Opinión

Paz, perdón y reconciliación

Diógenes Armando Pino Sanjur

22/03/2018 - 06:35

 

Acto de reconciliación en Ruanda / Foto: Semana

 

A través de la historia hemos padecido los avatares de la guerra, hemos sido testigos del dolor de familias enteras por la muerte o desaparición forzada de sus seres queridos, sufrido el desplazamiento, la injusticia social, lo que nos llevó a abrir espacios que permitieran lograr un acuerdo con los actores del conflicto y pensar en la paz y reconciliación de una nación que la violencia no le ha permitido trasegar por el camino de la prosperidad y desarrollo que pregona su carta magna.

Pero  logrado un acuerdo con el principal grupo insurgente, que debió ser el punto de partida, el dinamizador de la unión entre colombianos y la reconciliación, por el contrario ha sido el detonante para que la polarización y odio se incruste en nuestros corazones y no permita que como hijos de este hermoso país trabajemos juntos para consolidar la paz y la construcción de una mejor nación.

Debido a esta problemática, llega a mi mente Ruanda, un país africano que padeció los rigores de la guerra, donde por divisiones étnicas entre las etnias hutu y tutsi perecieron 800.000 personas y 200.000 mujeres fueron violadas, pero a pesar del genocidio, sufrimiento y dolor vivido, los ruandeses decidieron superar ese terrible episodio, reconstruir su historia y trabajar por una Ruanda mejor.

Gracias a esta determinación encontramos historias como la de María (tutsi) y Gilbert (hutu) a quienes la vida en la época del exterminio los puso en bandos diferentes, María padeció el asesinado de toda su familia y debió huir y refugiarse para preservar su vida, Gilbert fue su verdugo, hizo parte del escuadrón que perpetuó el crimen, pero acabado el conflicto en vez de imperar el odio y la venganza, ellos deciden darle otra oportunidad a las nuevas generaciones y ser ejemplo de reconciliación y perdón, por ello hoy comparten una gran amistad y son testigos que a pesar de las aberraciones de la guerra, el dolor y sufrimiento se puede construir una nación en paz.

De repente vuelvo a la realidad colombiana, y con preocupación encuentro que el proceso de paz en vez de reconciliarnos y unirnos, nos ha divido, enfrentado, llevándonos a la polarización, creando un espacio negativo y propicio para segregarnos, cerrando la posibilidad de sanar las heridas, reconocer los errores del pasado, superarlos y sobre todo aprender de ellos, para no volver a repetir la historia.

Por ello pienso y me cuestiono: ¿Será que nuestro conflicto es más grave que el de Ruanda? ¿Será que la guerra ha diezmado nuestra sensibilidad? ¿Los ruandeses tienen más capacidad de perdón que nosotros? ¿O hemos sido utilizados por personajes oscuros que les interesa vernos polarizados y divididos para lograr sus intereses?

Dios permita y reaccionemos, podemos levantarnos del letargo donde nos han sumido, para que en un futuro no muy lejano podamos decir como María y Gilbert: “Hoy miramos a otros países que se encuentran en conflicto, le deseamos que este acabe, que la violencia y el dolor se pueda superar, que el perdón y la reconciliación brote en sus corazones, para que la paz sea el elemento fundamental para la construcción de un mejor país”.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La dinosaúrica costilla del Che

La dinosaúrica costilla del Che

  Crecí a pocos pasos del mercado viejo de Valledupar, entre carreras sexta y séptima, cercado por las calles catorce y catorce A d...

Pastores descarriados

Pastores descarriados

Con aseveraciones como: “Están naciendo niños con tumores más grandes que el rostro mismo, están naciendo niños con verrugas e...

Colombia, la inimaginable

Colombia, la inimaginable

  Nuestra querida Colombia, es sin lugar a dudas un país de contrastes y contradicciones que para los que salen del país, reconoc...

Final, final, no va más

Final, final, no va más

  Los colombianos, por lo menos una gran cantidad, queríamos una Colombia en paz, pero el número de colombianos que creíamos que...

“Ni una mujer menos, ni una muerta más” (1)

“Ni una mujer menos, ni una muerta más” (1)

Cabe resaltar que la autora de la frase es Susana Chávez Castillo, poeta y activista mexicana asesinada en el año 2011, por denunc...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

El más romántico y revolucionario compositor

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube