Opinión

El Árbol de mirada celeste

Yarime Lobo Baute

12/03/2018 - 06:00

 

Obra El árbol de mirada celeste de Yarime Lobo Baute

 

Era una mañana que, aunque distante, coqueteaba con el punto medio del día cuando me dirigía a un lugar paralelo al Rio Guatapurí. Ese espacio, que imaginariamente limitaba dos mundos, es una línea invisible que se diluye cuando ves más allá de la mirada y lo observas con los ojos de Leandro.

De un costado, enclavada en una esquina, se levanta una vivienda de techos colorados y muros blancos cual los tiempos de colonia. Ese lugar de dos pisos resguardó en su tiempo a una Cacica que rompió los esquemas sociales que limitaban a un reducido espacio la voz de aquellos que en cuatro vientos vallenatos dejaban al alma hacerse sentir.

La creencia inquebrantable de esta mujer permitió que terminaran saliendo del ostracismo para ser un coro de voces y acordeones al que le llaman “Festival de la Leyenda Vallenata”, en el que todos se vuelven unísono y ya no deleitan un puñado sino un arsenal de seres que se dan cita año tras año sin cesar.

Al frente de la Cacica, se levantan gigantes columnas que parecieran una institución de gobierno, es la morada de la viuda de ese patriarca bravío y sensible que nombraban “Pepe”, tuve la dicha de compartir con él en los días del conteo regresivo, allí estaba, apagándose el templo de su espíritu en una silla de ruedas, pero al mirarlo a los ojos se activaba esa alma de niño que se hacía audible en una voz ya no bravía. Era un tono que emanaba la luz propia de quien le dio la vuelta completa a las manecillas del reloj y vive apaciblemente sus extras. Con los ojos mojados por el sentimiento me contaba su manera autodidacta de acceder al conocimiento para hacer de su voz un eco que le sobrevive multiplicado en su descendencia.  Bajando hacia los límites de la línea como palomera se levanta un espacio donde vive la viuda de un visionario letrado irreverente que en vida se hacía llamar Clemente.

Siguiendo la ruta y, cuando menos lo espero, ya estoy al otro costado para encontrarme con la vivienda de un hombre revolucionario que nunca permitió que su voz fuese acallada, aquel de tez morena que todas las mañanas solía zambullirse en el rio frio cual si fuera el elixir que mantenía  su voz encendida, ese que se atrevió a decir con mucha anticipación que este territorio sería una Sorpresa en el Caribe, el que a la vuelta de la esquina tuviera un lugar de plana fachada que aún persiste donde hacía sentir su pensamiento como si saliera de la boca de un árbol seco que se hace radiante cuando se acerca al mes de Abril: La Voz del Cañahuate.

Al lado de donde no se apaga la voz, la vivienda de ella, la Matrona Abigail, la hermana y madre de los sobrinos de Escalona, los que mantienen audible la leyenda, el sentimiento y la hazaña de hacer de la vida un canto donde las voces se hacen una sola prosa de la mano de dos hermanos de nombre Estellita y Santander, los sobrinos de Rafael. Y no pararía de escribir la magia que se esconde en cada espacio que se ve más allá de lo aparente, pero hay que seguir.

Y así, siguiendo la ruta llego a ese espacio grande que llaman Parque, el Parque Novalito que es el punto en el medio donde dicen hace un tiempo un muchacho al que llamaban “Lito” insistentemente solía decir que “NO-VA, Lito NO VA”, pero ¿a dónde no iba Lito? A ese otro lado que en otrora era un monte y estaba “cundío” de hojas aterciopeladas de nombre Pringamoza, cuentos van, cuentos vienen. 

Lo cierto aquí es que me hallaba allí donde una vez la artista Edith levantara una escultura para honrar a las lavanderas que en los tiempos de antaño bajaban al rio a lavar la ropa de los suyos y los de otros cuando se necesita producir para el sustento de los propios, ese espacio dejaba ver una panorámica y al fondo la silueta de un trio de casas, en la esquina la de un hombre cuyo apellido exaltaba las aves. ¿Su nombre? Damaso, pero ni él, ni su amada Elvira están ahí. Suele estar su hija, una mujer que recoge el tono de la mirada de esa parentela que exalta la estirpe de las aves de tonos esperanza, al lado el genio de las cuerdas, ése que las toca y hechiza al que le escucha, le dicen Hugues, tiene pinta de guardián, resguarda la magia de las cuerdas y es el faro de la cuadra, al frente de su casa su gigante camioneta de los años maravillosos de un tono cielo cual antesala a lo que existe contiguo a su casa. Allí, al lado se erige un árbol que da sombra a una casa similar a las otras dos, tras su puerta de entrada un cúmulo de sorpresas que para saberlas tenía que entrar.

Toqué y la puerta se abrió, ya antes había estado allí, pero esta vez era diferente, todo era igual pero distinto. Esta vez sentí que recorría un árbol, un gran árbol que me recibía a través de una de sus ramas, observaba las formas de reparto de esa rama, era claro que de ella se desprendieron tonalidades hecha letras cual música de acordeones y aunque la rama duerme ante los ojos de este plano, ella sigue ahí, alimentada por la savia del gran árbol, continuo caminando hacia el fondo y no pude evitar percibir el nacimiento de más ramas, unas en lo alto que se extendieron a partir de la rama primera, igual seguí ávida por ver el corazón y me esperaba ella, la esencia y soporte del árbol, con una diáfana mirada de tonos celestes.

Me alargaba su mano afable e invitaba a sentarme junto a una mesa que albergaba cantidades innumerables de fotografías que simulaban el follaje del gran árbol. Comenzaba la aventura de adentrarme en su Diario de Vida, el de una Matrona apacible y sencilla de nombre Sara, de apellido Maestre Acosta, soporte y base que garantizó que  la voz del acontecer vallenato se hiciera audible en letras por más de dos décadas. Es Sarita la mamá de Lolita, quien se identifica como Sara Maestre de Acosta a la que de cariño le dicen “Sai”. Ella es ese árbol, quien a toda costa soportó los sueños del retoño quien fuese en vida su viva estampa pero en tonalidades canela y profundos ojos negros con luceros brillantes que parecieran iluminar cualquier oscura noche.

Era increíble ver el tiempo pasar y a su vez congelado en fotos del diario vivir de Sarita a través del diario hacer de su hija Lolita. De repente, se detuvo el recorrido y Sai me condujo a otro lado de la casa, esta vez donde estaba lo que para ella equivale a la joya de la corona: Todas las voces vallenatas que fueron audibles por 20 años condensadas en periódicos de encabezado rojo vivo que citaba “Diario” en mayúscula y  “Vallenato” en negro minúscula, acopiados en estricto orden cronológico en grandes tomos que asemejan a los frutos en estantería, los frutos de una empresa familiar soportados en la Gerencia de una Madre que creyó y sostuvo administrativa y financieramente el emprendimiento y la dirección de una hija que a todas luces sabía que la voz escrita, impresa y circulada era la manera más segura de hacer de las voces del acontecer un asunto de incumbencia y responsabilidad de todos.

La mañana y el medio día por fin se encontraron, era hora de partir, Sarita me miraba y me decía: Puedes venir y estar las veces que quieras y necesites mirar lo que guardo en esos tomos. Me causó ternura y el sentimiento que produce estar sentado al lado de un árbol que crece al costado del rio. Me levanté y agradecí tan noble gesto, me acompañó lentamente hasta la puerta y mientras lo hacía no podía evitar sentirme privilegiada al poder recorrer el interior de ese árbol de la mano de una guerrera mujer de profunda y mágica mirada celeste.

Esta columna es mi sencillo homenaje a la vida de Sara Maestre de Acosta, viva estampa de esos liderazgos femeninos que silenciosos soportan y dan cobijo como los arboles al tejido de la sociedad: La Familia.

 

Yarime Lobo Baute

@YarimeLobo

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

20 Comentarios


Ana Arrieta 12-03-2018 09:02 AM

Gran labor Yarime Lobo Baute visibilizar los hechos y personajes que dejaron huellas en la cultura de Valledupar al leer nos transportas a esos hermosos tiempos, muy bueno recordar esa parte de nuestras vidas para que siga viviendo

Alvaro Agustín Calderón Calderón 12-03-2018 09:08 AM

Sale de ti Yari un sincero homenaje plasmado en vivos colores por pinceles que luego trazan desde su conversión en lapices una mirada literaria por la imaginaria paralela al Guata ,llegando a pasos relatados entre casas vallenatas a la posada de Loli y aquí la mirada arboriza la estampa destino que visita tu sentimiento: Sai.....

Rocio Torres 12-03-2018 10:08 AM

tu imahinacion hace juego con la realidas tu desempeño artistico juega con el sentir de tu rostro tu mente desa rrolla actitudes que embellecen la vida mi reina eres grande mi amiga y hermana de vivencias que nos enseñaron mucho de la vida ...me siento orgullosa de ti tqm

Alix López de Bruges 12-03-2018 10:37 AM

Felicitaciones querida Yarime toda una historia que tenemos que sentirla y vivirla y que mejor manera de hacerlo. Dios bendiga ese don que te regalo para seguir dando a conocer la historia y cultura de nuestro querido Valledupar. Un

Lourdes Narváez 12-03-2018 02:05 PM

Los ojos de doña Sara son un océano de paz y conciencia tranquila, de una mujer sensible e inteligente que apoyó a otra inmensa mujer: a su hija Lolita Acosta. Juntas, forjaron un diario de identidad regional. Después de muchos legados y sacrificios, los homenajes a las dos, parecen insuficientes. Muy bella pintura y sentida crónica, Yarime. Siempre reivindicando la memoria de los seres que han hecho grande a nuestro terruño.

Carmen Julia Zapata 12-03-2018 04:30 PM

Espero que me hagas uno: quizás ahora o más allá. Felicitaciones Yarime Lobo Baute por tus obras artísticas llenas de sensibilidad

Jair Suarez 12-03-2018 11:23 PM

sencillamente espectacular, muchas felicitaciones

Astrid navarro rodrguez 13-03-2018 05:58 AM

Hermoso homenaje a las mujeres en general a traves de la mirada y los recuerdos de un gran mujer. Conocer los arboles familiares no solo es homenajear,sino sanar heridas y recuerdos.gracias yari.

Astrid navarro rodrguez 13-03-2018 05:59 AM

Hermoso homenaje a las mujeres en general a traves de la mirada y los recuerdos de un gran mujer. Conocer los arboles familiares no solo es homenajear,sino sanar heridas y recuerdos.gracias yari.

Astrid navarro rodrguez 13-03-2018 06:00 AM

Hermoso homenaje a las mujeres en general a traves de la mirada y los recuerdos de un gran mujer. Conocer los arboles familiares no solo es homenajear,sino sanar heridas y recuerdos.gracias yari.

Eduardo Santos 13-03-2018 07:32 AM

Cuando se fecundan las palabras, que de manera sutil te llevan por caminos llenos de luces y colores, amalgamando la nostalgia de recuerdos inolvidables, que sus propios autores reconocen, y que no permiten que mueran; te extasias ante los detalles de una historia que bien merece ser contada, sobre todo de esta manera tan especial. Gracias Yarime Lobo Baute Yarime Lobo Baute por dejarnos entrar contigo a ese mágico mundo de nostalgias idas y de un presente vivo, que aún merece el respeto y la admiración de quiénes recordamos lo que fue y es EL DIARIO Vallenato en la vida de Sara Maestre y Lolita Acosta. Y desde luego en la vida de quienes crecimos leyendo este inolvidable Diario. Gracias nuevamente por que este recorrido por las calles del Valle, de Cañaguates y cantos, me produjo una nostalgia sin igual. El Árbol de mirada celeste. Sólo Eso.

Eduardo Santos Ortega 13-03-2018 07:37 AM

Que mejor homenaje puede recibir la obra de vida de un ser humano ilustre y propósitivo, que ser contada de manera fresca, con colores primaverales y fantasías entretegidas con poesías y cantos de juglares, de ensoñación y nostalgias; retozando en las calles que sucumbieron ante los pasos de sus propias vivencias. Colores, letras, cantos, recuerdos, nostalgias de tiempos idos, los tiempos de la cometa... que linda eres Yarime Lobo Baute Gracias!! Sólo Eso.

Eduardo Santos Ortega 13-03-2018 07:37 AM

Que mejor homenaje puede recibir la obra de vida de un ser humano ilustre y propósitivo, que ser contada de manera fresca, con colores primaverales y fantasías entretegidas con poesías y cantos de juglares, de ensoñación y nostalgias; retozando en las calles que sucumbieron ante los pasos de sus propias vivencias. Colores, letras, cantos, recuerdos, nostalgias de tiempos idos, los tiempos de la cometa... que linda eres Yarime Lobo Baute Gracias!! Sólo Eso.

Eduardo Escobar Perea 13-03-2018 08:13 AM

Me enorgulleces... FELICITACIONES.!!!

Corea Pareja 13-03-2018 09:09 AM

Prima... Le faltó lo más protocolario de entrar en ese reino... Un pan de queso con tinto... Mirando los crotos y los camarones del patio... Entonces puede hacer notable énfasis de "entrañas" ... Grande Sai

Maria José Castro 13-03-2018 12:44 PM

Te felicito Yari, muy buen escrito, me gustó mucho

Martin Antonio Flye 13-03-2018 04:40 PM

Miradas de la realidad que no pudieron superar el ayer y hoy tienen entreverado las voces del futuro hoy con todo lo nublado del acontecer. Maflye.Administrar

Wilfrido Lozada 14-03-2018 05:24 PM

Muy bien yarime , esos liderazgos de genero son transformadores sociales , ayudan a recuperar valores , educan y restauran , optimizan, asi que aplaudo esas iniciativas incluyentes de la mujer como factor clave en el avance y competitividad de este país.

Fernando Quiñonez 15-03-2018 04:33 AM

Ese recorrido para llegar a Sai, con esa ilustración de Portada ,me transporta a una vida que ahora creo haber vivido, sin nunca haber estado ahí. De nuevo ,para mi te presentas, como esa caja de pandora, q me hipnotisa y desdobla a un mundo adormecido, pero q vive dentro de mi, con simpatía y admiración deseo siempre lo despierten de esta forma, de propina me encimas reconocer los orígenes de sus episodios culturales.

Martín Flye 16-03-2018 10:02 AM

Miradas en la lontananza del ayer con las voces del hoy acontecer. Maflye.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Vivir, pensar, pero con poesía

Editorial: Vivir, pensar, pero con poesía

  Cada año trae sus novedades. Cada año tiene sus prioridades. El 2018 será un año de poesía en PanoramaCultural.com.co. Un a...

El abrazo de los hipócritas

El abrazo de los hipócritas

Ya que pasó (como se consuman los amores de una noche, que suelen ser intensos pero finalmente fugaces) la enorme expectativa que pr...

Editorial: Impresiones de un Festival Vallenato

Editorial: Impresiones de un Festival Vallenato

Durante el Festival (y en los días previos), la ciudad de Valledupar se convirtió en el mayor escenario de músicas de acordeón de C...

La escuela del poder

La escuela del poder

Algunas personas niegan su patria chica, sobre todo cuando se trata de pueblos olvidados y sienten vergüenza por decirlo. Entonces, af...

Crisis, dependencia e identidad

Crisis, dependencia e identidad

Decir que, desde los tiempos de la Conquista y la Colonia, se forjó la dependencia de Latinoamérica, no es ninguna novedad, como ta...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube