Opinión

Un país sin palabra, valores y principios, eso somos

Diógenes Armando Pino Sanjur

30/08/2018 - 20:50

 

Un país sin palabra, valores y principios, eso somos

Nací en un pueblo hermoso, tranquilo, detenido en el tiempo, a orillas del Magdalena. Nací allí, donde Dios puso un manatí para que despertara a Fermina Daza en el amor en los tiempos del cólera, donde mis antepasados honraban la palabra, le daban mucho valor, y los valores y principios éticos y morales eran fundamentales para magnificar el prestigio y dignidad de las personas.

Desafortunadamente, con el transcurrir del tiempo he notado como se ha desvalorizado la palabra. No existe responsabilidad, entereza, compromiso y seriedad con lo expresado. Es muy común que la gente cambie de opinión de un momento a otro, incumpla lo pactado o quiera retractarse de lo afirmado.

Los colombianos no rechazamos ni llegamos a sentir asombro si algún personaje renuncia y posteriormente simplemente reversa su decisión, que acuerde la realización de un acto democrático y después lo deslegitime, o recuse a sus jueces y posteriormente por arte de magia pretenda retirarla sin estupor y con la justificación y beneplácito de muchos.

Nosotros celebramos y catalogamos de histórica la supuesta reunión de tres grandes personajes de nuestra vida política, quienes manifiestan que de la confrontación están pasando a la reconciliación, pero no analizamos y cuestionamos por qué dos de estos personajes no deponen sus odios y rencores, apoyando la reconciliación nacional, que permitan que consolidemos una verdadera paz y acabemos con la polarización que nos destruye y no nos deja construir un mejor país.

Lo mismo ocurre con los valores y principios éticos y morales, los cuales en los últimos años se han invertido, generando una descomposición social que nos ha sometido ante la corrupción, la cual nos ha coartado la posibilidad de garantizar el bienestar y mejoramiento de las condiciones de vida de nuestros conciudadanos, condenándolos a la pobreza, violencia, desigualdad, adicción a las drogas, desempleo, entre otros.

Es común criticar, adelantar propuestas y acciones que vayan encaminadas a erradicar la corrupción, pero al momento de elegir a nuestros gobernantes exigimos beneficios y prebendas en aras de depositar nuestra decisión a su favor y garantizar su elección, mientras que cuando existen jornadas democráticas de gran interés para la nación es poca o nula la participación por la falta de estímulo económico.

Hemos magnificado la vida fácil. La obtención de fortuna sin merecimiento y de manera ilícita hace carrera. Además, el estereotipo de películas, series o novelas de narcotraficantes, terroristas o prepagos sin medir las consecuencias que estos contenidos llegan a nuestros niños, en muchos casos sin la orientación de sus padres, causan un desorden psicológico y una visión errada y peligrosa del mundo.

Pretendemos delegar o trasladar nuestro deber moral y de padres de educar a nuestros hijos en principios y valores a docentes y particulares, olvidándonos que somos nosotros con nuestro ejemplo y acciones que debemos cimentar unos pilares fundamentados en el respeto, responsabilidad, honestidad, gratitud, humildad, sensibilidad o solidaridad que permitan formar un ser humano de bien.

Si queremos un verdadero cambio y construir un país más justo, equitativo y con oportunidades es necesario regresar al pasado, dándole valor a la palabra, reafirmando desde nuestros hogares los valores y principios éticos y morales a nuestra juventud. De lo contrario, seguiremos sumidos en la degradación social, política y familiar en la que vivimos y que nos ha traído mucho dolor y desgracias.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El pico y placa: ¿medida ambiental o cortina de humo?

El pico y placa: ¿medida ambiental o cortina de humo?

Ni el pico y placa en las mañanas y en las noches, ni el día sin carro, ni la campaña de solo bicicleta o rutas verdes van a limpi...

¿La Globalización como mal menor?

¿La Globalización como mal menor?

  En nuestro anterior artículo, titulado “¿Comienza una “nueva era?” reflexionábamos sobre el shock que para buena parte d...

Aguachica se detuvo en el tiempo

Aguachica se detuvo en el tiempo

En el año 2012, Aguachica me abrió sus puertas, me brindó la oportunidad de desempeñarme laboralmente, y, desde ese momento, la cal...

¡Apareció el avión en Colombia!

¡Apareció el avión en Colombia!

“La aviación en si no es peligrosa; pero como el mar castiga severamente las incapacidades y la negligencia”. Reflexión popular ...

El poder de la mujer

El poder de la mujer

  En medio de la discusión provocada en el país cuando el Juez 22 administrativo del circuito judicial de Bogotá, Luis Octavio M...

Lo más leído

Por una cultura de la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Germán Espinosa, un escritor patrimonio de la humanidad

Winston Manrique Sabogal | Literatura

Servir es la mejor obra

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube