Opinión

Entre la guerra y la paz

Diógenes Armando Pino Ávila

11/05/2018 - 07:15

 

Iván Roberto Duque Gaviria, más conocido como Ernesto Báez / Foto: El Espectador

 

Esta semana vi la entrevista que Vicky Dávila y su equipo le hizo a Iván Roberto Duque Gaviria, más conocido como Ernesto Báez (su alias de jefe paramilitar de las AUC). En dicha entrevista hubo varias cosas dignas de mencionar, una de ellas las respuestas del ex paramilitar, la forma como mira el panorama de los guerrilleros de la FARC recién reinsertados, la claridad que tiene sobre la guerra y sus consecuencias, la paz, la reconciliación y los acuerdos de La Habana.

La entrevista comienza inquiriendo por parte de los periodistas sobre el encuentro de Báez con Rodrigo Granda Escobar, más conocido como el Canciller de la FARC. en dicho acto se dio un abrazo y apretón de manos entre el exparamilitar y el exguerrillero. Ernesto Báez cuenta que inicialmente fue muy fría y llena de desconfianza pero que al final hubo la emoción sincera del abrazo. En este punto Vicky cambia de tema y lo invita a hablar de la entrega de armas por parte de la guerrilla de La FARC, a lo que Báez responde que se hizo bien, pues la guerrilla no estaba derrotada y que el hecho de dejar las armas fue un acto de Paz.

Vicky pregunta cuántos años estuvo el ex paramilitar en la cárcel, él responde que diez años, a lo cual Vicky suelta la perla que, si cree justo que mientras él pagó diez años de cárcel, Granda no ha pagado ni uno. La respuesta del ex paramilitar es sorprendente, dijo que antes hubiera sido muy injusto pero que hoy no, pues le parece que el gesto de desarme de la Farc es un gesto que hay que aplaudir, y recalca con esta otra perla, «no hay que olvidar que en este país es más fácil conseguir un fusil que entregarlo».

Andando la entrevista aclara que en cualquier parte del mundo un proceso de paz no apunta a meter a los actores del conflicto a la cárcel, sino que, antes, por el contrario, apunta es a sacarlos. Hay otras perlas dignas de mencionar tales como que muchos de los ex paramilitares en sus versiones han señalado a varios generales, coroneles y mandos medios de haber sido colaboradores y auspiciadores del paramilitarismo lo mismo que políticos colombianos, pero que ni un solo periodista se había tomado el trabajo de investigar en esas versiones algo que ayudara al esclarecimiento de la verdad.

Podría seguir mencionando apartes curiosos y contundentes de la entrevista, pero por espacio y tiempo se me dificulta, es bueno resaltar de esta entrevista las palabras mesuradas, pensadas y apuntando a la paz de parte de Báez en contraste a la incomodidad que trataba de disimular Vicky Dávila y el tono fuerte que les ponía a sus preguntas, no sé, la percepción que tuve fue la de que ella hubiera preferido un discurso de odio por parte del ex paramilitar y obtuvo todo lo contrario, un análisis reposado y conciliador.

Las palabras de Ernesto Báez contrastan también con las que uno encuentra en los medios de comunicación (noticieros, entrevistas, noticias, columnas de opinión) donde se sigue destilando el veneno del odio en una soterrada campaña de no dejar que cierren las heridas que ocasionó esta confrontación fratricida que ha padecido Colombia por más de cincuenta años. Considero que esta actitud de periodistas y medios no obedece al deseo de informar, sino que por el contrario obedece a la sistemática campaña de desinformar y manipular que desde siempre ha prevalecido en los medios de información con intereses oscuros que hacen negocios en y con la guerra.

Estas palabras de Báez contrastan con el discurso de los candidatos que anuncian «hacer añicos los acuerdos de paz de La Habana» y de los que piden «mano dura» para los ex guerrilleros, sabiendo que en Colombia eso de mano dura se traduce a «mano negra» con sus terribles y nefastas consecuencias. Están, es bueno reconocer, los que claman porque el proceso de paz llegue a feliz término, algunos como el Dr. De La Calle que lo defiende abiertamente o como Petro que lo hace a su estilo y Fajardo que con tibieza no toma decisión «ni fu ni fa»

Estas palabras de un hombre que hizo la guerra, que ordenó muertes de inocentes, que propició el odio y el exterminio sobre los que pensaban diferentes, de un hombre que desplazó y despojó a campesinos y pequeños propietarios de tierras, pero que tuvo «los cojones» de salir a guerrear y a combatir las guerrillas contrasta con los sembradores de odio y adoradores de la muerte que pululan en las redes sociales pidiendo sangre como si la muerte entre hermanos se tratara de una corrida de toros. Contrasta con los descerebrados que señalan de guerrilleros a los que claman por la paz, pues en sus retorcidos cerebros pedir la paz la asemejan como una arenga de combate y simpatías por las guerrillas.

Contrastan las palabras de Iván Roberto Duque Gaviria alias Ernesto Báez con las ridículas poses guerreristas de quienes nunca han oído tronar un fusil y siguen pidiendo guerra.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

A proteger el vallenato clásico

A proteger el vallenato clásico

Con la expedición de la Resolución 1321 del 26 de Mayo del presente año, mediante la cual “se incluye la música vallenata tradici...

El príncipe Barba Azul

El príncipe Barba Azul

Las fechas de cumpleaños tienen algo en particular cuando aquellos que cumplen habitan la sala de tu alma, se agolpan cual álbum en d...

No ser como Underwood

No ser como Underwood

Creo que casi siempre las sugerencias espontaneas son inutilizadas por el ego. Es difícil conseguir que una persona cambie su forma ...

¿Habrá un legado en la Revolución cubana?

¿Habrá un legado en la Revolución cubana?

Una respuesta certera es difícil para un mundo global que se debate en el fracaso, una y otra vez, de sus incontables ensayos econó...

La manipulación política

La manipulación política

  La campaña política para las presidenciales del periodo 2018-2022 ha estado plagada de una cantidad de hechos curiosos que van ...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados