Opinión

Elecciones territoriales: el Cesar, una mirada en prospectiva

José Luis Sierra Mendoza

25/09/2018 - 06:40

 

Elecciones territoriales: el Cesar, una mirada en prospectiva

 

A casi un año de que los territorios decidan su suerte respecto a quienes regirán sus destinos por los siguientes cuatro años, ya se siente y se percibe en el ambiente de todo el Cesar, los efectos de las vísperas; expectativas publicitarias, movimientos y recomposiciones de directorios de partidos políticos, reuniones de barrios, reuniones privadas de los distintos bloques de la dirigencia política del Cesar, sondeos de opinión en redes sociales, etc.

Pareciera que el intento por hacer un análisis de cómo podría quedar configurado el reparto del poder en el departamento, impondría la necesidad de apelar a lo que fueron los resultados del debate seguidamente anterior, en el cual salió vencedor el actual presidente de la república Iván Duque Márquez con un total de 216.750 respaldos cesarenses, frente al histórico respaldo alcanzado por un proyecto de izquierda en el Cesar, esta vez encarnado por el hoy senador de la república Gustavo Petro Urrego con 174.175 votos. Aunque sí hay muchos haciendo cuentas alegres, pretendiendo que arrancarán en cada municipio con los guarismos registrados de un lado o del otro, e incluso otros creen que por ser el Centro Democrático el partido ganador en las presidenciales en el territorio, ya es un hecho que cualquiera que se haga con tal aval será el ungido de los cesarenses para regentar los destinos del departamento, pues lamento mucho ser aguafiestas, pero aquí no aplica tal lógica, no será así.

No obstante, hay que señalar que, si bien es cierto, el nivel central no determina del todo lo que pasa en las regiones en materia electoral, sí tiene cierto grado de influencia, pero eso también estará supeditado en cierta medida a la gestión que este gobierno pueda desarrollar de aquí hasta el debate y qué tanto lesionan o reivindican los intereses de las mayorías tal gestión.

Por otro lado, el Cesar logró llevar, además de los cuatro representantes a la cámara a los que tiene derecho, dos senadores al congreso de la república, contando hoy con seis parlamentarios, los cuales harán de tripas corazón en aras de en estos comicios por venir, lograr la mayor representación posible en alcaldías, concejos, asambleas y naturalmente lograr quedar en la alianza que se haga con la joya de la corona, la gobernación del departamento, dado que así “estarían” dejando aceitadas sus maquinaria para las próximas legislativas.

Revisando un poco el estado de las alianzas y/o bloques constituidos por las distintas casas policías y la dirigencia del Cesar, encontramos que la casa Monsalvo Gnecco y la casa Cuello han tenido un matrimonio político sempiterno, el cual parece que se refrendará en el escenario electoral de 2019 donde las apuestas desde ya están hechas. La casa Monsalvo Gnecco por la gobernación y la casa Cuello por la alcaldía de Valledupar entre otras tantas a lo largo ancho del territorio. Valga decir, que esta alianza compromete a tres de los seis congresistas actuales a saber: José Alfredo Gnecco, Ape Cuello y Eliecer Salazar.

En cuanto a los dos congresistas del partido Cambio Radical; Didier Lobo Chinchía y Eloy “Chichí” Quintero, está por verse si ellos se lanzarán a coadyuvar en la construcción de una orilla distinta a la que representa el matrimonio político antes mencionado, coincidiendo con sectores como el Centro Democrático y otros que están hoy en coalición de gobierno e incluso algunos de oposición que seguramente confluirán también en ese bloque distinto que se armara. Está por verse también si estarían dispuestos a salir del confort en el que se eligieron, en alianza con el sempiterno matrimonio e incluso habrá que esperar a ver que decide el jefe máximo de esa colectividad quien además ha demostrado que no le gusta dejar nada suelto y por supuesto que será interlocutor  válido en las negociaciones, máxime cuando tiene aún herramientas para llamar a relación, y además, fue quien pario la alianza que hoy tiene gobernador y que le represento además la continuidad  de un representante a la cámara y la llegada de un nuevo senador a su parido político.

Por ultimo está el representante Christian José Moreno Villamizar de quien se espera sea uno de los más destacados líderes de la orilla alternativa a la que hoy está en el poder, en razón a que aunque fue elegido por primera vez congresista por el cumplimiento de unos acuerdos entre su movimiento y la casa Monsalvo Gnecco, la misma manera de estos últimos gobernar y hacer la política, marcó distancias  entre estos según lo dicho por el mismo representante en el fragor del debate legislativo pasado.

Varios nombres empiezan a sonar ya para enfrentar al candidato de la continuidad, algunos con más fuerzas que otros, otros con mayor simpatía, etc., pero cabe aclarar que estamos apenas en las vísperas y que seguramente mucho de lo que hoy es chorro después de marzo del próximo año terminara en gotas. Hay que esperar para ver y creer. Lo cierto es que para construir una candidatura a gobernación que represente la orilla distinta a lo que hay, con vocación de victoria, hay que construir una candidatura fuerte para la alcaldía de Valledupar que parta la votación en la capital donde se concentra aproximadamente el 38% del total de la votación del departamento.

Una lógica que parecía aplicar para ese tipo de dinámicas era quien está detrás de cada proyecto – lógica triunfalista – “si con fulano está, zutano y tu mano”, no hay nada que hacer “fulano es en vencedor”, pero ya parece no ser tan así, y podemos citar como referentes tanto el debate presidencial, como la consulta anticorrupción que acaba de tener lugar en el país, donde al parecer está emergiendo una nueva ciudadanía, reflexiva, crítica e interesada en participar en los distintos procesos de decisión que comprometan su presente  su futuro. Una nueva ciudadanía que rechaza esas viejas y rancias maneras de ejercer la gobernanza y de desarrollar el ejercicio de la política, con criterios absolutamente clientelistas y excluyentes, esa nueva ciudadanía ya demostró que no está dispuesta a dejarse cooptar ni por discursos demagógicos, ni por diseños publicitarios y mucho menos por el “tamal”,  sino por quien encarne una propuesta legítimamente distinta, que identifique un verdadero camino que nos ayude a transitar hacia el desarrollo, hacia la construcción de una sociedad civil más decente, justa, equitativa e incluyente.

 

José Luis Sierra Mendoza

E-mail: addeempresasjsierra@gmail.com

Sobre el autor

José Luis Sierra Mendoza

José Luis Sierra Mendoza

Visión colectiva

Gestor Industrial, administrador de Empresas y abogado en formación. Bienvenidos a esta importante ventana de reflexión desde la cual pretendemos construir visión colectiva.

@sierrajose1979

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los “Mampanos” deben cuidarse

Los “Mampanos” deben cuidarse

Durante los años 80, en la época dorada del vallenato, existía en el Cesar y la Guajira cinco agrupaciones a las que se debía res...

¿En jet privado o en burro?

¿En jet privado o en burro?

Díganme lectores si el Vallenato no es una música de contrastes. Hace apenas unos ocho años visité en Guacoche, muy cerca de Valled...

Gustos musicales y tradición

Gustos musicales y tradición

Como en todo, esto de la música popular es un cuento que va en gustos. Naturalmente hay múltiples variables que pueden determinar l...

Testimonio: Hasta siempre, Germán

Testimonio: Hasta siempre, Germán

El pasado jueves catorce dejó Germán Piedrahita, eso que algunos llaman este valle de lágrimas, en este caso bien aplicado por los ...

Editorial: Los juglares, en primera línea del folclor

Editorial: Los juglares, en primera línea del folclor

El trabajo por la conservación y el reconocimiento del folclor vallenato ha hecho que, afortunadamente, diversas iniciativas ubiquen a...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube