Opinión

Religiosidad y politiquería

Fabrina Acosta Contreras

03/10/2017 - 03:40

 

 

“Debe haber un final para el monopolio del poder político, y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos y económicos para así asegurarnos que las desigualdades, están erradicadas  y nuestra sociedad democratizada a fondo.”

Nelson Mandela

He estado reflexionando sobre la (peligrosa) combinación entre religiosidad y politiquería; es importante aclarar que no me referiré a la libre creencia y fe de las personas, ni a la política; son estas categorías lejanas al contexto de lo que pretendo exponer; sino a aquellas manifestaciones  (de religiosidad) que responden más a una moda para cautivar o convencer a terceros, que acciones de verdadera fe.

En la actualidad no es raro encontrarse extensos relatos puritanos en redes sociales o escuchar discursos cargados de citas bíblicas memorizadas como libreto de venta de productos, que se entrelazan con sus elocuentes promesas políticas que anuncian “seudo-soluciones” para todos los problemas, aunque suene utópico el asunto, en ocasión eso, es exitoso para los estrategas (religiosos/politiqueros) porque muchos cumplen sus metas de llegar a un cargo de poder.

De este modo, estuve recordando alguna vez que en mi infancia veía un programa donde salía un sicario, que le pedía a la virgen que lo ayudara a asesinar a la que sería su víctima de turno, para lograr tener dinero y comprar la casa para su mamá; recuerdo que de inmediato le pregunté a mi madre: ¿Eso es cierto, la virgen ayudará a cumplir esa petición? La inocencia da por todo, incluso por preguntar sin la más mínima malicia y un poco confundida, si eso era cierto. Hoy con una consciencia adulta y despierta, analizo que ese episodio de la novela que vi en mi infancia, pertenece a la misma (perversa) parodia de quienes se desgarran las gargantas en las tertulias con amigos y en plazas públicas, señalando que todos (menos ellos) son corruptos y que solo los hijos de Dios como ellos merecen llegar al poder para gobernar a los pueblos; algunos incluso se olvidan de que han ocupado cargos de poder pero tampoco ha pasado nada, otros se camuflan entre versículos bíblicos relatados con tal exactitud que logran confundirse con líderes espirituales genuinos que nunca usarían un cargo para ejecutar corrupción.

En este sentido, habría que aclarar que Dios no es una moda, ni es un castigador, gruñón, envidioso o alcahueta de acciones corruptas; pienso que Dios es una libertad de quien decide creer en su existencia y partiendo de ahí lo imagino relajado, amoroso, paternal y aliado de las buenas causas; no creo que le guste perder el tiempo en temas de doble moral, ni que manipulen a nadie hablando del poder de él, del amor, de la rectitud y del evangelio, pero que al menor descuido se benefician con prácticas corruptas, que solo aportan temporalmente su “bienestar” y digo temporal, porque después están defendiéndose de investigaciones o clamando protección para no ser capturados.

No pretendo juzgar a quienes hablen de Dios y de política, desde su libertad como Estado laico que somos, el punto al cual, quiero llegar es a que dudo que a Dios o a cualquier ser le agrade que, en su nombre, engañen, asesinen o roben y que sigan lavando su imagen con falsas doctrinas que tarde o temprano se desvanecen con la rapidez de toda apariencia.

Desde todo punto de vista, es peligrosa la combinación entre religiosidad y politiquería, porque las dos buscan disfrazar culpas y maldades con supuestas intenciones de hacer el bien y construir sociedad; no basta con recitar versículos bíblicos, escribir relatos conmovedores de paz y transparencia, afirmar que sus proyectos serán la solución de todos los problemas o que Dios les dijo que ellos serían los salvadores del mundo y que para ello tenían que ser gobernadores, alcaldes, concejales, diputados o ejercer cualquier otro cargo de poder que les permita llenar sus arcas e incrementar las desigualdades sociales, donde el rico es más rico y el pobre es más pobre.

Es hora de despertar y solo ejercer las buenas formas de hacer política (transparente y constructiva) aquella sin doble moral, sin discursos falsos, sin burla a Dios y sin macula alguna, para que no sigamos lamentándonos del caos, la extrema pobreza y el subdesarrollo social que nos afecta, porque como dijo Martin Luther King: “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”.

Despertemos aún hay tiempo.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac 

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Bailen con letra”, dice Juan Bautista Madera

“Bailen con letra”, dice Juan Bautista Madera

  A riesgo de que los más expertos vallenatologos me tilden de hereje, me atrevo afirmar que una de las más importantes diferencias...

Olafo, ¿El amargado?

Olafo, ¿El amargado?

Como las caricaturas y algunas de las columnas de Daniel Samper Ospina que aparecen en la revista  “Semana”, las tiras cómicas ...

Siento orgullo por Silvestre Dangond

Siento orgullo por Silvestre Dangond

Quiero comenzar aclarando que no soy Silvestrista, y que si alguno quiere catalogarme en una de las corrientes de fanáticos generada...

¿La Globalización como mal menor?

¿La Globalización como mal menor?

  En nuestro anterior artículo, titulado “¿Comienza una “nueva era?” reflexionábamos sobre el shock que para buena parte d...

El día que me confundieron con Alfredo Cuello

El día que me confundieron con Alfredo Cuello

  Corría el año 1986, para entonces apenas contaba con 36 años de edad. El país estaba gobernado por Belisario Betancourt. Las ...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados