Opinión

Colombia, la inimaginable

Eber Patiño Ruiz

23/11/2017 - 06:00

 

 

Nuestra querida Colombia, es sin lugar a dudas un país de contrastes y contradicciones que para los que salen del país, reconocen que no es lo mismo estar metido en la burbuja que salir de ella.

No es sino hablar del tema político, para entender los despropósitos de una clase dirigente que no tiene el menor atisbo de vergüenza y asomo de culpa, cuando se trata de apropiarse del erario público, como bien lo afirma el abogado, politólogo y catedrático de la Universidad Nacional, Gilberto Tobón Sanín: “todo gobernante llega al poder es por el botín” entiéndase botín, en la expresión popular, como el premio, y ese premio es justamente vaciar las arcas, robarse el dinero de los contribuyentes: los impuestos públicos, derrochar en viajes, carros, casas, escoltas, fiestas, lujos innecesarios que en la vida común y silvestre no puede darse, y que a costillas del discurso de ayudar a sus electores, a los que dieron su voto de confianza, se dan una vida pomposa, propia de la burocracia, o como bien solían decir los abuelos: “las cargas resucitadas”.

Y para no ir muy lejos, no es sino sentarse a imaginar qué se puede lograr, cuántas casas se pueden construir, cuantos niños podrían recibir alimento, estudiar, recibir un subsidio, mantener los hogares infantiles, aportar recursos a la educación, al deporte, a la cultura, a la ciencia y la investigación, al programa “Ser pilo paga” (a punto de cerrar por el no pago del gobierno según los acuerdos con las universidades del todo país, porque según los demandantes, beneficia a las universidades privadas en un 80 por ciento, mermando recursos e inversión a las públicas con una participación exigua del 20 por cierto), y otras tantas cosas, con los 40 mil millones de pesos en una consulta popular de un partido que no representa el sentir y la ideología de un país, como es el partido Liberal.

Son 40 mil millones de los que ningún señor congresista se pronunció en refutar, ni darle control fiscal, porque saben muy bien que en las próximas elecciones habrá que estar cerca del árbol que más sombra dé, y en el caso de la consulta del partido liberal, es mejor estar del lado del clientelismo y no del pueblo.

Eso es inimaginable para un ciudadano común y corriente. Y mientras eso sucede, los precandidatos presidenciales, están a la espera que la CNE les desembolse el dinero para empezar sus campañas por todo el país, hablando de estadísticas y de progreso en regiones donde la pobreza y la miseria reinan por doquier.

Sería bueno preguntar al resto de partidos y movimientos políticos, ¿por qué no han dicho nada de este descomunal gasto del dinero público? ¿Por qué no se inmutan y siembran su voz de protesta? No vemos a Claudia López vociferando en defensa de los colombianos, ni Petro prendiendo las redes sociales indignado, y menos Vargas Llegaras que quiere llegar al poder a como dé lugar, o el CD que no tiene cabeza sino para pensar en su próximo candidato.

Eso sí es lo inimaginable de nuestro país, pasan cosas y situaciones que solo se ven aquí, pero hay esperanza de que algún día, despertemos de este letargo.

 

Eber Patiño

@Eber01 

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Por la salud cultural de Valledupar… ¡Arriba!

Por la salud cultural de Valledupar… ¡Arriba!

El mundo se paralizaba el pasado sábado por la final entre el Atlético y el Real Madrid, decía la prensa. Se prenden alarmas en Ar...

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Yo creo en Colombia es una organización privada, líder en construcción de confianza, competitividad, productividad, y asociatividad,...

El Vallenato entre letras y melodías

El Vallenato entre letras y melodías

  Una de las principales virtudes que ha tenido el vallenato es la armonía existente entre la letra y la música. En sus inicios los...

Valledupar recupera la memoria, la razón

Valledupar recupera la memoria, la razón

La esperanza es un trozo de reposo. Se convierte en el pecho en un fuego inocente que crece hasta volverse llamas rojas en el cielo d...

Odio: el reinado del mal

Odio: el reinado del mal

“Odiar a alguien es darle demasiada importancia (y a veces ni la tiene)”, Reflexión. Cada día la sociedad se ve más inmersa en...

Lo más leído

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El retrato inolvidable de Colacho Mendoza

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Un amigo, una luz

Yesinia Gamez Mendoza | Bienestar

La crónica en el Caribe colombiano

Lina Vega-Estarita y Marta-Milena Barrios | Periodismo

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados