Opinión

La parábola del camello y la leyenda de Francisco

José Atuesta Mindiola

04/04/2018 - 06:30

 

Monumento a Francisco el Hombre en Riohacha / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

En los días de Semana Santa, que para los católicos son de reflexión y fortalecimiento de la memoria sacramental, tuve la oportunidad de dialogar con el pariente Gustavo Carrillo Mindiola, un caballero octogenario, experto en la historia regional y aficionado lector que conoce de las licencias poéticas y de la importancia de las analogías en la composición de un texto. 

Dialogamos de la Parábola del Camello y de la Leyenda de Francisco el Hombre. Con la experiencia de un viejo maestro, comentaba el pariente Gustavo, que el origen de la parábola fue cuando Jesús hablaba con un hombre rico, y quedó muy decepcionado de él, pues amaba los bienes materiales sin importarle las bondades espirituales. Entonces Jesús dijo: "Es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios".  Esta es una hipérbole, y aflora en la mente el mamífero animal de gran tamaño y su imposibilidad de entrar por un pequeño orificio; pero en realidad se refiere es a la soga o cabuya gruesa que se usaba para amarrar los barcos en los muelles. La palabra soga en griego es "kamilos" y es muy similar a "kamelos" (camello), y los traductores habrían obviado su uso en tiempos bíblicos y la habrían traducido como "camello”. 

De la Leyenda de Francisco Moscote ‘Francisco El Hombre’, el escritor Joce Daniels comenta que en cada rincón del universo existe una leyenda agazapada de un juglar o trovador, que al menos una vez en su vida se enfrentó y venció al demonio con música y sus versos. En el departamento del Magdalena, Antonio Brugés Carmona (1911-1956), en su libro “Vida y muerte del acordeonista Pedro Nolasco Martínez” (1940), describe el portentoso duelo que éste tuvo con el Diablo que se presentó en forma de acordeonista, y estos versos que aún permanecen en el imaginario popular: “Ahí viene el diablo a tocar/ y Pedro Nolasco reza/ Le rezo un Credo y se va/ y un Padre Nuestro ná más”. 

En el departamento de la Guajira se resalta la Leyenda de ‘Francisco el Hombre’ que en un camino de regreso a Riohacha se enfrentó al Diablo tocando acordeón. En el proceso de transmisión a través de la tradición oral las leyendas experimentan a menudo modificaciones, pero aquí los escritores alteraron el relato inicial de la leyenda, al poner a ‘Francisco El Hombre’ a cantar El Credo al revés. En nuestra opinión es una imprecisión que rompe la visión católica de la comunidad; para la tradición popular la oración es el arma certera para vencer al demonio. Una oración al revés es una jeringonza, algo ininteligible, que no pertenece a la tradición del entorno de la región. Sí Francisco Moscote hubiera cantado El Credo al revés, el final de su existencia terrenal habría sido en ese instante: calcinado por las llamas sulfurosas de Satanás.

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El imperio de las guacamayas

El imperio de las guacamayas

Los partidos y movimientos políticos en Colombia han enfrentado una crisis institucional dentro de su organización, por ello se hiz...

Estamos dejando de ser nosotros

Estamos dejando de ser nosotros

  La globalización avanza a pasos agigantados y en su vorágine insaciable va engullendo sin remedio todo lo que siempre nos ha id...

Un aroma de paz nos llega desde La Habana

Un aroma de paz nos llega desde La Habana

Entre los abrojos espinosos del rencor y el odio, que por más de cincuenta años se ha sembrado en los campos y ciudades colombianas...

El emporio de la mediocridad

El emporio de la mediocridad

  No, no olvido cuando Tuto, siendo candidato a la alcaldía, dijo que convertiría a Valledupar en un Distrito Turístico, Cultura...

Editorial: La necesidad de una Red Cultural Departamental en el Cesar

Editorial: La necesidad de una Red Cultural Departamental en el Cesar

Con el inicio del V Mes del Patrimonio en Valledupar hemos vuelto a sentir el calor y las maravillas que ofrece la capital del Cesar. E...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube