Opinión

Los jóvenes y las universidades públicas en el Cesar

Karla Tatiana Guerra

25/07/2018 - 06:05

 

Los jóvenes y las universidades públicas en el Cesar
Universitarios del departamento del Cesar / Foto: Agencia de Noticias UN

En el Cesar son cerca de 297.548 jóvenes, de los cuales 152.303 son hombres y 145.245 mujeres; según datos del Gobierno Nacional para el 2018. Sin embargo; el panorama económico y educativo de esta población es preocupante producto de la economía informal que, hoy por hoy, sostiene a estas familias, economía creada y desarrollada mediante un sistema económico que convirtió un departamento agrario en un departamento minero. Un departamento que dejó de producir 120.000 Hectáreas de algodón para recibir un millón de pesos al año por regalías directas, cifra revelada en un Consejo de Gobierno Municipal, hablamos de la misma minería que tiene un costo social y ambiental grandísimo.

Cerca de 297.548 jóvenes enfrentan el drama de una política nacional y departamental que no gobierna para ellos, cerca de 297.548 jóvenes que consideran que para entrar a la universidad pública más importante del departamento -la UPC-, tienen que ganarse la lotería. Gracias a esas políticas nacionales y departamentales se ha difundido que estudiar es un privilegio de unos cuantos y no el derecho de todos. Debido a esto, se alejan cada vez mas de sus sueños de acceder a la educación superior, sin mencionar el drama de la mayoría de los cesarences con las deudas en créditos educativos.

Desde hace muchos años estos gobiernos vienen sacando pecho sobre la creación de una sede de la Universidad Nacional (la universidad más importante del país) en el Cesar. A esto le hicieron publicidad amplia; incluso muchos hicieron la pasada campaña electoral al congreso y presidencia con eso como bandera. Pero nunca le dijeron a los cerca de 297.548 jóvenes que todos los días vienen trabajando para desmejorar las condiciones económicas de sus familias lo que en consecuencia los aleja cada vez mas de acceder a la educación superior.

Lo que no le han dicho es que no existe certeza de que esta sede pueda mantenerse en el tiempo; tampoco les han dicho que, actualmente, a la Nacional le faltan $84.000 millones de pesos para funcionar, sin incluir los costos de la sede Cesar que están avaluados en $62.688 millones de pesos, ni les han explicado que crear sedes sin base presupuestal desfigura la calidad educativa. No mencionan que los aportes del Gobierno a la Universidad Popular del Cesar solo cubren el 47% de los recursos y por ende sólo el 15% de los docentes de la UPC son de planta y que le faltan anualmente cerca de $36.000 millones para funcionar, lo que nunca les dijeron a estos jóvenes es que con los recursos necesarios para abrir la sede Cesar de la Universidad Nacional podría crearse otra Universidad Popular del Cesar que beneficiaría a 3 veces más estudiantes de la región.

Según un análisis hecho por el BID, la exclusión laboral en américa latina empuja al 21% de los jóvenes fuera del mercado del trabajo y de las aulas, y producto de esto en Colombia uno de cada cuatro jóvenes se encuentra entre los NI-NI-NIS, denominación utilizada por el BID para caracterizar a quienes ni estudian, ni trabajan y ya ni siquiera buscan empleo. ¿Saben los jóvenes cesarences que la tasa de desempleo juvenil en el Cesar es del 16 %?, ¿Que menos de la mitad de los 297.548 jóvenes están terminando la educación media?, ¿Que solo una tercera parte de los que logran terminar la educación media entran a una institución de educación superior?, ¿Que solo una reducida franja de esta tercera parte terminará satisfactoriamente sus estudios?,¿Que la mayor parte de los 297-548 terminará su proyecto de vida en la economía del rebusque?

Los jóvenes tienen una responsabilidad grandísima con el país, los jóvenes de hoy son a los que ayer ustedes les dijeron son el futuro. ¿Éste es el futuro que les legaron? Un futuro con unas cifras alarmantes, pero no es para caer en el desánimo y la tristeza, no es para ponerse a llorar, es para replantear el país y los departamentos que le piensan dejar a los niños de hoy, a los jóvenes del futuro.

Los jóvenes tienen que organizarse y participar en política, tienen que desarrollar un pensamiento crítico, si eso no se hace no hay futuro, tienen que salir a decir bienvenidas todas las Universidades que quieren llegar al Cesar; pero venga gobierno Nacional y garantice que la Sede de la Nacional en el Cesar pueda ser igual de buena que la sede en Bogotá, tienen que salir a decir venga Gobernación que los bloques de la UPC se inundan cuando llueve, venga gobierno y financie adecuadamente las universidades públicas, mire gobierno que los bloques de las Universidades Publicas en todo el País se están cayendo.

La calidad amerita esfuerzos y las universidades garantías académicas, democráticas y financieras. Sin educación no podemos hacer de Colombia un mejor país.

 

Karla Tatiana Guerra Corpas

Estudiante del programa de Derecho en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UPC y edil de Valledupar por el PDA.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

50 años del Cesar (VII): El país vallenato, un mito que hay que desmontar

50 años del Cesar (VII): El país vallenato, un mito que hay que desmontar

  Desde hace algún tiempo, se viene impulsando la idea “traída de los cabellos” de la existencia de un tal “País vallenato...

Esa violenta música vallenata

Esa violenta música vallenata

Un reciente trabajo académico me llevó a escuchar clásicos de la música vallenata y éxitos recientes. En más de una ocasión, me ...

La naciente ciudad fariana

La naciente ciudad fariana

“Con el dinero se puede fundar una casa espléndida, pero no una familia dichosa.” Considerando un hecho, la firma del acuerdo p...

No todos los saludos valen tanto

No todos los saludos valen tanto

En la pasada entrega de la revista Semana, el polémico y controvertido hombre de la farándula vallenata Álvaro Álvarez –más cono...

El Papa negro

El Papa negro

Diríase que falló todo pronóstico. Nadie esperó, y mucho menos vaticinó, la gratísima sorpresa que nos dio el Cónclave. De hecho...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

La tendencia de la nueva ola en el Vallenato

Nicolás Méndez Galvis | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados