Opinión

Crónicas de un gobierno maquiavélico

Diógenes Armando Pino Sanjur

24/08/2018 - 06:05

 

Crónicas de un gobierno maquiavélico

Sucedió una vez, durante unos diálogos para lograr la deposición de las armas de un grupo violento, para alcanzar un proceso de paz y el fin del conflicto con una guerrilla que venía adelantando incursiones violentas y terroristas por más de 50 años que los líderes políticos decidieron polarizar el país y dividirlo entre los ideales de izquierda y derecha.

Esta diferencia y rivalidad llegó a su clímax en las elecciones para escoger el futuro gobernante del país. Se vendió la idea a sus habitantes que escoger una fuerza política era patrocinar el incremento de la guerra y que, por el contrario, votar por la otra opción era llevar al país a la hecatombe económica, social y administrativa.

Se utilizó como estrategia de campaña infundir miedo, inculcarle al pueblo terrorismo mediático, que se vendrían expropiaciones, totalitarismo, impunidad y que, con la otra opción, llegaría el resurgir de la patria, no se incrementarían los impuestos, elevarían los salarios a la clase trabajadora, garantizarían la seguridad, la confianza inversionista trayendo con esto bienestar, progreso y desarrollo para todos.

Pero vaya sorpresa, acabada la campaña y ejerciendo el mandato comienzan a develarse las verdaderos planes y políticas del nuevo gobierno con la intención de incrementar las tarifas de energía para una región para garantizar un mejor servicio, sin importar que esta empresa tuvo que ser intervenida, se le pretende premiar y trasladar a los usuarios su mal manejo y deficiencias.

Demostrando su demagogia de campaña, anuncian aumento de impuestos a las personas naturales y su reducción a las empresas, incumpliendo su promesa de no subir los impuestos y golpeando de manera drástica los bolsillos la clase media, retribuyendo a los grandes empresarios quienes financiaron su campaña por medio de la expropiación del bienestar y mejores condiciones de vida del pueblo.

Como si fuera poco, se adorna el pastel de medidas con la noticia que habrá más recortes de subsidios a sus conciudadanos, especialmente en cuanto al pago de pensiones y a los beneficios en el sector salud, sin tener en cuenta que el sistema pensional y de salud del país son de los más críticos, donde a las personas les he imposible pensionarse y donde a diario meren por el pésimo sistema de salud.

Nos ilusionan con una renovación y cambios en la política, caso contrario en la primera decisión de importancia, salen 3 expresidentes demostrando su egocentrismo y poder, mediante una reunión envían un mensaje tajante al pueblo, los errores políticos del pasado no perdonan, seguiremos injiriendo en las decisiones trascendentales del país y somos los dueños de los partidos políticos.

El pueblo sumergido en su letargo, encandilado por la polarización, no dimensiona la magnitud de las decisiones y acontecimientos presentados, por el contrario, con argumentos sesgados y sin base sólida las justifican, culpando al anterior gobierno de las medidas tomadas, sin tener en cuenta que este gobernante nos planteó unas propuestas y puso a consideración un plan de gobierno, el cual lo obligaba a conocer de fondo la situación financiera, administrativa, social y política del país, para poder proponer soluciones, de lo contrario nos llenó de falacias, haciendo creer que en su gobierno nos convertiría en el país de las maravillas. Dios permita y despertemos algún día aliviados, comprendiendo que solo fue una terrible pesadilla.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Valledupar, tu cielo tiene…

Valledupar, tu cielo tiene…

De pronto, hizo una señal con las manos, dio gracias a la concurrencia e invitó a subir un poco el volumen, mientras el jilguero Jorg...

Política y religión

Política y religión

He dejado reposar el tema de religión y política hasta que pasara todo este maremágnum electoral, dimes y diretes entre todas las te...

¿Lo estamos haciendo bien?

¿Lo estamos haciendo bien?

Muchos creerán que escribir una columna de opinión es tan sencillo como sentarse frente a un computador, escoger un título que cau...

El vallenato: una mirada a la posteridad

El vallenato: una mirada a la posteridad

Al acercarse la fiesta que refleja el vasto patrimonio cultural e histórico de Valledupar y sus alrededores, muchos se preguntan cuál...

Editorial: Leer es mi cuento en vacaciones

Editorial: Leer es mi cuento en vacaciones

Para el que ha descubierto las virtudes de la lectura, todo momento en presencia de un libro es maravilloso. En la madrugada, antes d...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube