Opinión

Gran festival vallenato en Bogotá

Jorge Nain Ruiz

08/12/2017 - 04:50

 

Festival Vallenato en el Centro Comercial Hacienda Santa Bárbara (Bogotá)  / Foto: FFLV

 

El pasado 6 de diciembre, Bogotá vivió otro festival vallenato organizado por el Centro Comercial Hacienda Santa Bárbara, con la producción y dirección de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata en cabeza de su presidente Rodolfo Molina Araujo. A este concurso de conjuntos profesionales se inscribieron 45 acordeoneros provenientes de todas partes de Colombia, atraídos por una premiación importante.

Tuvimos el honor de oficiar como jurado en este gran evento, lo que hace que tengamos información de primera mano sobre lo que ocurrió en Bogotá el miércoles pasado en lo que nos atrevemos a denominar la gran nueva era del vallenato. Allí el principal ingrediente para resaltar es la cantidad de músicos participantes muy buenos, nacidos en el interior.

La IV Caravana de Navidad Homenaje al 50° Festival de la Leyenda Vallenata fue el encuentro entre dos regiones con culturas y costumbres bien distintas, interpretando una música que nació en una de esas regiones, pero que se tomó al país y hoy orgullosamente puede decir que es la representación del folclor de Colombia.

Lo que vimos es que los acordeoneros, cajeros, guacharaqueros y cantantes de música vallenata nacidos en Cundinamarca, Boyacá, Santander y en general en todo el interior ya están totalmente preparados y tienen la calidad para enfrentar en franca lid a cualquiera de los mejores músicos de la costa Caribe, lo cual hace unos pocos años era una simple utopía.

En los festivales que organizamos en Bogotá en la década de los años noventa, la proporción de participantes nacidos en el interior era bastante escasa y no superaba un diez por ciento de los concursantes. Hoy, tanto en cantidad como en calidad, podemos afirmar que la competencia entre “costeños y cachacos” tocando vallenato, ya se acerca al 50 por ciento; eso quedó demostrado en este encuentro profesional de acordeoneros.

Este evento, que esperamos se institucionalice en la capital, lo cual es una necesidad imperiosa para nuestra música, ofreció una premiación de más de treinta millones de pesos y el ganador se llevó un premio en efectivo de 15 millones. La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata con toda la experticia y conocimiento sobre el tema fue prenda de garantía para que este festival fuera todo un éxito.

El jurado calificador en la gran final estuvo integrado por: Rodrigo Ortega, Álvaro González Pimienta, Esteban Salas, Jorge Nain Ruiz y Carlos Aramendiz y los ganadores fueron primer lugar para el rey vallenato Fernando Rangel; segundo lugar para el Boyacence Ronald Torres, de Duitama; en el tercer y cuarto puesto quedaron Alfonso Monsalvo y Javier Álvarez, ambos de Valledupar.  

Estamos seguros de que el vallenato seguirá creciendo en intérpretes nacidos en todos y cada uno de los rincones de Colombia, y una forma de incentivar a estos nuevos artistas es haciendo también en el interior del país este tipo de competencias; ése es el camino correcto.     

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Festival Vallenato y un colofón especial

El Festival Vallenato y un colofón especial

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata ha anunciado algunos cambios en su reglamentación los cuales se pondrán en práctica e...

La Reforma del zoológico

La Reforma del zoológico

Cuando creíamos llegar a tiempos de posconflicto, aparecen cada día otras noticias. O las mismas. Algunas vienen desde siglos como ...

Mi periplo por el llano

Mi periplo por el llano

  Hace más de dos meses llegué por Quetame, Cundinamarca. Un gran amigo insistentemente me había invitado para que conociera el ll...

Reflexiones en el aislamiento

Reflexiones en el aislamiento

Viernes 20 de marzo, se inicia un largo y tensionante fin de semana incluyente de puente festivo, restricciones, ley seca, incertidumbr...

Ana y Juan, o cualquiera de nosotros

Ana y Juan, o cualquiera de nosotros

  El mundo va acelerado como si los frenos se le hubieran averiado, el tiempo pasa tan rápido que solo logramos decir “que estrés...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados