Opinión

Sin inversión en educación, cultura y deportes

Eber Patiño Ruiz

27/09/2017 - 03:00

 

 

Parece que nuestro país cada vez más está condenado a ser la cenicienta en lo que a educación e innovación se refiere. Prueba de ello es el descalabro que acaba de sufrir con el anuncio del gobierno nacional de mermar el ya exiguo presupuesto asignado a Colciencias (una entidad encargada de patrocinar los estudios científicos y técnicos). En palabras de su exdirectora Paula Arias: “la entidad debe cerrar sus puertas porque es inviable su funcionamiento con el recorte presupuestal aprobado”

El presidente Juan Manual Santos reiteró que una de las prioridades durante su próximo gobierno será impulsar el campo de la ciencia y la innovación y al parecer al final de su mandato se le olvidaron estas palabras (Fuente: Julio 10, 2014, Elpaís.com.co). La entidad que en el año 2013 tenía un presupuesto asignado de 1.9 billones de pesos, va a terminar el año 2018 con 222 mil millones una cifra irrisoria dado los compromisos adquiridos por la entidad con los estudiantes de doctorado en diferentes universidades del país, México, EEUU y Europa. Todos ellos deberán regresar al país en la mitad de sus investigaciones y sin un panorama despejado por el momento

Los proyectos iniciados en todo el país por los semilleros de investigación tendrán que ser suspendidos y lo que más debe preocupar, conocido como la fuga de cerebros, es la pérdida de confianza en el sector inversionista para apostar en Colombia por proyectos científicos serios.

El anuncio por parte del ministro de Hacienda y crédito público, Mauricio Cárdenas sobre los recortes presupuestales no solo a Colciencias, sino al deporte, la cultura y la educación, ha generado indignación y estupor de ver cómo las inversiones más prioritarias para una sociedad y el desarrollo del país se van al traste.

Esto es lo que genera una verdadera sociedad desigual, estas cifras generan rabia, dan ganas de salir corriendo, de ir a las calles y protestar, pero una vez más frente a estos despropósitos del gobierno, como estamos al portas de una campaña presidencial, ningún político se ha pronunciado al respeto, y no lo harán, simple y llanamente porque necesitan el favor del voto de todas la maquinarias politiqueras, que desvían la atención en lo que está en boga.

Sin inversiones en educación, cultura y deportes, la sociedad pierde el rumbo, se incrementa más las desigualdades, hay menos oportunidades, menos desarrollo, y todo esto sumado da como resultado un país atrasado, rezagado en el tiempo, sin ver al futuro, a expensas de las grandes multinacionales para explotar al país y llevarse los recursos, se genera más corrupción y violencia.

Siempre me he preguntado porque los ministros actúan al revés, en detrimento del patrimonio de los colombianos, venden las empresas, negocian en desventaja para el país, juegan con las pensiones, el otro dolor de cabeza que está a punto de explotar y no quieren aprobar la reforma pensional, ni hablar de la salud y agro.

Mientras países como EEUU, Europa, Asia, Japón y Australia invierten en educación, ciencia, tecnología y cultura, en el nuestro, todo funciona al revés y seguirá así, quién sabe hasta cuándo.

Como dice el escritor colombiano William Ospina “Ojalá no sea tarde para el hombre” y complemento “ojalá no sea tarde para Colombia”.

 

Eber Patiño 

@Eber01

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El año de Jorge Oñate

El año de Jorge Oñate

  Después de cincuenta años de vida artística, cualquiera pensaría que un músico ya no debe tener sobresaltos y tantas emocion...

Editorial: Acerca de los símbolos pacifistas

Editorial: Acerca de los símbolos pacifistas

El pasado 9 de abril un gran número de colombianos salieron a la calle motivados por el deseo de alcanzar la paz. Cincuenta años de d...

Ese Covid 19 nos ha dado duro

Ese Covid 19 nos ha dado duro

  El 20 de marzo de 2020 escribí una columna titulada El Coronavirus y el Vallenato, justo en los días iniciales del terrible flage...

¿Llegó el progreso?

¿Llegó el progreso?

  En una de esas parrandas de pueblo, donde se escucha música, se narran anécdotas, se cuentan chistes y se raja de los vecinos, no...

Cuando el fanatismo religioso toca a nuestras puertas

Cuando el fanatismo religioso toca a nuestras puertas

Otra vez la locura, disfrazada de fanatismo religioso, toca a nuestras puertas. Tratan por todos los medios de ahogarnos en el terror...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados