Opinión

Carta a Karina Bolaños

Jesús Carrasco

17/08/2012 - 11:00

 

Karina Bolaño / Foto: VanguardiaHola. ¿Cómo estás?

Espero que muy bien. Estas cosas son controvertidas. Yo quería decirte que me ha gustado mucho la Karina Bolaños del vídeo.

Su autenticidad, su amor y esas cosas que estamos dispuestos a hacer cuando la pasión está por medio.  Estás muy atractiva. Me mueves el piso. No me importaría invitarte a cenar.

Mucho más atractiva que como viceministra de Cultura o de Juventud. Mucho más mujer. Más allá de las extorsiones, los chantajes y los deseos.  Creo que los ministros tienen tanto derecho a apasionarse como el que más, si no ejercen en ese estado.

La pasión por las cosas ricas de la vida, por querer, porque lo quieran,  por sentir,  me parece mucho más presentable que la  ambición, sobre todo cuando es desmedida, egoísta y se ejerce sin defender los intereses de todos los ciudadanos.

Creo que la imagen de tu presidenta decae en popularidad a la par que la tuya crece.  Y es que lo que te hace hermosa, a mi modo de ver, es la honestidad de tu pasión, tu generosidad amando. Y lo que te hace deseable es la razón que lo motiva.

Esto es un brindis:

¡Por los viceministerios apasionados y honestos!

Salud.

Jesús Carrasco

 

Acerca de Karina Bolaños: La destinataria de esta carta admirativa fue durante 2 años la viceministra de Juventud de Costa Rica. El escándalo generado por la divulgación de un video en youtube el 31 de julio del 2012 en el que dedicaba un apasionado mensaje a su amante provocó su inmediata destitución y serias polémicas sobre la vida privada de las personas dedicadas a la política.

Acerca del autor de esta carta: Jesús Carrasco es el gerente de la Terraza de Artistas de Valledupar. De formación periodística y ávido lector, cultiva el género epistolar cuando no se dedica a la fotografía. En su colección de cartas hay un espacio para cada uno de los personajes polémicos de este continente pero sobre todo para las mujeres apasionadas que es lo que él alaba.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Que no, que no, que no… ¡Que no son cachacos!

Nací y crecí escuchando la bendita palabra cachaco por todos lados. Asumí, de entrada, que se trataba de los nativos del interior....

Julio Erazo: un juglar de los grandes

Julio Erazo: un juglar de los grandes

Son muchos los juglares y juglaresas de nuestro folclor y de la música colombiana a los que les debemos reconocimiento y admiración, ...

Aguachica tiene la palabra

Aguachica tiene la palabra

  Desde una habitación del Hotel Chalet de Aguachica escribo esta nota. Ayer estuve atareado en múltiples ocupaciones domésticas e...

Mejor, imposible

Mejor, imposible

No tengo la menor duda de que el propósito de internacionalizar la música vallenata y de llevarla no sólo a los países vecinos, sin...

La Oronda

La Oronda

Y como diría el "Sabio de oscuros y claros", Diomedes Díaz: “Y dice Así". Pintó Leonardo, pintó Miguel, ¿Por qué no puedo ...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube