Opinión

Isabel López García: un año sin su presencia física

Fabrina Acosta Contreras

08/11/2017 - 07:20

 

Isabel López García

“Solo le pido a Dios que la reseca muerte no me encuentre vacía

 y sola sin haber lo suficiente”

Hoy escribo a la memoria de mi aliada Isabel López; el 8 de noviembre de 2016 quienes queremos a Isabel nos levantamos con la fatídica noticia de su fallecimiento. Nos invadieron las lágrimas, el dolor, los recuerdos y surgieron diálogos entre las personas que tuvimos la bendición de conocerla y gozar de su genuina amistad, en los cuales, siempre se destacó la diplomacia, el amor y la femineidad de la gran Isabel López; la madre, esposa, abuela, amiga, ciudadana y apasionada por el trabajo comunitario, por esos encuentros con la gente de los diferentes barrios y territorios.

Es natural sentir que es injusta la muerte que se posa con imponencia y sin retorno alguno, sin la oportunidad de revivir y olvidar el dolor de la ausencia, Isabel roba aun lágrimas en quienes sabemos que los procesos sociales que lideramos estarían mejor con su sonrisa, en aquellos que teníamos en una llamada la oportunidad de compartir logros o frustraciones y encontrar en su tierna voz un buen consejo y un voto de confianza que animaba a seguir en la lucha.

No quiero imaginar el dolor profundo que vive su familia, especialmente de aquellos que se desligaron de ella y que gracias a su vientre fructífero están en este mundo; aquellas noches de insomnio, las mañanas de nostalgia y la inconformidad que les irrumpe por la partida de su madre quien en la actualidad estaría gozando de su segunda nieta; es natural sentir que el tiempo no fue suficiente para una mujer que siempre se aferró a la vida, que le apostaba a la vida saludable, que sonreía y que planeaba el futuro con esperanza verde y amarillo de alegrías.

Recordar a Isabel es sentir un profundo dolor por la ausencia (física) que a la vez la torna siempre presente. Mujeres como ella siempre hacen falta, su carisma y disposición a servir develan la calidad de ser humano que fue.

Hoy escribo estremecida de dolor, con lágrimas que se escapan de vez en cuando como proceso natural del duelo que se establece ante ausencias tan significativas como la ella; ausencias que provocan una sensación de desolación profunda que debilita, conmueve y constriñe, pero como me lo pedía y se lo prometí muchas veces sigo firme, con mi espíritu, cuerpo y vida entregada a la causa por la igualdad, equidad, la no violencia y los derechos de las mujeres.

No pretendo parecer una de esas personas que ante el morbo de la muerte idolatran a los difuntos omitiendo defectos y sobre dimensionando cualidades, Isabel no necesita de eso, porque si bien, como todos los seres humanos tenía defectos, ella era un ser de luz que sobresalía porque era una creyente de la transformación social y como siempre lo he dicho, creer es tener un poco de inocencia. Hace un año ella pasó a ser una más de quienes se van a la tumba con el corazón lleno de esa inocente esperanza de un mejor panorama para la guajira.

Hoy termino estas letras, con la sensación de que ninguna palabra podrá llenar el vacío, pero con la convicción de que muchas personas sigan descubriendo que la Guajira tiene mujeres admirables; espero que su legado nos siga inspirando a seguir tejiendo una sociedad donde los sueños tengan opción de volverse realidad y las buenas personas como ella tengan larga vida.

Isabel López, hace un año dejaste un profundo vacío en tu familia y amigos, pero seguimos haciendo lo que un día nos ayudaste a sacar adelante; de mi parte te he cumplido la promesa de seguir firme en la causa, hoy un año después de tu partida puedo decir que la asociación Evas&Adanes sigue trabajando con amor y compromiso y que he culminado con éxito la maestría en estudios de género, por la cual, debo gratitud a Isabel por toda la motivación que me dio en momentos donde pensé abandonar el barco.

Que en el cielo hoy suenen aplausos de homenaje a una mujer tan especial como Isabel y aunque nos duela su ausencia dejó muchas razones para recordarla con alegría y admiración, gracias por todo aliada y mentora.

¡Aplausos infinitos por Isabel!

 

Fabrina Acosta Contreras

@FACOSTAC 

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La bola de humo

La bola de humo

  Era un ritual ineludible, en el pueblo como en el campo, la afición caribe por la pelota caliente, menor que el fútbol, pero en t...

Vida y obra de Samuelito (2nda parte)

Vida y obra de Samuelito (2nda parte)

Continuamos la semblanza del Juglar de la Loma Samuel Martínez Muñoz, como lo prometimos en la columna anterior. “Samuelito” se ...

La paz no es una entelequia

La paz no es una entelequia

Quienes no están de acuerdo con la firma del proceso de Paz están repitiendo y reproduciendo la falacia de que viviremos la misma s...

Malditos los que se roban la plata de las vías

Malditos los que se roban la plata de las vías

  Respecto al doloroso suceso donde perdió la vida el Gran Martín Elías, hecho muy difícil de creer, que ha trastornado al paí...

Final, final, no va más

Final, final, no va más

  Los colombianos, por lo menos una gran cantidad, queríamos una Colombia en paz, pero el número de colombianos que creíamos que...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados