Opinión

Jairo Tapia Tietjen

Donaldo Mendoza

05/09/2018 - 23:50

 

Jairo Tapia Tietjen
El profesor Jairo Tapia Tietjen / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.co

 

Jairo murió el 27 de agosto pasado, en olor de literatura, que es una de las mejores maneras de morir. Y para refrendar ese acierto final, murió de corazón; como un apagarse mientras se cierra el telón; en fin, la vida con sus vicisitudes es una obra teatral.

En una entrevista, el escritor Eduardo Caballero Calderón dijo que él no imaginaba a una persona jubilada y retirada sin el hábito de la lectura; esa carencia es un verdadero salto al vacío, un limbo existencial. Jairo adelantó en vida su salvación, porque si alguien pudiera jactarse de leer, como un rito diario, ese fue nuestro amigo Jairo. Ocupaba las horas en leer: leía libros, leía revistas, leía en internet; leía en el estudio, leía en la terraza de la casa… Hizo de cada lugar un paraíso, donde no podía faltar otra de sus grandes aficiones: los viejos vallenatos y la música del Caribe, especialmente el son y el bolero.

Y fueron precisamente la literatura y la música los bálsamos que le ayudaron a sobrellevar los quebrantos de salud en los últimos meses. En efecto, en esa circunstancia, la lectura y la escritura fueron balsámicos paliativos: “leyó y escribió como nunca”, nos ha comentado su hermana Elvira. Para la revista Integración, de la Fundación APROCODA, de la cual fue su director y animador permanente, escribió el que, intuía, sería su último artículo: “La lectura, un mundo incomparable”, y es que, acaso, ¿podría ser otro el título?

Como Amaranta, memorable personaje de Cien años de soledad, que hacía la cuenta regresiva de sus días en cada puntada de su mortaja, Jairo dejó en prensa la edición 33 de la revista Integración, su obra maestra de cada año. Esta vez fue riguroso en la selección de algunos artículos. Se interesó por dos que, leídos ahora, parecen manuales para la buena muerte: “En diálogo con Krishnamurti” y un texto del artista y escritor payanés Rodrigo Valencia Quijano. Me lo imagino atento y reflexivo, con las últimas líneas: “asumir el hecho real de que ‹‹para vivir hay que morir: morir cada día en todas las acumulaciones››”. Pero, sin duda, el texto que llegó a la sensibilidad de Jairo, publicado también en Integración, es la prosa poética del payanés Rodrigo Valencia Quijano: “Ausencia inexorable”, que tiene el aliento de una oración, y para Jairo una epifanía: “No tengo un rostro hermoso para ti… los siglos crucificaron cada una de las esquinas de mi carne; mis túnicas rasgadas dan testimonio de mi próxima muerte”. Cuando se lo comenté al maestro Valencia, hizo un gesto con los ojos, y me dijo: “Interesante, a la vez que extraño. Las vidas se entretejen, hay hilos comunicantes, sutiles maniobras que unen a los seres”.

Una mini biografía nos dice que “Colnal–Jairo–Codazzi parecían una sola esencia. Luchador incansable por mantener a Codazzi como referente de cultura en el Cesar. Del Colnal, Jairo era pasado y presente; pasado, porque hizo parte de los 14 estudiantes que se matricularon en 4º de bachillerato en 1968; presente, porque con la revista Integración, linterna de APROCODA, mantuvo vivo el cordón umbilical de los exalumnos con el glorioso Colegio Nacional “Agustín Codazzi”.

Gloria eterna a Jairo, en su segunda salvación.

 

Donaldo Mendoza

1 Comentarios


Magdalena Villalba G 07-09-2018 07:29 PM

Los recuerdo en la mente de cada ser, nos hace inborrable y enterno. Así eres tu Jairo eterno porque vivirás en el recuerdo de todo un pueblo al que nunca permitiste que se apagara su cultura, en el que sembraste la semilla del amor por la lectura.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Soñamos con la paz

Editorial: Soñamos con la paz

Algunas palabras pierden su significado con el tiempo, al ser usadas fuera de su contexto. En Colombia, la paz ha sido durante muchos a...

El príncipe Barba Azul

El príncipe Barba Azul

Las fechas de cumpleaños tienen algo en particular cuando aquellos que cumplen habitan la sala de tu alma, se agolpan cual álbum en d...

Tregua para desterrar la guerra

Tregua para desterrar la guerra

La violencia y la inseguridad en las ciudades es consecuencia del conflicto armado que desde muchos años viene azotando a nuestro paí...

Aplausos para los hombres

Aplausos para los hombres

Aplausos para aquellos hombres que se atreven a salvarse de la opresión de ser replicadores del machismo, a los que asumen roles de ...

Se nos fue otro grande, Julio Rojas Buendía

Se nos fue otro grande, Julio Rojas Buendía

En los diez años que llevamos escribiendo ininterrumpidamente esta columna nos ha tocado despedir a un gran número de los más conn...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

Síguenos

facebook twitter youtube