Opinión

Desenrollando el rollo

Edgardo Mendoza

21/01/2019 - 06:30

 

Desenrollando el rollo

Cada enero regresa con su gracia y sus esperanzas. Una persona sin esperanza está muerta, desconectada decimos hoy. Muy pocos quieren saber de cabañuelas cuando hace apenas dos semanas estábamos pendientes de buñuelos. Somos una generación de olvidos, desde que nos cambiaron la memoria nativa, por una USB.

Ayer si alguien nos dejaba de hablar por cualquier cosa, sufríamos, hoy lloramos como idiotas si nos sacan de cualquier grupito de Whatsapp. Ya pocos conocen aquel almanaque de Bristol que por su color desconocido, era fácil llamarlo colorado, pero no sabían que desde entonces era naranja, como el tema actual de gobierno que nos toca (y ojalá le saquemos jugo) Ya Valledupar es Distrito naranja según los habladores de paja de siempre, mejor dicho: ¡Mañana inauguramos la ruta Escalona por cincuentésima vez!

Como este año es de elecciones, la cosa se pone seria, decía Diomedes Díaz en “El chanchullito”, su primer disco grabado. La cosa cambió tanto, que su “Herencia vallenata” Diomedes de Jesús acaba de estrenar para su banda musical, nada más y nada menos que: ¡Un Personal Branding Coach!

Son otras las cabañuelas, pero en una ciudad como Valledupar donde música y política van de la mano, somos desde siempre Distrito de alegría a pesar de nuestras tragedias recientes. Aquí lloramos cantando sin tener que pelar cebollas, solo naranjas. Aquí nuestros próximos candidatos Ernesto Orozco y Kaleb Villalobos, antes de lanzarse al ruedo electoral, pasaron donde sus médicos de cabecera para sacar tecnomecánica en salud, porque la carrera puede complicarse. Iván Zuleta que anuncia su regreso a la música, hizo lo mismo y Juancho De La Espriella sigue los pasos.

Primero retocarse, después lo que venga. El cielo lo vemos amplio, grande y azul, pero no existe; en elecciones caminar sin cielo para el caso del Cesar parece imposible. ¿Dónde están los genios de la política capaces de ganarle a algo que está solo en la mente, pero no es cierto?

Ni hablemos de ponerle cascabel al gato, pues “El Gato” Pérez sacó el diablo del escudo en el equipo América y sus hinchas andan piedros, aquí hace muchos años se acabaron “Los Diablitos”, uno de los mejores grupos vallenatos del siglo pasado y, ahora, su cantante Miguel Morales, ¿adivinen qué quiere ser? ¡Alcalde por supuesto!

Política y canto es lo mismo. Sobra decir, que tenemos mandatario local cantante y hasta presidente guitarrista. ¿Acaso no es eso economía naranja? ¿Cuánto pagaría alguien por tener como recuerdo la camisa guayabera naranja de nuestro presidente en el cumple de Valledupar? El solo pensarlo mueve la bolsa, crea empleo y alivia el mercado. O si lo prefieren en castellano, vaya al mercado, compre una bolsa de naranjas y haga sus ofertas, pero antes asesórese con un coaching que en ahora hay por montones. Cualquiera es coaching. Si del cielo caen naranjas, ¡aprenda a hacer naranjadas!

Los tiempos cambiaron como lo dije al inicio, hoy nuestros padres no piensan en cupos, ni matriculas, ni en alimentos para sus muchachos en la escuela, la gratuidad lo cubre todo. Sólo los grupos de “empresarios” de la alimentación escolar están a esta hora socializando sus propuestas para el PAE, donde comen todos, menos los niños, como dice un periodista local.

Como vivimos en la frontera con los hermanos del bravo pueblo venezolano, el tema nos preocupa, nos afecta y hasta nos sirve de pretextos, para decir en las elecciones de octubre, que podemos quedar como ellos. Su presidente Maduro llega a su segundo periodo al mando con un mensaje de ilegitimidad entre sus colegas latinoamericanos, su gente celebra 20 años de Chavismo político, mientras la prensa nuestra nos advierte de cómo actúan los ciber-delincuentes para evitar que nos roben en los cajeros electrónicos, olvidando que, después de las fiestas decembrinas, nuestras cuentas quedan limpias, excepto que hayamos operado PAE el año anterior. ¡Estamos sin un chavo! Y ellos sin Chávez, pero madurando hasta podrirse.

Nos mueven por la provincia otras preocupaciones. ¿Confirmará Shakira para el festival? ¿Regresará Monsalvo como El Pollo? ¿Los seguidores del padre fundador expresidente López Michelsen aceptarán? ¿Quién pondrá la doceava piedra de la ruta de los juglares? ¿Es cierto que ya las cuentas del 2020 en política están listas? ¿Ape gobernador, Tuto senado y Ponchito Campo alcaldía?

Lo digo porque los hermanos tutistas están agarrándose a palos por el futuro político del joven alcalde después del premio Maya. La división consiste en que unos quieren verlo de senador sanador y otros de presidente en remplazo del Dr Duque con toda la experiencia adquirida en la economía naranja, recorriendo la ruta de los juglares en la gran plaza de Patillal. Los viejos pensando tonterías y los muchachos discutiendo cómo serán los televisores enrollables. ¡Qué rollo!

 

Edgardo Mendoza Guerra 

#TiroDeChorro

Sobre el autor

Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza

Tiro de chorro

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

@hashtag/TiroDeChorro

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: La cultura y el concepto de crisis

Editorial: La cultura y el concepto de crisis

Siempre encontrarán a un conocido que les recuerde las dificultades a las que se enfrenta el artista, las complicaciones y faltas de a...

El regreso al recuerdo

El regreso al recuerdo

Si recordar es vivir, ayer viví momentos de alegría, de nostalgia, pero con lágrimas que encendían mis mejillas de arrebol y gestos...

La Guajira estuvo de fiesta

La Guajira estuvo de fiesta

En esta semana que termina tuvimos la oportunidad de visitar a Riohacha con ocasión de dos acontecimientos de gran importancia para ...

¿Somos los economistas culpables de la inequidad?

¿Somos los economistas culpables de la inequidad?

Un reconocido periódico bogotano publicó un artículo que argumentaba que los economistas colombianos habíamos desempeñado un pap...

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Vamos a hablar del Cesar con pasión

Yo creo en Colombia es una organización privada, líder en construcción de confianza, competitividad, productividad, y asociatividad,...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube