Opinión

Editorial: Una lectura de los logros del ministerio de cultura

Redacción

30/07/2012 - 11:37

 

Mariana Garcés - Foto: Cromos Pese al gran número de noticias que ha marcado estos últimos días –el inicio de los juegos olímpicos y los eventos que han animado esta semana el Cesar–, queremos centrar este editorial en la rendición de cuentas del ministerio de cultura ya que ofrece una perspectiva sobre lo que se ha hecho durante los dos últimos años y permite entender las prioridades de este gobierno.

Las cifras comunicadas este fin de semana por la ministra Mariana Garcés son significativas, es cierto, pero requieren una contextualización para ser entendidas y en eso trataremos de aportar ciertos detalles.

Antes de todo, es importante destacar la progresión del presupuesto anual del ministerio de cultura que de $95.000 millones en 2011 pasó a $138.000 millones a principios del año 2012: es decir un crecimiento de 36% que puede considerarse como uno de los mayores en los últimos 15 años.

Con este crecimiento presupuestario, el ministerio de cultura ha consolidado su Plan Nacional de Lectura y Escritura “Leer es mi cuento” que tiene como fin mejorar los índices de lectura del país (1,6 libros leídos por año de media) y acercarse a los índices de los países de la región (Brasil tiene, por ejemplo, un promedio de lectura de 4 libros anuales).

Este esfuerzo se ha traducido en una inversión de 11.160 millones (es decir casi el 9% del presupuesto) en compra y publicación de libros para bibliotecas públicas, hogares del ICBF y Centros de Atención Integral a la Primera Infancia.

Sin embargo, la inversión del gobierno para constituir una red eficaz y equilibrada de bibliotecas no sólo puede enfocarse en la compra de libros sino también en infraestructuras y la formación de quienes trabajarán en las 28 nuevas bibliotecas públicas, los nuevos museos y escuelas.

Si desean consultar las cifras concretas de inversión, pueden consultarlas en el artículo que enumera los logros del ministerio (publicado hoy en Panorama Cultural), pero aquí queremos resaltar el contexto general en el que se está desempeñando el ministerio de cultura.

Combinar gastos de infraestructura con la formación de profesionales que sepan orientar en una biblioteca es un reto difícil que requiere trabajar cercanamente con el ministerio de educación. Además, la inversión en tecnología se ha incrementado –ya que Internet y los libros digitales se han convertido en una realidad palpable– y eso agrava la presión sobre el presupuesto.

Ateniéndonos a estos últimos dos años, las cuentas del ministerio de cultura evidencian un esfuerzo sostenido y concentrado en la lectura. Sin embargo, no permiten todavía cantar victoria. Un plan nacional como el que ha puesto en marcha el gobierno colombiano requiere entre 4 y 5 años para poder apreciar los primeros cambios generacionales.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La sociedad de la mentira

La sociedad de la mentira

En esta reflexión acudo al título de un libro de la periodista y abogada María Teresa Herrán, “¿La sociedad de la mentira?, pa...

Editorial: El archivo de Gabo y la memoria de Colombia

Editorial: El archivo de Gabo y la memoria de Colombia

Nuestro Gabo nacional es y será un hombre universal. Su vida en Europa, su exilio y fallecimiento en tierras mejicanas, su obra desc...

Editorial: las viñetas de Mahoma y la libertad de expresión

Editorial: las viñetas de Mahoma y la libertad de expresión

En estos últimos días, la polémica causada por una película titulada “La inocencia de los musulmanes” y  la publicación de un...

El Vallenato en cuidados intensivos

El Vallenato en cuidados intensivos

Las alarmas las prendió el compositor y gestor cultural Adrián Pablo Villamizar. Como quiera que él “parió” la iniciativa que...

El reino de la piña

El reino de la piña

Son amores de vieja data. Cada martes de carnaval, mi Mamá conseguía un par de piñas verdosas y a las seis en punto de la tarde, l...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube