Opinión

Valledupar necesita de su nueva generación

Camilo Pinto Morón

09/09/2018 - 16:50

 

Valledupar necesita de su nueva generación
Estudiantes universitarios del departamento del Cesar / Foto: Archivo PanoramaCultural.com.co

A finales del mes de agosto, el Centro de Estudios Socioeconómicos y Regionales (CESORE), en cabeza de Fernando Herrera Araújo y Juan Manuel Monroy, presentó el informe ‘Panorama de la Juventud en Valledupar y el Cesar’, un documento en el que con una metodología práctica se abordan temáticas vigentes de ese eje como la demografía, el desempleo juvenil, la salud sexual y reproductiva, la cobertura y la calidad de la educación, el emprendimiento y el activismo social. 

Según el DANE, en la capital cesarense hay 133 mil jóvenes entre 15 y 29 años, cifra que, sin duda alguna, permite colegir que los jóvenes nativos y foráneos que aquí residen, debido a la fracción poblacional que representan, están llamados a ser actores claves dentro de los procesos sociales, económicos, políticos, culturales, académicos y artísticos de la ciudad, pero existen unos obstáculos que lo impiden.

Si algo llama la atención de este informe son los guarismos. Por ejemplo, en materia del quehacer juvenil hay algo que en el CESORE llaman los NINIS, aquellos muchachos que ni estudian, ni trabajan, ni se capacitan, en Valledupar son unos 30.000 hombres y mujeres, según el PNUD, el 23% del total de jóvenes para 2017.

Los jóvenes, cuando existan las posibilidades económicas y/o crediticias, debemos apostarle a la adquisición de una buena estructura profesional, y cuando no sea viable por esa senda, debemos estar al pendiente de la oferta institucional de entes como el SENA para capacitarnos en aras de alcanzar una ocupación laboral o de emprendimiento personal que nos permita mejorar nuestra calidad de vida. Hoy hay que tener claro que la única opción de formación no puede ser la universidad, allí están las carreras técnicas y tecnólogas con buena demanda en el mercado laboral.

Desde el Gobierno Nacional, los entes territoriales y el sector privado hay que apostarle a la formación técnica y profesional de los jóvenes con más inversión y cobertura, sin ésta estamos propensos a que haya más informalidad, más desempleo, menos productividad, menos progreso social y, además, se orquestan otros fenómenos altamente negativos como la drogadicción y las actividades ilícitas.

Aunque suene cliché hay que decirlo, los jóvenes somos la manifestación de una nueva generación que cuenta como mucho potencial. Se debe combatir el no acceso y la deserción educativa, el embarazo a temprana edad, la elevada tasa de desempleo juvenil (20%) y todo aquello que impida la prosperidad social. Hay que abrirle paso a espacios académicos, artísticos, culturales, de emprendimiento y participación política. En nuestro caso: Valledupar necesita de su nueva generación.

 

Camilo Pinto Morón

@camilopintom

Sobre el autor

Camilo Pinto Morón

Camilo Pinto Morón

Letras & Opinión

Camilo A. Pinto Morón, estudiante de Derecho de la Universidad de Santander, estudio leyes porque "pertenece a ese orden de cosas que se comprenden mejor cuando no se definen" - Levy Ullmann. Columnista de opinión en PanoramaCultural.com.co, el diario El Pilón, y Con la Oreja Roja. Fiel creyente de un oficio de opinar en serio, respetuoso, objetivo y responsable.

@camilopintom

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Música de acordeón e identidad musical

Música de acordeón e identidad musical

Hablar en Colombia, hoy en día,  de “músicas de acordeón”, parece que tuviera una sola connotación: El Vallenato. Con este t...

El pueblo y la poesía

El pueblo y la poesía

  Nací en un pueblo lleno de historias, crecí y jugué en unas calles arenosas, donde cobijada por la oscuridad de las noches, la...

Barras bravas de guerra y paz

Barras bravas de guerra y paz

Cuando en un país se cantan los muertos como se cantan los goles del campeonato nacional de fútbol, es indicativo de que es una soc...

Un contundente No

Un contundente No

No existe mayor tortura para una persona que quiere leer o escribir que el No tener tiempo para hacerlo. Después de las 12 mil legua...

Epi-Ayú

Epi-Ayú

El Macondo de mi corazón se compone de tres preciosos territorios que a su vez se interconectan con un inmenso triangulo que se yerg...

Lo más leído

Diana Burco: una historia nominada

Fabrina Acosta Contreras | Música y folclor

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Carta abierta a Récords Guinness

Andy Romero Calderon | Opinión

Fiestas, cultura popular y educación

Diógenes Armando Pino Ávila | Educación

Un festejo por la vida, bajo el universo mágico de la tambora

María Ruth Mosquera | Música y folclor

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Coloquios de escritorio

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube