Opinión

Crónicas de un gobierno maquiavélico

Diógenes Armando Pino Sanjur

24/08/2018 - 06:05

 

Crónicas de un gobierno maquiavélico

Sucedió una vez, durante unos diálogos para lograr la deposición de las armas de un grupo violento, para alcanzar un proceso de paz y el fin del conflicto con una guerrilla que venía adelantando incursiones violentas y terroristas por más de 50 años que los líderes políticos decidieron polarizar el país y dividirlo entre los ideales de izquierda y derecha.

Esta diferencia y rivalidad llegó a su clímax en las elecciones para escoger el futuro gobernante del país. Se vendió la idea a sus habitantes que escoger una fuerza política era patrocinar el incremento de la guerra y que, por el contrario, votar por la otra opción era llevar al país a la hecatombe económica, social y administrativa.

Se utilizó como estrategia de campaña infundir miedo, inculcarle al pueblo terrorismo mediático, que se vendrían expropiaciones, totalitarismo, impunidad y que, con la otra opción, llegaría el resurgir de la patria, no se incrementarían los impuestos, elevarían los salarios a la clase trabajadora, garantizarían la seguridad, la confianza inversionista trayendo con esto bienestar, progreso y desarrollo para todos.

Pero vaya sorpresa, acabada la campaña y ejerciendo el mandato comienzan a develarse las verdaderos planes y políticas del nuevo gobierno con la intención de incrementar las tarifas de energía para una región para garantizar un mejor servicio, sin importar que esta empresa tuvo que ser intervenida, se le pretende premiar y trasladar a los usuarios su mal manejo y deficiencias.

Demostrando su demagogia de campaña, anuncian aumento de impuestos a las personas naturales y su reducción a las empresas, incumpliendo su promesa de no subir los impuestos y golpeando de manera drástica los bolsillos la clase media, retribuyendo a los grandes empresarios quienes financiaron su campaña por medio de la expropiación del bienestar y mejores condiciones de vida del pueblo.

Como si fuera poco, se adorna el pastel de medidas con la noticia que habrá más recortes de subsidios a sus conciudadanos, especialmente en cuanto al pago de pensiones y a los beneficios en el sector salud, sin tener en cuenta que el sistema pensional y de salud del país son de los más críticos, donde a las personas les he imposible pensionarse y donde a diario meren por el pésimo sistema de salud.

Nos ilusionan con una renovación y cambios en la política, caso contrario en la primera decisión de importancia, salen 3 expresidentes demostrando su egocentrismo y poder, mediante una reunión envían un mensaje tajante al pueblo, los errores políticos del pasado no perdonan, seguiremos injiriendo en las decisiones trascendentales del país y somos los dueños de los partidos políticos.

El pueblo sumergido en su letargo, encandilado por la polarización, no dimensiona la magnitud de las decisiones y acontecimientos presentados, por el contrario, con argumentos sesgados y sin base sólida las justifican, culpando al anterior gobierno de las medidas tomadas, sin tener en cuenta que este gobernante nos planteó unas propuestas y puso a consideración un plan de gobierno, el cual lo obligaba a conocer de fondo la situación financiera, administrativa, social y política del país, para poder proponer soluciones, de lo contrario nos llenó de falacias, haciendo creer que en su gobierno nos convertiría en el país de las maravillas. Dios permita y despertemos algún día aliviados, comprendiendo que solo fue una terrible pesadilla.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Reconciliación política

Reconciliación política

Bajo el título de “La primera reconciliación es política”, el artículo de León Valencia, aparecido en  El Espectador del do...

La Cultura: ¿Cenicienta o desafío?

La Cultura: ¿Cenicienta o desafío?

  La Ley General de Cultura, Ley 397 de 1997, acogió la definición de cultura propuesta por la UNESCO: “en su sentido más ampl...

En Colombia, el voto de los muertos es válido

En Colombia, el voto de los muertos es válido

No es extraño que esta práctica macabra, en todo el sentido de la palabra, tenga en nuestro país un puesto reservado cada vez que ...

Los “Mampanos” deben cuidarse

Los “Mampanos” deben cuidarse

Durante los años 80, en la época dorada del vallenato, existía en el Cesar y la Guajira cinco agrupaciones a las que se debía res...

Con la fuerza de la opinión

Con la fuerza de la opinión

  Hace unos meses suspendí mi columna de opinión para ocuparme a plenitud de mi candidatura al Concejo Municipal de Valledupar por ...

Lo más leído

La historia detrás de la canción “La piragua” de José Barros

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El Vallenato protesta (I)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Internet: identidad e impacto cultural

Antonio Ureña García | Tecnología

El Vallenato de Rafael Escalona

Darío Blanco Arboleda | Música y folclor

El Vallenato protesta (II)

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Mil sustantivos, una locura sabia del Ángel bohemio

Carlos Llanos Diazgranados | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados