Opinión

¿Qué está pasando en los festivales? (Parte I)

Jorge Nain Ruiz

10/08/2018 - 06:00

 

¿Qué está pasando en los festivales? (Parte I)

De manera reciente he visitado varios de los festivales vallenatos que se realizan en el territorio nacional, y quiero compartir con ustedes algunas virtudes y avances, como también errores y retrocesos que he advertido, tanto en la organización de los eventos, como en los participantes de los mismos.

En algunos municipios, como es el caso de El Paso (Cesar), las autoridades locales se han adueñado de los festivales: son los alcaldes de turno quienes ponen y quitan presidentes y a los directivos de las fundaciones organizadoras. Esto hace que predomine la politiquería y el clientelismo, en detrimento de un factor importante en estas organizaciones, y consiste en que quienes la presidan conozcan por dentro la música y sus vericuetos, y que ojalá tengan algo de experticia en este tipo de eventos. Como en toda actividad de la vida, se requiere un mínimo de conocimientos sobre un tema para liderarlo y sacarlo adelante.

La corrupción sigue reinando en muchos festivales, en algunos, los actos delictivos provienen de los mismos organizadores, quienes direccionan a miembros del jurado para lograr su objetivo. En otros casos, son músicos y supuestos ‘expertos en vallenato’ quienes se hacen nombrar jurados, y llevan ya el nombre del ganador sin interesar para nada la calidad musical del mismo. También se da el contubernio entre directivos y jurado, quienes terminan repartiéndose el botín o la coima que le exigen o le reciben a los participantes.

Pero la corrupción también viene por parte de los mismos concursantes, quienes viven haciendo lobby y averiguando quienes son los jurados para abordarlos e intentar sobornarlos. Definitivamente, éste es un flagelo muy difícil de erradicar.

En el festival ‘Panche de Acordeones’, que se realiza en Nocaima (Cundinamarca), la Fundación organizadora mantiene su independencia, y el alcalde, si bien apoya el evento, no se le ve intercediendo en decisiones de la organización, lo cual me parece muy positivo. Allí se realiza cada año un conversatorio, evento académico-folclórico digno de imitar por muchos otros certámenes.

Ya es hora que los festivales reglamenten la participación de algunos acompañantes. He observado que algunos cajeros, guacharaqueros y cantantes acompañan a casi todos los acordeoneros participantes, así las cosas, ya no se califica el conjunto completo, sino sólo el acordeonero porque los acompañantes son los mismos.

Son muchos los acordeoneros, especialmente en las categorías infantil y juvenil que no saben cantar, sin embargo, se atreven, y muchas veces lo hacen fuera del tono o sin medida, lo cual les resta puntaje porque se pierde la armonía del grupo. En fin, hay tantas cosas que decir sobre lo que está pasando en los festivales vallenatos, que amerita otra entrega sobre el tema.

 

Jorge Nain Ruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Diáspora y génesis afrocaribeña (VI): Búsqueda de identidad

Diáspora y génesis afrocaribeña (VI): Búsqueda de identidad

Para Leopoldo Zea en “El pensamiento latinoamericano” (1965), la historia y el pasado son factores trascendentales en la construcci...

Consecuencias de un ‘Claro’ monopolio

Consecuencias de un ‘Claro’ monopolio

Muchas molestias a los usuarios de Claro produjo la caída del servicio el pasado 25 de septiembre, haciendo que por varias horas colap...

Colombia, un país sin justicia

Colombia, un país sin justicia

El artículo 1 de nuestra constitución política reza que Colombia es un estado social de derecho, lo que nos plantea la búsqueda d...

El Cesar prestado

El Cesar prestado

Después de 51 años de vida administrativa en el departamento del Cesar, se han dicho mil cosas, otras se olvidaron. Siempre hay una ...

Santo Tomás de los Besotes y las odas

Santo Tomás de los Besotes y las odas

Soy del verso, la añoranza, del tirano, la pasión, soy el ocaso de un Dios, sobre un crisantemo blanco. Es un fragmento de la c...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados