Opinión

Democracia amenazada

Julio A. Franco Orozco

17/01/2019 - 15:28

 

Democracia amenazada

 

El siglo XX estuvo marcado por el dominio de la forma política conocida como democracia liberal, pero desde finales de éste y comienzos del siglo XXI, ha estado amenazada por los movimientos populistas que proliferan en el mundo y que socavan las libertades individuales que tanto ha costado sostener a la humanidad.

Parece estar llegando a su fin la época en que las democracias liberales occidentales eran las principales potencias culturales y económicas del mundo, en razón a que el populismo está empezando a desarrollar una alternativa ideológica en forma de democracia iliberal, que está ofreciendo a sus ciudadanos un nivel de vida que rivaliza cada vez más con el de los países llamados democráticos.

Para empeorar las cosas, las democracias emergentes, entre las que se encuentra Colombia, históricamente han sido mucho menos estables que las democracias supuestamente consolidadas de América del Norte, Europa occidental y partes de Asia oriental. De hecho, el reciente retroceso democrático en Venezuela y Nicaragua, así como los signos de un deslizamiento democrático en Argentina, México y Filipinas, plantean la posibilidad de que algunos de estos países puedan convertirse en democracias defectuosas, o volver a un gobierno autoritario absoluto en la próxima década. En lugar de apuntalar las reducidas fuerzas de la democracia, estos países pueden optar por alinearse con los poderes autocráticos.

Se hace necesario generar iniciativas en defensa de esta forma de gobierno, que, si bien no es perfecta, como dijo Winston Churchill, es la menos mala:  "De hecho, se ha dicho que la democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando". Entonces, la invitación es a conocerla, porque se corre el riesgo de banalizarla y entrar en arenas movedizas populistas y autoritarias.

A sabiendas que hay muchas definiciones de Democracia, y fácilmente se adjetiva como democracia liberal, democracia popular, y hasta democracia islámica, según Ludwig von Mises, economista y filósofo austríaco, la Democracia es un medio, no un fin, para resolver de forma pacífica problemas que existen en determinadas sociedades y que tiene elementos liberales, republicanos y por supuesto democráticos.

No se trata tampoco de sacralizar la democracia, ésta tiene muchos peligros, sabemos que puede desembocar en una tiranía de las mayorías anti individualista y liberticida, donde la mayoría decide, aunque lo que se haya decidido sea una estupidez. De otro lado, es injusta, en el sentido que coloca el destino de gente inocente en las manos de políticos desinformados, irracionales, parcializados y muchas veces inmorales.

En la narrativa populista, la mayoría decide y las minorías tienen que acatar y estas últimas han sido altamente perjudicadas; porque no es una cuestión de mayorías, se trata de respeto a la minoría representada por el individuo, por lo tanto, si el sistema institucional, el estado, no es capaz de proteger los derechos individuales de las personas fracasará cualquier régimen democrático; donde no hay libertad difícilmente habrá prosperidad.

Colombia es un país parcialmente libre, y con una débil democracia que tiene serios problemas para defender los principios antes citados; enfrenta serios inconvenientes causados por la violencia ocasionada por la delincuencia organizada y las guerrillas del ELN y las disidencias de las FARC, la corrupción rampante de funcionarios del gobierno, abusos contra los derechos humanos y una impunidad judicial desenfrenada.

Entonces, para no arriesgarnos a aventuras mesiánicas y populistas de izquierda y derecha, que terminen de socavar las estructuras de esta acosada democracia, el gran reto de la sociedad colombiana en estos momentos difíciles de polarización y desencanto es empezar a fortalecer los ideales democrático liberales, plasmados en las libertades individuales, la economía de mercado y los límites al poder del gobierno, empoderando a una sociedad civil activa y emprendedora que le quite funciones a un estado grande, paquidérmico y corrupto.

 

Julio A. Franco Orozco

@Jafrancoz1

Sobre el autor

Julio A. Franco Orozco

Julio A. Franco Orozco

Cleóbulo

Docente Universitario, que le gusta la política cuando se vuelve historia, y que busca a través de las ideas de la libertad recrear en la columna, conceptos políticos y económicos que nos ayuden a entender la realidad actual.

@Jafrancoz1

2 Comentarios


Josefina Reales N. 24-01-2019 12:52 PM

Excelente analísis de una democracia que es decadente ante un mundo sin freno a la demencial iniquidad de los estados. Felicitaciones muy apropiado este artículo.

Rodrigo Valderrama Guzman 25-01-2019 10:46 AM

Se vuelve historia cuando nos salen conque el primer presidente de COlombia ( Nueva granada ) es Juan Nepomuseno Moreno del 18 de diciembre de 1818 al 10 de septiembre de 1819

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Al saludo vallenato no lo pueden matar

Al saludo vallenato no lo pueden matar

Al folclor vallenato no se le debe desmembrar a uno de sus miembros preferidos porque queda como viudo con mujer viva. A la música ...

La piragua no era de Cubillos

La piragua no era de Cubillos

A mí también me lo contaron, me lo contó mi abuela Carmen Cristina hace mucho tiempo. Después me lo contó Camilo, quien lleva el n...

 Reconciliación

Reconciliación

“La reconciliación debe ir escoltada por la justicia, de lo contrario no va a perdurar la paz”. ¿Qué se necesita para encende...

“Ni una mujer menos, ni una muerta más” (1)

“Ni una mujer menos, ni una muerta más” (1)

Cabe resaltar que la autora de la frase es Susana Chávez Castillo, poeta y activista mexicana asesinada en el año 2011, por denunc...

Transporte público incluyente para Valledupar

Transporte público incluyente para Valledupar

  Valledupar es un territorio que debe ser proyectado y construido bajo una perspectiva cada vez más incluyente, democrática, solid...

Lo más leído

Una breve historia del desnudo artístico

José Luis Hernández | Artes plásticas

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube