educación, cultura y deportes, la sociedad pierde el rumbo, se incrementa más las desigualdades, hay menos oportunidades, menos desarrollo, y todo esto sumado da como resultado un país atrasado, rezagado en el tiempo, sin ver al futuro, a expensas de las grandes multinacionales para explotar al país y llevarse los recursos, se genera más corrupción y violencia.

Siempre me he preguntado porque los ministros actúan al revés, en detrimento del patrimonio de los colombianos, venden las empresas, negocian en desventaja para el país, juegan con las pensiones, el otro dolor de cabeza que está a punto de explotar y no quieren aprobar la reforma pensional, ni hablar de la salud y agro.

Mientras países como EEUU, Europa, Asia, Japón y Australia invierten en educación, ciencia, tecnología y cultura, en el nuestro, todo funciona al revés y seguirá así, quién sabe hasta cuándo.

Como dice el escritor colombiano William Ospina “Ojalá no sea tarde para el hombre” y complemento “ojalá no sea tarde para Colombia”.

 

Eber Patiño 

@Eber01

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La cultura como prioridad

La cultura como prioridad

  La cultura no puede quedar reducida a una expresión de lujo, destinada a unos cuantos, por la oportunidad de acceso que han tenido...

¿Dónde estaban las manos limpias del personero?

¿Dónde estaban las manos limpias del personero?

Desde hace un año me comencé a preparar con el propósito de participar en el concurso de méritos para elegir al próximo personero ...

Colombia y Brasil: lágrimas de alegría y dolor

Colombia y Brasil: lágrimas de alegría y dolor

“Uma derrota que vai marcar uma naçao" (Una derrota que marcará una nación), con esta sentida frase mi amigo Hamilton Cidade actua...

Editorial: El Festival Vallenato y su poder transformador

Editorial: El Festival Vallenato y su poder transformador

No deja de sorprender los cambios que pueden operarse de un día para otro y por el simple advenimiento de un evento de sólo 5 días...

Escribir desde el propio caos

Escribir desde el propio caos

No sé en cuántas ocasiones me han preguntado qué escritores y poetas me han influenciado, mi respuesta siempre es la misma: ningun...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube