Opinión

¿Qué pesa más: un kilogramo de algodón o un kilogramo de hierro?

Andy Romero Calderon

23/01/2019 - 08:20

 

¿Qué pesa más: un kilogramo de algodón o un kilogramo de hierro?
Joven manifestante agredido durante la Marcha contra el terrorismo del 20 de enero 2019

En la infancia de muchos -me incluyo-, ésta era una de las espinosas preguntas que salían a relucir en las tertulias de amigos para formar el intenso debate que se tornaba gracioso, gracias a uno que otro despistado que no comprendía. Bueno, hoy este mítico interrogante vuelve a mí, gracias a los últimos acontecimientos en nuestro dinámico y pintoresco país.

Volvió el terrorismo. El vil atentado en contra de la Escuela de policía General Santander, que dejó 20 muertos y cuatro decenas de heridos, invitaba a la unidad de un país que, creemos, no quiere volver a repetir la historia macabra que vivió por culpa del terrorismo. Se convocó una marcha nacional para repudiar esto actos, pero dicha marcha lo que dejó claro es que estamos más divididos que nunca. Tristemente toca notificarlo.

La primera divisa que salió al aire; no marchar con los que votaron -NO- en contra de la paz, no marchar junto a los Uribistas, no marchar junto a los Petristas, no marchar junto a los Tibios (los que votaron en blanco). En fin, colombianos invitando a no marchar junto a los colombianos. Así se manejan las cosas en este platanal; diría un reconocido personaje Macondiano.

En la marcha casi “pelan” a un adolescente por usar una camiseta que lo identificaba. Libre expresión… como le quieran llamar, yo pienso que si no se la robó puede usarla libremente, si es su gusto, pero a varios fervorosos católicos no les gustó para nada y, por poco, manchan de sangre la marcha que fue convocada para repudiar la mancha de sangre que dejaron los terroristas con nuestros 20 cadetes muertos. Surrealismo al 100%.

Mientras un espécimen no identificado decía a viva voz que lo que se venía era “plomo”, tomando flores blancas en su mano y tirándolas junto a su putrefacta consigna de violencia que no contempla “negoceo” sino “plomo” y “plomo”, bueno, por lo menos, ya sabemos quién va a prestar sus hijos para la guerra y quién irá al frente del pelotón repartiendo bala a la trocha y mocha…

Entraron en escena las vallas y pancartas donde se solidarizaban con la tragedia e invitaban a tener el mismo grado de solidaridad con los líderes sociales que sistemáticamente están siendo masacrados, pero ahí fue Troya, mejor les hubiera ido si pedían por los muertos en Siria, la hambruna en África, el conflicto en Venezuela o la paz entre Corea del Norte y Corea del Sur; pero pedir solidaridad por la muerte de otros colombianos los hizo ganadores de miles de rechiflas e insultos. Definitivamente, Macondo.

Los que estigmatizaron a los que marcharon por una educación superior publica y de calidad, por la destinación de más presupuesto para la educación y por la renuncia del fiscal general NHM. No entendían por qué ahora estos no querían sumarse a la marcha con ellos. Los señalados en las redes sociales como vagos y delincuentes, atacados por la fuerza pública y medios nacionales, tampoco podían entender por qué ahora si debían marchar. Entonces uno se pregunta: ¿Qué pesa más un kilogramo de algodón o un kilogramo de plomo?

Un pueblo entre más educado sin duda es un pueblo menos violento, nuestra formación crea un vinculo directamente proporcional con nuestro bienestar.  Muchos han quedado pasmados en un norte que pinta de rojo y negro la historia, y otros no saben para donde van, ni para donde quieren ir; se les hace más cómodo el incómodo pasado que un pacifico futuro. Posiblemente estemos en la misma encrucijada del famoso cuento de Montesquieu, y título de mi próxima columna: Trogloditas.

 

Andy Romero Calderón

@Andy_RomeroC

Sobre el autor

Andy Romero Calderon

Andy Romero Calderon

Vallenato de Guacoche

Vallenato de cédula, guacochero de nacimiento. Ingeniero de sistemas de la Universidad Popular del Cesar. Me gusta la buena crítica y política, sin caer en sus vicios y hasta donde los argumentos me dejen llegar. Amante de la buena música y no de un género en específico. El silencio es, después de la palabra, el segundo poder del mundo.

@andy_romeroc

3 Comentarios


Aleider Bayona 23-01-2019 10:42 AM

Pues así estamos gracias a que los medios y la sociedad en general nis educaron para imponer nuestro pensamiento; va a pasar mucho tiempo Andy, antes de cambiar esa triste realidad.

ERNEY 26-01-2019 02:37 PM

El Pais lo polarizaron o dividieron entre mamertos y guerreristas y los que no están con ninguna de esas posiciones, ahora se les llama tibios; pero los quieren jalonar para los extremos... Lo triste es que ninguno respeta la opinión de otro; y si se alza la voz por alguna causa social los cercanos a los gobernantes los tildan de enemigos; o quienes estén en desacuerdo, solo aceptan sus posiciones a sabiendas que en las redes sociales hay pensamientos diferentes y lo que nos hace mas personas es respetar esas diferencias. Muy buen articulo Andy... Lo felicito hno,

Miladys Paola Redondo Marin 26-01-2019 07:29 PM

La división del pueblo Colombiano es proporcional a su nivel de Educación. Querer tener siempre la razón sin respetar el libre pensamiento del otro nos mantiene sumergidos en un caos social.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Apenas doscientos

Apenas doscientos

Desde siempre me ha ligado un afecto entrañable por este bello país. Mi “querencia” –como decimos en México- data de los años...

El Platanal de Bartolo

El Platanal de Bartolo

  A inicios de 1956 en la Cuba musical y feliz, concretamente en Ciego de Ávila, una ciudad a 400 kilómetros de la Habana, se cel...

Propuestas para un mejor Festival

Propuestas para un mejor Festival

En esta columna -y en todos aquellos espacios donde hemos podido participar-, siempre ha estado en el centro de nuestras discusiones el...

Volver al Valle

Volver al Valle

Para el vallenato -a fin de no utilizar la particularización valduparense- viajero y ausente, la nostalgia y el recuerdo del terruño ...

Wastín, un turco en el pueblo

Wastín, un turco en el pueblo

Su padre, Miguel Chajín Hadat Assaz, oriundo de Zahle Líbano, llegó a Barranquilla por allá en 1902, vivió un tiempo ahí y, busca...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados