Opinión

Ley del Repentismo, otra norma muerta

Jorge Nain Ruiz

06/09/2018 - 22:00

 

Ley del Repentismo, otra norma muerta
Piqueria juvenil en un festival / foto: Archivo Panoramacultural.com.co

Pocas personas en Colombia saben que existe una Ley del Repentismo, y que esta tiene ya más de diez años de vigencia, pero como tantas otras leyes, se mantiene en el anonimato, y como si esto fuera poco, su concreción y efectos son completamente nulos. 

El Congreso de la Republica expidió la Ley 1174 de 2007, con una rimbombante exposición de motivos que reza: “por el cual se declara el repentismo como patrimonio artístico, social y cultural de la Nación”. No se trata sólo de la piqueria, la trova paisa o el contrapunteo llanero, se trata de promover por intermedio del Ministerio de Cultura la investigación, el estudio y la difusión de los diferentes géneros del repentismo, así como el desarrollo de políticas para incentivar y estimular a las personas y entidades que se dediquen a cultivar la improvisación popular.

El legislador le otorgó un plazo de tres meses al Gobierno Nacional para reglamentar la mencionada Ley, y apropiar los recursos para su ejecución, pero hasta el sol de hoy, todavía nada. Entre las preguntas que surgen, tenemos: ¿Cuáles géneros del repentismo se han beneficiado de la Ley? ¿Cuántos y cuáles eventos promotores del repentismo se han implementado en el país después de entrar en vigencia la Ley? ¿Cuántos repentistas de cualquier género se han visto beneficiados con la expedición de esta Ley?

Ignoro si el Festival de la Leyenda Vallenata recibió por parte del Ministerio de Cultura algún apoyo económico para crear en la reciente versión del festival la categoría de Piqueria Infantil, que sin duda es el más grande avance y apoyo al repentismo que se le haya podido brindar en toda la historia. Ese ejemplo ya lo han seguido otros festivales, y es la primera piedra para la renovación de la piqueria como importante modalidad del repentismo en Colombia.

En columnas anteriores he planteado que los repentistas de Colombia en todos los géneros deberían implementar algún tipo de medidas que los acerquen, para que unidos puedan trazar estrategias que los conduzcan a mejorar sus condiciones de vida; no hay derecho que artistas que han entregado toda su vida a un género cultural como este, se enfermen y no tengan algún tipo de seguridad social, y lo que es peor, muchos de ellos llegan a sus últimos años de vida en la absoluta miseria, sin que entidad pública o privada alguna haga algo por compensarle las alegrías que le han brindado a la nación con sus versos durante toda una vida.

Colofón: El repentista, Rey Vallenato de la Piqueria y ganador en tantos festivales en Colombia, José Luis Villero, recientemente tuvo un accidente grave y se recupera gracias a Dios, a los esfuerzos propios y de su familia. Los artistas, al igual que los deportistas en este país son tratados como ciudadanos de segunda. A otros, ni les pagan los premios que obtienen con tanto esfuerzo en los festivales.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Un grito en el desierto

Un grito en el desierto

Por los años 70, principios de la época dorada de nuestra música vallenata, el gran Alberto “Beto” Murgas le entregó a Juan P...

Editorial: La necesidad de una Red Cultural Departamental en el Cesar

Editorial: La necesidad de una Red Cultural Departamental en el Cesar

Con el inicio del V Mes del Patrimonio en Valledupar hemos vuelto a sentir el calor y las maravillas que ofrece la capital del Cesar. E...

El mosquito y el alcalde

El mosquito y el alcalde

En Tamalameque desde siempre ha habido zancudos y no cualquier zancudo, los nuestros son mosquitos grandes, feroces, zumbadores, astu...

Los compositores y el Festival

Los compositores y el Festival

Los concursantes son el alma del Festival,  todos los años, en la última semana del mes de abril, acuden en un ritual de peregrinaci...

Una parranda sin alcohol, una alta dosis de alegría

Una parranda sin alcohol, una alta dosis de alegría

  Desde que mi compadre Juan me llamó de Cartagena y me dijo que venía para Valledupar, me dispuse a preparar la parranda que íb...

Lo más leído

Diana Burco: una historia nominada

Fabrina Acosta Contreras | Música y folclor

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Carta abierta a Récords Guinness

Andy Romero Calderon | Opinión

Fiestas, cultura popular y educación

Diógenes Armando Pino Ávila | Educación

Un festejo por la vida, bajo el universo mágico de la tambora

María Ruth Mosquera | Música y folclor

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Coloquios de escritorio

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube