Opinión

Editorial: La Cultura de la constancia

Redacción

19/02/2018 - 02:20

 

Limpieza pre-festivalera del río Guatapurí / Foto: Redes sociales Alcaldía de Valledupar

 

Cada año, a pocas semanas del Festival de la Leyenda Vallenata, la ciudad de Valledupar se transforma de repente para acoger y acompañar el gran evento anual (el único en realidad que marca el calendario y la vida social de sus habitantes).

Es una transformación repentina, que nace de la urgencia, como si -desconcertada por los eventos-, la ciudad volviera a despertar y entender que queda poco tiempo, poquísimo tiempo, para prepararse ante la llegada inminente de los visitantes.

El maquillaje se realiza, entonces, con apuros y con todo tipo de excesos para disimular el evidente abandono de los últimos 11 meses. Se talan los árboles, se vuelve a colocar la señalización destruida, se pintan las señales viales en el suelo, se tapan los huecos con euforia (o con furia), se llama con altisonancia a la cultura ciudadana, se apela a los mejores sentimientos de orgullo, se saca el mayor número de agentes policiales a la calle y, de paso, se hace publicidad exponiendo el logo de la alcaldía.     

En realidad, todo esto es una obra de teatro aprendida instintivamente. La ciudad acude a su cita (amorosa) con prisas, y debajo del perfume que ha utilizado para disimular la mala higiene, se mantiene la misma desidia, una suerte de pensamiento laxista que hay que sacudir de repente con la cercanía de abril. Todo conduce a una lamentable imagen: la basura acumulada antes en las esquinas se esconde ahora debajo de la alfombra.

Poco después del evento tan esperado, vuelven las ramas de los árboles y la hierba a crecer y tapar los caminos, las señalizaciones callejeras vuelven a desgastarse y dañarse, los huecos se afirman y terminan extendiéndose por la vía, el río vuelve a acoger la misma cantidad de plásticos y parrandas desenfrenadas sin el más mínimo control, y los monumentos se desmiembran poco a poco al ritmo de los actos incívicos de quienes madrugan con la música a todo volumen.

Este año, hemos de reconocer los esfuerzos de la administración del alcalde Tuto Uhía, quien se ha esforzado en resolver evidentes problemas relacionados con el estado de las vías y la invocación a una cierta cultura ciudadana. Sin embargo, la limpieza del río Guatapurí y el Balneario Hurtado llega tarde, y coincide esta vez con unas palabras del cantante Carlos Vives que invitó a cuidar el río y tenerlo presente como elemento esencial de una identidad.  

La reacción de la administración ha sido enérgica y llamativa, quizás bienintencionada. Pero lamentablemente, tardía e impulsiva. Si todo esto fuera el resultado de un plan, el cierre del Balneario Hurtado se habría hecho seis meses antes del Festival Vallenato y, desde entonces, se habría mantenido su estado a través de diferentes procesos y políticas bien comunicadas. Esperemos que, junto a este plan de “remodelación”, venga también un plan para el control (y mantenimiento) del Baleario después del Festival y a lo largo de todo el año.   

La Cultura de la constancia es, al fin y al cabo, una de las grandes metas para el desarrollo sostenible de Valledupar y de toda la Costa Caribe de Colombia. Es la clave para acercarse a ese estado mental (o filosofía) que permite a una ciudad pequeña o mediana convertirse en una ciudad con grandes aspiraciones, capaz de albergar varios eventos a la vez, atraer a empresas y ofrecer bienestar a sus ciudadanos, sin tener que entrar en el trauma repetido, insistente y desgastante de un maquillaje abrupto con efectos menores.

La Cultura de la constancia es también una forma de entender el calendario, de proyectar una actividad planeada y crear procesos para mantener una cara amable en todo momento.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El Centro Cultural de la Música Vallenata, en discusión

Editorial: El Centro Cultural de la Música Vallenata, en discusión

La semana pasada nos dejó imágenes y momentos de intenso debate en la ciudad de Valledupar.  La cultura fue el centro de esas discus...

La cabriola aérea del intrépido Santos

La cabriola aérea del intrépido Santos

  Hijo del laborioso Teodoro Amaya, dueño y ‘atendedor’ del Salivón, el bar ubicado un metro bajo el nivel del mar, encima apen...

El Cesar prestado

El Cesar prestado

Después de 51 años de vida administrativa en el departamento del Cesar, se han dicho mil cosas, otras se olvidaron. Siempre hay una ...

Vallenatos en el gobierno nacional

Vallenatos en el gobierno nacional

La presencia de personas de la región en el Gobierno Nacional ha sido escasa en la historia de Colombia. El primer vallenato en ocupar...

Un caos al estilo de Kafka

Un caos al estilo de Kafka

  Sí, la UPC huele a caos. Su inestabilidad jurídica está produciendo una crisis directiva y económica. El Consejo de Estado ha...

Lo más leído

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

Los altares de Valencia, una historia cincuentenaria

María Ruth Mosquera | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Delimitación del discurso ensayístico

Delia Barreiro Pérez | Literatura

Hortensia Lanao de Rozo, pidió borrar la violencia del Valle

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Cuando los sueños dictan las canciones

Alex Gutiérrez Navarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados