Opinión

Fallas del Sistema Electoral colombiano

Camilo Pinto Morón

26/03/2018 - 07:00

 

El pasado 11 de marzo tuve la responsabilidad de ser jurado en las elecciones legislativas y consultas interpartidistas que se llevaron a cabo ese día. Ser jurado de votación es un trabajo extenuante el cual requiere de mucha disposición, resistencia y concentración. Dicha labor, en especial a quienes nos interesa todo lo correspondiente al funcionamiento del Estado y, en general, la vida pública nacional, permite identificar ciertas inconsistencias en nuestro sistema electoral, específicamente en los niveles de pedagogía, practicidad y apoyo institucional.

Comencemos por los tarjetones. Observé en mucho de los ciudadanos que votaron en mi mesa algunos inconvenientes a la hora de encontrar a sus candidatos. Los tarjetones que se usaron son incomodos, desde el tamaño de la cartilla, hasta la manera en que están ubicados los candidatos y partidos. Diseñadores gráficos y conocedores del tema han advertido que sí es posible darle toques de holgura a las tarjetas electorales, sin duda, es uno de los puntos a mejorar lo más pronto posible.

Otro tema que estuvo bastante complejo fue el de las consultas, elecciones que eran rogadas ya que por su naturaleza no se encuentran diseñadas para que todos los colombianos la voten, se supone que sólo lo harán quienes de una u otra forma se sientan identificados con los candidatos o hagan parte oficialmente de las colectividades políticas en contienda. Muchos ciudadanos no entendieron tal carácter rogado, hubo insultos y regaños de por medio contra los jurados de mi mesa. Allí faltó pedagogía por parte de la Registraduría Nacional del Estado Civil, que debió combatir todo tipo de desinformación y brindar la mayor claridad posible.

Por otra parte, uno de los grandes problemas fueron las noticias falsas (Fake News) que venían circulando por las redes sociales tiempo atrás. En mi mesa, por ejemplo, llegaron varias veces exigiendo tarjetones para votar una consulta contra los corruptos y otras para bajarles el salario a los congresistas. Personalmente me tocó lidiar con un ciudadano que llegó al punto de insinuar que yo era un patrocinador de la corrupción, todo por hacer mi trabajo y brindarle la pedagogía correspondiente.

La Registraduría tiene muchos retos por delante. Lo de los tarjetones de ‘La Gran Consulta por Colombia’ no puede volver a ocurrir. Para que el Sistema Electoral funcione adecuadamente debe haber una buen andamiaje institucional, un capital humano competente. El pasado 11 de marzo, en mi caso, hubo mucha ineptitud y poca ayuda por parte de los delegados. Sin rigor y compromiso, todo se complica.

 

Camilo Pinto Morón 

Sobre el autor

Camilo Pinto Morón

Camilo Pinto Morón

Letras & Opinión

Camilo A. Pinto Morón, estudiante de Derecho de la Universidad de Santander, estudio leyes porque "pertenece a ese orden de cosas que se comprenden mejor cuando no se definen" - Levy Ullmann. Columnista de opinión en PanoramaCultural.com.co, el diario El Pilón, y Con la Oreja Roja. Fiel creyente de un oficio de opinar en serio, respetuoso, objetivo y responsable.

@camilopintom

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Otras patrimoniales (II): la Alianza Francesa

Otras patrimoniales (II): la Alianza Francesa

Contraria a la indiferencia de los gobiernos locales de turno frente al tema cultural, la labor de esta entidad es, por decir poco, m...

Un grande entre los grandes

Un grande entre los grandes

  En la columna anterior escribí sobre el romanticismo y la lírica en el género vallenato, y expliqué cómo varios autores y comp...

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Yo creo en Colombia es una organización privada, líder en construcción de confianza, competitividad, productividad, y asociatividad,...

Los incidentes de impolutos y corruptos

Los incidentes de impolutos y corruptos

  El sistema político es tan corrupto como la  misma sociedad que lo ha concebido. Ahora, a raíz de descarados sucesos califica...

Las trenzas de Macabí

Las trenzas de Macabí

Desde aquel momento mágico en Cartagena, la señora Ebarista fue otra persona. Su transformación emocional partió de la convicció...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube