Opinión

Valledupar, del blanco colonial al naranja actual

Edgardo Mendoza

07/01/2019 - 06:40

 

Valledupar, del blanco colonial al naranja actual
La iglesia de la Inmaculada Concepción en Valledupar

 

Si usted, amigo lector, está en Valledupar en su cumpleaños 469, ni se le ocurra meterse a Wikipedia para saber algo de su historia, así evitará confusiones en fechas, datos, personas y demás curiosidades. Para iniciar encontrará dos fundaciones de la ciudad, la primera, 6 años antes de la oficial en 1550, por un Capitán Francisco Salguero, pero no estaba autorizado para ello, como agradecimiento construyeron un puente con su nombre que ya no usan. Escalona lo inmortalizó en su canto “La creciente del Cesar”. Luego, a otro Capitán, Hernando de Santana, hijo de Juan de Porras, sí le dieron las facultades, por eso en cualquier discusión los vallenatos lo mandan para “La Porra” y usted nunca sabrá porqué.

Ni qué decir de María Concepción Loperena de Fernández de Castro, la hija de Don Pelayo fallecida un 12 de febrero a los 143 años. Eso dice internet. Ella en su testimonio dicta haberse casado con José Manuel Fernández de Castro Pérez Ruiz Calderón, por eso, por estar en la cola, su tataranieto Arturo Calderón no ha podido ser gobernador del Cesar. De su tía Josefa Ustáriz de La Guerra, sí era mi tátara-bisabuela y de ahí vengo yo, para coger prestado un poquito de abolengo. No creo mucho, pero ahí internet sí debe estar en lo cierto. Tampoco crea que entre las faunas y floras de la ciudad encuentre miles de árboles de cotoprix y cardamomo, menos lechuzas, pero sí mangos y palomas tierrelitas.

Tampoco pida que lo lleven a conocer el museo arqueológico, ni el estadio de Chemesquemena, y ni se le ocurra ir el “Pico de la reina” como sitio turístico, eso es casi mitología de los padres fundadores en la historia de nuestro presidente, y como estará de visita en su cumpleaños, no invite a comer frijoles paisas con paticas de cerdo, para evitar el caso reciente en los carnavales de Pasto. Cuídese mucho. Y pueden ofenderse los seguidores del presidente eterno.

Tampoco pida lo llevan al monumento de la Chichamaya, es una vaina amorfa que hasta los guajiros en su tiempo quedaron furiosos por la imagen de su baile tradicional. Ni se le ocurra viajar en TAC (Transportes Aéreos del Cesar) esos aviones ya no existen, solo quedaron dos volando en Ferrari que son dueños de las clínicas de la ciudad. Ahí sí pueden hacerle un TAC de procedimiento si cuenta con suerte.

Como ya usted sabe de dónde vienen las familias vallenatas fundadoras, con sus nombres y apellidos, muchos años después siguen en varios oficios: la bella Ustáriz precursora de la gastronomía local, el señor Castellanos construyó la primera tarima para el Festival vallenato, José Antonio creó el departamento del Cesar y su pariente Pedro Norberto sigue en la cola, hace rato para un gran puesto público. No pregunte quien fue el coronel Sergio de La Cordero de Ligny y Helel, es mejor no saberlo. Por ahora.

Entonces, ya sabemos que Valledupar es una ciudad antigua, más de cuatro siglos y medio, que La Loperena brindó caballos a Bolívar, ganados y ropas para la tropa independentista, y para ello viajó a la Villa de Chiriguaná, eran otros tiempos. En la actualidad solo es una llamadita al alcalde Negrito Esquivel y resuelto el asunto. Igual hubiera pasado con un whatsApp al Fernando VII para autorizar a Salguero en la Fundación del Valle.

No olvidemos que fue el General Santander quien devolvió los bienes a la Loperena desde Cúcuta, cuando se los quitaron por ayudar a la causa libertadora. A propósito, en esa capital existe Cucutilla y aquí el Vallito, pero nadie les para bolas, prefieren Bochalema y Patillal, donde acaban de inaugurar una gran plaza y Juan José Corzo gritó un discurso tan largo que casi nos coge la fiesta de los Reyes Magos por allá.

Hoy la ciudad cambió, es moderna, limpia, bonita, hospitalaria y noble. Ya no tiene capitanes ni coroneles, ni padres fundadores, ni mujeres valiosas, ni Cacica siquiera. “Sus más grandes hombres ya se fueron, dejando entre su historia sus recuerdos” como dice el Veje Bolaños en su paseo “Viejo Valledupar”.

Hoy sus ciudadanos no gritan “¡Ay Ombe!” en las parrandas con acordeones, cada media hora su joven alcalde inaugura parques y avenidas, y sus seguidores gritan: ”Aleluya, Aleluya, qué grande es el Señor. ¡Amennnn!”.

Por último, ni intenten jugar con sus números de cumpleaños. El 4 y el 69. Únanlos y ya, alguien con libido alterada puede imaginarse posiciones y con la que tiene la ciudad en otros temas y mediciones, ya basta. Feliz cumpleaños señores Gaspar, Melchor y Baltazar que remodelan la Plaza Mayor.

 

Edgardo Mendoza Guerra

#TiroDeChorro

Sobre el autor

Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza

Tiro de chorro

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

@hashtag/TiroDeChorro

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Crónicas de una fiebre tricolor

Crónicas de una fiebre tricolor

Desde tempranas horas de la mañana, las esquinas de Valledupar se maquilaron de amarillas, azules y rojas. Aunque el partido de la sel...

Los juegos del ego

Los juegos del ego

“Debemos matar el ego”. Con esta frase, Claudio Obregón resumió la entrevista que me concedió durante la exposición “Les secr...

Se necesitan más señoras y señores que “doctores

Se necesitan más señoras y señores que “doctores"

Mi primer comentario alrededor de la “doctoritis aguda”, de la que hoy padecen tantos empingorotados (que algún día también desa...

Editorial: Reflexiones en pleno mes de la herencia africana

Editorial: Reflexiones en pleno mes de la herencia africana

La cuestión de la afrodescendencia y el reconocimiento a una comunidad se han impuesto en la agenda de muchas instituciones durante es...

Reflexiones sobre una tradición electoral

Reflexiones sobre una tradición electoral

  Los resultados de la Cámara de Representantes por el Departamento del Cesar, salvo el caso de Cristian José Moreno, no son una ...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube