Opinión

Mis preferidos del 2017

Edgardo Mendoza

02/01/2018 - 06:35

 

 

La misión del crítico es educar al público y la del artista educar al crítico. No hay que confiar en una mujer que revela su verdadera edad. La verdadera esencia del romanticismo es la incertidumbre. Con esta tres perlas de Oscar Wilde -si es que las dijo alguna vez- cerramos, al menos en cuestiones de columna, el 2017.

Los grandes escritores hacen el resumen de lo que ellos consideran lo mejor del año, y también lo peor, algo por supuesto, muy subjetivo, como es el hombre en sus etapas evolutivas y en las distintas esferas geográficas, anímicas y por qué no económicas en que se encuentre. Para los grandes lectores, y para los pequeños en cuya categoría me incluyo, es bueno, necesario, obligatorio, no sé si útil, el repaso de los libros que más gustaron durante el año, sin atreverme a recomendarlos, pero jamás negaría la importancia que sus lecturas dejaron este año que ya feneció.

Entonces, aquí están mis diez apóstoles (los otros dos andan de fiesta):

1.- Ideas, de Peter Watson: historia intelectual de la humanidad, un libro de 1420 páginas con sus datos confirmados por un equipo de más de cien especialistas. Es todo un tratado de cultura para cualquier profesión, especialmente profesores, periodistas y políticos, quienes por cuestiones éticas estamos en constante comunicación con la sociedad y necesitamos al menos saber cómo nos comportamos ayer y como deberíamos actuar mañana o al menos no repetir graves errores y minimizar los otros. Excelente libro, un regalo de mi amiga y colega Rosa Elena Quintero.

2.- Por qué fracasan los países. Un tratado de los economistas Daron Acemoglu y James A. Robinsón que en 589 páginas hace una  contribución capital a la polémica de por qué países con similares apariencias difieren tanto en desarrollo económico, iniciando como ejemplo introductorio la ciudad de Nogales, estado de Sonora en la frontera mexicana, con la ciudad del mismo nombre pero en el estado de Arizona, Estados Unidos, el nivel educativo, sanitario, la edad de sus habitantes difieren tanto y por tantos factores que vale la pena hacer el ejercicio y mirarnos como país.

3.- La serie “El Fascinante juego de las palabras” del español Virgilio Ortega, con sus libros “Palabrologia” y “Palabratologia” nos enseñan, educan y divierten sobre el raro uso de algunas palabras y cómo ha sido su desarrollo a través de los tiempos. Desde el calendario juliano que instituyó Julio César  de Julio vienen esos dos nombre, de César proceden desde Káiser alemas hasta el zar ruso, pasando por la ciudad de Zaragoza, hasta las  operaciones cesáreas, a caeso útero, del  “útero cortado” de su madre, como al parecer nació. Tres libros para entretenerse aprendiendo.

4.- la serie 50 cosas que hay que saber sobre historia, economía, psicología, religión, literatura, etc, es una buena contribución para lectores de todas las tendencias y oficios. Es un resumen bien construido, sencillo, práctico, con 200 páginas cada texto, para ampliar y despejar dudas, es decir para no hablar tanta paja de lo que no sabemos.

5.- Las Siete teorías de la sociedad, de Tom Campbell, muy a pesar que no es de este año es un excelente referente para quienes se interesan por temas sociales especialmente profesionales y estudiantes de sociología, historia, economía, política y derecho. Desde Aristóteles hasta Schultz, pasando por Hobbes, Smith. Marx, Durkhein, Weber, se relacionan y entrelazan conceptos del mundo como sociedad y las diversas concepciones de la época, al menos en las corrientes más notorias.

6.- Breviario de Paz y otros títulos del Banco de la República, es la serie gratuita, libro al viento, una buena contribución al saber ciudadano en general, cuentos, poemas, bicicletarios y otras opciones urbanas forman parte de la colección de la entidad. Sobra decir que es una excelente forma de leer, sin costo alguno y condiciones ambientales buenas.

7.- Rebeldes, de Myriam Bautista, un libro sencillo en homenaje a mujeres luchadoras que rompieron  los moldes de su época en Colombia, se tomaron la palabra y el tema de inclusión social. Un texto para ambos sexos, en estos tiempos de ellas y ellos, nosotros y vosotras, etc.

8.- Antología de cuento y poesía de escritores cesarenses, una mirada a las letras nuestras en busca de nuevos lectores, donde los nombres de Clemencia Tarifa, Franco Nieves, Luis Alejandro Álvarez, Jorge Luis Guerra, José Atuesta Mindiola, Luis Alberto Murgas, Diógenes Pino, José Francisco Socarrás entre otros, muestran interesantes trazos de literatura regional, para conocer y cultivar las letras de la provincia.

9.- Las obras completas del poeta Luis Mizar, reunidas en 264 páginas. Es un maravilloso recorrido por los caminos del vate vallenato en cuyo nombre se inauguró la sala de lecturas de la biblioteca Carrillo Lúquez. De igual forma el Universo literario de Mary Daza Orozco un compendio de su obra de 682 páginas para disfrutar las novelas de la creadora y periodista de alto reconocimiento.

10.- Camas y Famas de Daniel Samper Pizano, de cuyo nombre todos quieren acordarse, es la investigación de amores difíciles y raros de grandes personajes de la historia; desde Solimán El Magnífico, Al Capone, Violeta Parra, llegando a Virginia Woolf, Oscar Wilde, los cartageneros Núñez y Soledad Román, hasta el futbolistas Zlatan Ibrahimovic por amarse así mismo. Todo un divertimento en la conocida  pluma de Samper Pizano.

 

Edgardo Mendoza Guerra 

Sobre el autor

Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza

Tiro de chorro

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

@hashtag/TiroDeChorro

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Nuestros músicos no quieren envejecer

Nuestros músicos no quieren envejecer

En épocas de pandemia y de encierro son muchas las cosas que a uno le han venido a la mente, han nacido escritores, poetas, pintores, ...

El género vallenato luce más en pareja

El género vallenato luce más en pareja

Históricamente, la música vallenata se ha presentado en sociedad en varios formatos, y podríamos decir que el primero de ellos fue e...

Job como ayer, pastores de mañana, odios de siempre

Job como ayer, pastores de mañana, odios de siempre

  Cada día medimos nuestra capacidad de olvidos, recuerdos, memoria y de ciertas habilidades humanas, algunas pacíficas y nobles,...

Editorial: Un gesto alentador para la Cultura del Cesar

Editorial: Un gesto alentador para la Cultura del Cesar

Después de una serie de desencuentros que no favorecieron a nadie, el acercamiento entre el nuevo gobernador del Cesar, Franco Ovall...

Política, el Cacique de panela

Política, el Cacique de panela

  A finales del diciembre pasado, el radioperiodista Edilberto Castillo, harto de una sopa de patos, soñó que Ernesto Orozco ser...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados