Opinión

El sol y el agua son más que una metáfora

José Atuesta Mindiola

03/05/2018 - 06:35

 

 

El amor y el dolor son las dos expresiones humanas de mayor poder de convocatoria. El amor es un sol sin penumbra, que sin quemar ilumina los encantos de la vida. El dolor de la muerte es la sombra que aproxima los senderos de melancolía. 

El principio del amor es la palabra. Cada palabra tiene su propia luz; aunque existen otras que no alumbran, queman, y por eso merecen el destierro. El poeta utiliza palabras iluminadas que son puentes de reflexiones y diálogos, invitaciones a la defensa del pensamiento y la libertad. Los tiranos y los insensatos utilizan palabras oscuras y explosivas, trincheras para extender los abismos del caos.

La palabra iluminada es poesía, es música, es fiesta en el corazón y la memoria. El amor y el dolor son génesis de la poesía y el canto, y de todas las manifestaciones de Artes. La verdadera inspiración nace del asombro, de ese suceso o ese instante que estremece el alma.  En el cancionero vallenato son emblemáticas las canciones de amor por la mujer, por la amistad y por la tierra nativa, y también por el dolor que produce la muerte de un familiar, de un amigo o de un personaje. Una de las canciones vallenatas que mejor identifica los sentimientos colectivos a la amistad, es ‘Elegía a Jaime Molina’ del maestro Rafel Escalona

La pasión por la poesía popular y la música son las fuerzas que convocan a las personas para el Festival Vallenato. Razón tiene el escritor Leo Castillo al afirmar: “Ninguna manifestación folclórica de nuestra rica geografía colombiana ha levantado más el alma de los pueblos que el vallenato, y Rafael Escalona encarna la avanzada de su universalidad”. 

Por la calidad de sus obras, los compositores y los intérpretes logran convertirse en personajes de una región. Y cuando un personaje muere, la sombra del dolor se contagia de pesares y la solidaridad se abraza con la muchedumbre que peregrina en las calles. 

En estos días que se conmemoró el primer aniversario de la muerte del joven cantor Martín Elías, recordé el sepelio de Hernando Marín (7 de septiembre de 1999):  delegaciones de los pueblos del Caribe colombiano unidos por la magia de las canciones del cantor guajiro se confundieron en un inmenso rio humano para acompañarlo a su última morada, cementerio central de Valledupar. Ese dolor que produce el espejo penumbroso de la muerte nos hace más sensible al valor de las palabras, a su esencia vital que es la poesía. 

Hernando Marín, compositor de la poesía narrativa, personaje luminoso del canto y atleta incansable del folclor.  Él sabía que el sol y el agua son más que una metáfora, por eso cantó, y sigue cantando porque la poesía es invencible a la muerte: "Yo quisiera estar cerquita del cielo para jugar con el sol. Quisiera juntar el cielo y la tierra y unir las aguas de Dios".

 

José Atuesta Mindiola

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

1 Comentarios


Gloria Inés Orozco Torres 11-03-2020 09:27 AM

Que buen articulo cordial Saludo

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Desalineados con el entorno

Desalineados con el entorno

  Creo que todos, en algún momento de nuestras vidas, sentimos esa desazón interior que nos indica que no estamos sintonizados co...

Derecho a la siesta

Derecho a la siesta

Crecí en un ambiente donde hacer la siesta era de rigor. Con sus rituales, incluida la piyama. Y al mediodía, la hora histórica de l...

El Heredero de la grandeza de Leandro Díaz

El Heredero de la grandeza de Leandro Díaz

  A juicio de Simón Martínez Ubarnez, que tiene todo el derecho para opinar sobre qué debo y no debo hacer, por lo determinante ...

La paz con las FARC, la guerra con el ELN

La paz con las FARC, la guerra con el ELN

Decir que en Colombia se firmará la paz, es un eufemismo que ni en la casa de Nariño se lo creen, considerando que la guerra es otr...

Wastín, un turco en el pueblo

Wastín, un turco en el pueblo

Su padre, Miguel Chajín Hadat Assaz, oriundo de Zahle Líbano, llegó a Barranquilla por allá en 1902, vivió un tiempo ahí y, busca...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados