Opinión

La indigencia es un problema mayor

Camilo Pinto Morón

06/03/2018 - 06:00

 

 

La Cámara de Comercio de Bogotá D.C. en el año 1996 en la investigación: ‘Habitantes de la calle: un estudio sobre el cartucho’, definió la indigencia como aquella “incapacidad para solventar la subsistencia en razón a la edad, limitaciones físicas o mentales u otras condiciones no controlables por lo cual se depende de las estructuras familiares sucedáneas de protección”, haciendo énfasis una vez más en la raíz de una problemática que, junto a la pobreza extrema, representa una de las fallas más grandes del Estado en materia de planes preventivos y el cubrimiento de un sector vital como es la educación, esto, sin desconocer otras causales que no son imputables al Estado y que tienen que ver más con decisiones personales.

La ciudad de Valledupar no se escapa de esta problemática. Hace un par de días me topé con varios actores de la indigencia en distintos sitios de la ciudad. Estas personas se encuentran en un universo oscuro lleno de consumo de alcohol y alucinógenos, hurtos, lesiones personales, homicidios, cobro de vacunas, entre otros ilícitos que agravan aún más las condiciones de vida en las que se encuentran.

Según cifras arrojadas por el DANE y otras organizaciones no gubernamentales dedicadas al estudio de esta materia, en Colombia hay al menos 40.000 personas en condición de indigencia extrema, cifra alarmante. Este fenómeno representa un gran activo para las organizaciones criminales que se valen de la posición en la que se encuentra la persona indigente para cometer ilícitos y lograr sus cometidos.

En mi concepto el asunto de la indigencia requiere ser combatido con planes de acción que sean estructurados bajo el tenor de los principios de eficacia e integralidad. Pedagogía permanente sobre riesgos de la indigencia, programas de protección y rehabilitación, formación en educación media y tecnológica y la generación de alternativas de empleo, podría ser la respuesta más contundente frente a esa fragilidad social que imposibilita el cumplimiento de los fines del Estado.

Al confrontar enteramente la indigencia son muchos los logros que podríamos obtener. Se dan golpes contundentes a la criminalidad, se neutraliza el constante aumento de la pobreza e indigencia extrema y se lograr un mejor aspecto de ciudad.

La problemática hay que encararla con mucha seriedad. La administración del municipio de Valledupar está en la obligación de trabajarle al tema, personalmente, hasta el momento no he observado medidas serias al respecto. No se trata de simples personas deambulando por las calles, la indigencia es un problema mayor.

 

Camilo Pinto Morón

@camilopintom

Sobre el autor

Camilo Pinto Morón

Camilo Pinto Morón

Letras & Opinión

Camilo A. Pinto Morón, estudiante de Derecho de la Universidad de Santander, estudio leyes porque "pertenece a ese orden de cosas que se comprenden mejor cuando no se definen" - Levy Ullmann. Columnista de opinión en PanoramaCultural.com.co, el diario El Pilón, y Con la Oreja Roja. Fiel creyente de un oficio de opinar en serio, respetuoso, objetivo y responsable.

@camilopintom

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Identidad y sentido de pertenencia

Identidad y sentido de pertenencia

  A propósito del Foro Educativo Nacional que desde la semana pasada se ha dado en las diferentes Instituciones educativas del pa...

Nocaima Cundinamarca, un pueblo vallenato

Nocaima Cundinamarca, un pueblo vallenato

Hace dos años conocí a John Jairo Escobar presidente del Festival vallenato de Nocaima Cundinamarca, quien desde ese entonces me in...

Del manjol brota poesía

Del manjol brota poesía

  Caminar por las calles de Valledupar es un acto de encuentro del hombre con la naturaleza. Al paso, los mangos que se yerguen sob...

La UPC en la encrucijada

La UPC en la encrucijada

Un interesante volante me fue entregado en la alcaldía de Valledupar por el grupo que respalda la candidatura del docente Juan Carlo...

Tuto Uhía, entre el diezmo y la antigua parranda

Tuto Uhía, entre el diezmo y la antigua parranda

Continuando con las entrevistas a candidatos a corporaciones vallenatas, hoy nos encontramos con el joven abogado y cuasi-pastor ecle...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube