Opinión

No me maten la Tambora, que permanezca en el tiempo

Diógenes Armando Pino Sanjur

13/12/2018 - 05:40

 

No me maten la Tambora, que permanezca en el tiempo
Presentación de Tambora en el departamento del Cesar (Colombia) / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Han transcurrido 40 años desde que un grupo de jóvenes con el propósito de rescatar y difundir la identidad cultural de sus antepasados, decidieron presentar en la plaza principal de Tamalameque cuatro grupos de ancianos para que bailaran y cantaran tamboras. De ahí surgió el Primer festival de tamboras.

Desde esa iniciativa la Tambora como expresión cultural ha librado una batalla incansable para no desaparecer, contra la asfixia perpetrada por un sector que pretende imponer un único género como valor y referente cultural del departamento del Cesar, atentando contra su diversidad étnica y cultural.

Por ello se ha adelantado una lucha constante por el rescate, la preservación y difusión de la Tambora, logrando que el Cesar (Colombia) y el mundo se hayan deslumbrado con lo sensual y cadencioso de su baile, la magia de sus ritmos, y la hermosura y frescura de sus canciones permitiendo su subsistencia.

Gracias a esa reyerta se logró que la Asamblea del Cesar, mediante la Ordenanza 030 de 2003, declarara al género musical la tambora y la guacherna patrimonio artístico, social y cultural del departamento, asimismo declaró a Tamalameque como epicentro cultural y folclórico.

Pero, pese a este logro y que dicha ordenanza conmina a la Gobernación prestar su concurso para el rescate, conservación, investigación, difusión y divulgación de nuestro patrimonio cultural vernáculo, el apoyo del ente departamental ha sido intrascendente, incumpliendo con el propósito de la duma de reafirmar la tambora como identidad cultural que permita la hermandad y fortalecimiento del sentido de permanencia de nuestros pueblos con su historia, etnia y cultura.

El aporte a nuestra expresión cultural es exiguo y, sin embargo, el grotesco sinsabor de la  Ley 739 de 2002 es enorme, ya que mediante el artículo 3 de esta ley se disponía imponer la catedra valores y talentos vallenatos de obligatorio cumplimiento en los colegios del Cesar, aplicando el conocimiento y aprendizaje de la cultura vallenata, menoscabando nuestra cultura vernácula. Gracias a Dios, tres jóvenes abogados impetraron una acción de nulidad contra este literal, alcanzando que se eliminara la condición de obligatoriedad de esta cátedra, logrando la defensa de nuestra identidad cultural.

Gracias a la persistencia, trabajo, difusión, investigación y publicaciones realizadas por gestores y grupos culturales, se ha logrado que la Tambora como expresión cultural recupere su importancia histórica, por eso con frecuencia se celebran más festivales dentro de los pueblos de la región Momposina, se realizan foros, conversatorios y eventos donde la tambora es el actor principal.

Debido a este movimiento en pro de la defensa, rescate y preservación de nuestra Tamboras se ha logrado que nuestra cultura se sitúe en su sitial de honor. En hora buena un representante de la patria presentó al congreso el proyecto de ley No. 171 de 2018 por medio de la cual se declara Patrimonio Cultural de la Nación el Festival Nacional de la Tambora y la Guacherna en el municipio de Tamalameque.

Hemos avanzado y logrado resaltar la tambora como expresión e identidad cultural, y por esta sublime cultura debemos mantener y persistir en su exaltación para posicionarla y lograr que sea declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad, para que así podamos cantar “no se muere, no se muere, no se muere la tambora

P.D. Los invito para que disfruten y se deleiten del Festival Nacional de la Tambora y la Guacherna que se celebrará en Tamalameque del 14 al 16 de diciembre.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Museo del Acordeón es un lugar excepcional

El Museo del Acordeón es un lugar excepcional

El acordeón es un instrumento musical cuyos primeros vestigios se conocieron en China; y que más adelante fue patentado en Austria po...

Hay quienes desprecian la cultura

Hay quienes desprecian la cultura

El desprecio que los políticos de nuestro medio sienten por la Cultura es algo que desdice mucho de su propia preparación y de la i...

Un aroma de paz nos llega desde La Habana

Un aroma de paz nos llega desde La Habana

Entre los abrojos espinosos del rencor y el odio, que por más de cincuenta años se ha sembrado en los campos y ciudades colombianas...

Concurso de personeros: resultó peor el remedio que la enfermedad

Concurso de personeros: resultó peor el remedio que la enfermedad

Son muchísimos los casos a lo largo y ancho del territorio nacional, en los cuales las personerías municipales se encuentran acéfa...

Muchos festivales vallenatos dependen del Alcalde de turno

Muchos festivales vallenatos dependen del Alcalde de turno

  Solo faltan unos pocos días para saber quiénes serán las personas que regirán los destinos de nuestros entes territoriales dura...

Lo más leído

Por una cultura de la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Germán Espinosa, un escritor patrimonio de la humanidad

Winston Manrique Sabogal | Literatura

Servir es la mejor obra

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube