Opinión

Yo tengo un sueño

Andy Romero Calderon

31/10/2018 - 06:50

 

 Yo tengo un sueño

Tengo un sueño que no me deja dormir. Tengo mucho tiempo buscando las palabras para describirlo, no creo haberlas encontrado, pero voy a intentar detallarlo para así seguir edificando con la valiosa opinión pública y con ello ir fortaleciendo los cimientos en los que se erigirá un deseo “utópico”, que sé que es compartido por muchos.

Los expertos dicen que es imposible soñar lo mismos todos los días, eso sí, con la excepción de que lo hagamos despiertos. Pues; Es mi caso, todos los días me ubico en el mismo lugar, atacado por el tiempo, distraído por la turbulencia de una brisa que trae los afanes de la vida; que no es más que un espejismo en el diminuto puntico azul que no sabemos si nos pertenece o si nosotros le pertenecemos a él, siempre mirando hacia la misma dirección, creyendo llegar a una meta, porque se debe, porque se puede y porque es lo justo…

Yo. Como Guacochero, nacido y criado en Guacoche (corregimiento de Valledupar, Cesar), formado en unas bases de lucha, visión y sobre todo dignidad, heme aquí dentro de un ciclo repetitivo de ilusiones.

Sueño con ver a Guacochero, Jaberos, Guacochiteros, Corazoneros, Vegueros, Alteros, Riceros, etc... Tomando las riendas de sus comunidades (de verdad), devolviéndole la dignidad a nuestros paisanos que, por años, han sido estigmatizados y enviados a un rincón sin oportunidades, privados de cualquier espacio en el pesebre político; esto siendo el trasfondo de la realidad política que se vive en los corregimientos, un abandono del estado, un desgobierno que creó una ruptura social inmensa, entregadas a la ley de nadie viven nuestras comunidades, para ñapa las primeras afectadas por la barbarie paramilitar y las otras miles de guerras internas que se han vivido en nuestro territorio.

Sometidos por la burguesía criolla a ser una fábrica de ordeñadores, jardineros, muchachas de servicio, jornaleros, paleros, choferes, entre otros tantos oficios, que no son deshonra para nadie, pero si un grillete para el progreso y el futuro de nuestros hijos y nietos. En su momento los captores ilegales de tierras que se convirtieron en reyezuelos decidieron que no servíamos para más nada (lo dice la historia, no yo) en la actualidad se ve el momento preciso para crear una posición de respeto que deje claro que no es así, y que vamos por más, hay tantos profesionales valiosos que da inconformidad no hacerlo.

Es el momento de compartir este sueño, tenemos todo para estar en el escenario departamental llevando el hilo de las responsabilidades de, llegar a todos lo de todos, ¿quiénes más preparados que los que hemos sido excluidos para llevar un mensaje de inclusión? Por una sana democracia.

Es un sueño placentero, ver secretarios de salud, educación, gobierno, hacienda, directores, gerentes, concejales, diputados, alcaldes, gobernadores… Toda una sala de dignidades que nació un día que nos decidimos, dejamos los egos, le apostamos a lo fundamental, y que perdurará por siempre.  Sigo soñando despierto, para no dar esta lucha solo, espero sea compartido. Como buen soñador voy a poner mi granito de arena. #Vamos  

 

Andy Romero Calderón

@Andy_RomeroC

Sobre el autor

Andy Romero Calderon

Andy Romero Calderon

Vallenato de Guacoche

Vallenato de cédula, guacochero de nacimiento. Ingeniero de sistemas de la Universidad Popular del Cesar. Me gusta la buena crítica y política, sin caer en sus vicios y hasta donde los argumentos me dejen llegar. Amante de la buena música y no de un género en específico. El silencio es, después de la palabra, el segundo poder del mundo.

@andy_romeroc

1 Comentarios


Hugues Cuello 31-10-2018 01:24 PM

Excelente Compa excelente.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La emancipación de los tibios

La emancipación de los tibios

Convierten la deliberación pública en una cloaca de improperios y saboteos. Atacan en gavilla, se ponen de acuerdo para deslegitimar ...

Editorial: El genio musical de un juglar

Editorial: El genio musical de un juglar

Este año 2013, el folclor vallenato perdió uno de sus más dignos y distinguidos representantes. Leandro Díaz fue un poeta y composi...

El Grammy, nadie sabe pa´ quién trabaja

El Grammy, nadie sabe pa´ quién trabaja

En mi columna anterior hice referencia a algunos cantautores, quienes, entre otras cosas, pertenecen al entrañable círculo de mis a...

A propósito de la inseguridad en Valledupar

A propósito de la inseguridad en Valledupar

Por estos días etiquetaron en mi perfil de Facebook, una pregunta realizada a todos los precandidatos que buscan este 25 de octubre ...

La paz con las FARC, la guerra con el ELN

La paz con las FARC, la guerra con el ELN

Decir que en Colombia se firmará la paz, es un eufemismo que ni en la casa de Nariño se lo creen, considerando que la guerra es otr...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados