Opinión

Editorial: Un homenaje al homenaje

Redacción

28/04/2018 - 06:25

 

Carlos Vives en el desfile de piloneras / Foto: PanoramaCultural.com.co

 

Nunca se había vivido un homenaje de esta manera. La venida de Carlos Vives a Valledupar, en el 51º Festival que le ha sido dedicado, ha tenido el efecto de una lluvia refrescante, pero también de un zarandeo que despierta.

Hasta el pasado festival (el Rey de Reyes 2017), los homenajeados se habían acostumbrado a seguir la programación, acompañar y presenciar la gala en su honor, recibir y disfrutar de los aplausos, y agradecer la Fundación por la atención prestada. Sin embargo, Carlos Vives lo cambió todo.

Desde un principio, el cantante samario -el que más ha contribuido a la internacionalización del festival- se esforzó en sugerir y proponer. Los viajes que realizó antes del Festival fueron en esa dirección, y a consecuencia de ellos, la ciudad tomó medidas de cara a la óptima realización del evento.

Pero eso no fue todo. También durante la programación del festival, el cantante quiso estar en todo. No quiso limitarse con ser un invitado más en un conversatorio de académicos o ser elogiado en las canciones de la nómina de cantantes en el Parque de la Leyenda.

Carlos Vives llevó el paseo de Willy parranderos a su pueblo, se paseó en bicicleta por la ciudad, se fundió en la masa durante el desfile de las piloneras, se esmeró en preparar una verdadera obra de teatro sobre el Vallenato, encontró espacio para encontrarse con los niños, y luego disfrutó cada una de las noches y finales del Festival.

De esta manera, Carlos Vives revolucionó el concepto de homenaje, e hizo de la emoción y el agradecimiento cosas que van en las dos direcciones. Brindó ideas, fusionó conceptos artísticos (escena, música y canto), y rompió nuevamente el concepto de las generaciones. En resumidas cuentas, Carlos Vives hizo con el homenaje lo que hizo con su música: romper barreras y crear valor artístico.

Este 51º Festival Vallenato fue una verdadera fuente de placer estético y de contenido. Un gran aporte para pensar en cómo salvar la música vallenata de las garras que hoy la amenazan.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Una cosa llamada política

Una cosa llamada política

“Los cambios sociales no están a la vuelta de la esquina. No están al alcance de la mano en lo inmediato. Son una larga constr...

KZ Rock abre convocatoria para bandas de Valledupar y la región

KZ Rock abre convocatoria para bandas de Valledupar y la región

Un llamado entusiasta hacen los organizadores de ‘KZ Rock Festival’ a las bandas locales y nacionales a inscribirse en la edició...

Editorial: Balance de un año de Cultura en el Cesar

Editorial: Balance de un año de Cultura en el Cesar

El 2012 se termina y, como lo requiere el fin de un ciclo, es preciso entender cuáles han sido los avances, retos,  oportunidades y t...

Mejor, imposible

Mejor, imposible

No tengo la menor duda de que el propósito de internacionalizar la música vallenata y de llevarla no sólo a los países vecinos, sin...

El poder marea

El poder marea

Pensar que las alcaldías municipales son negocios familiares y que debe ser manejado al oscuro, olvidando los principios democrátic...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

El más romántico y revolucionario compositor

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube