Opinión

Editorial: Hacia ese calendario anual tan anhelado

Redacción

13/11/2017 - 06:20

 

 

En los últimos años se hablado mucho de la necesidad de otro festival o gran evento cultural que ejerza de contra-peso simbólico con el gran Festival de la Leyenda Vallenata. Cuando decimos “contra-peso” no se trata de competencia o rivalidad, sino simplemente de mantener una actividad continua a lo largo del año y también niveles constantes de visitantes.

El Encuentro de bandas del Caribe que, durante un par de años se lució como esa otra gran alternativa, desapareció por falta de continuidad y visión política. Como muchas veces ocurre, las veleidades y los egos acabaron con un proyecto que podía aportar mucho al posicionamiento de la ciudad de Valledupar en la costa Caribe.

Ante este gran vacío la aparición del Festival de la Quinta ha sido una revelación. El calendario y la ciudanía exigían un evento que combinara expresiones culturales y sirviera de antesala al Mes del Patrimonio, que dialogara con la ciudad, pero sobre todo que ofreciera escenarios para pasearse al aire libre, encontrarse, entretenerse y sentir que existen espacios públicos para compartir.

El Segundo Encuentro Vallenato Femenino (EVAFE), que acaba de realizarse y al que deseamos los mejores éxitos por su enfoque social, es otro evento que también genera buenas impresiones y que como bien dijo el director de la casa de la Cultura, Tomás Darío Gutiérrez, en su noche de inauguración: puede ser un evento determinante en la evolución o preservación del vallenato clásico.

Pero, en cuestiones de agenda y creación de públicos, es sobre todo el reciente anuncio de la Fundación del Festival de la leyenda Vallenata de apadrinar el Festival de compositores de Patillal que genera entusiasmo. El Festival de Patillal se encuentra en un lugar estratégico del calendario (las fiestas de fin de año), y si a esto se agrega un diseño seriamente proyectado con el fin de llegar a un gran público, Valledupar tendría en sus manos un evento de gran trascendencia turística.

El Festival de Patillal podría ser el primer gran evento de Valledupar nacido en la periferia de Valledupar, es decir en sus corregimientos. Podría ser también el primero en promover un turismo profundamente cultural y de alcance nacional, donde lo lirico se encuentra con lo rural.

Las cartas están servidas. Sólo es cuestión de jugarlas con compromiso y visión.  

 

PanoramaCultural.com.co   

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: ¿Se merece Europa el premio nobel de la paz?

Editorial: ¿Se merece Europa el premio nobel de la paz?

El pasado viernes 12 de octubre, el comité noruego organizador del premio nobel concedía a Europa un premio por su activa participaci...

Derecho a morir digna o indignamente

Derecho a morir digna o indignamente

Al leer la noticia en varios periódicos de cómo el señor Tito Livio Gutiérrez, un hombre de 94 años, en uso de sus facultades me...

¿La Globalización como mal menor?

¿La Globalización como mal menor?

  En nuestro anterior artículo, titulado “¿Comienza una “nueva era?” reflexionábamos sobre el shock que para buena parte d...

Madres humanizadas, no idealizadas

Madres humanizadas, no idealizadas

  Es importante tomar como punto de partida que el día de las madres no solo se argumenta en la celebración comercial y el agite ...

La reforma tributaria de Santos contra las mayorías

La reforma tributaria de Santos contra las mayorías

La mejor ejemplificación de la inequidad reinante en Colombia la leí del Senador Jorge Enrique Robledo en una columna de 1996 llama...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube