Opinión

¿Por qué tantos covers vallenatos?

Luis Carlos Ramirez Lascarro

20/02/2019 - 05:05

 

¿Por qué tantos covers vallenatos?

Reinterpretar canciones es un método importante de aprendizaje para quienes apenas están abriéndose camino en las artes musicales e, incluso, para darse a conocer y abrirse un espacio en el mercado. Este método de repetir un éxito de algún artista ya consolidado, con la intención de tener fama y seguidores, es entendible y aceptable entre los artistas cuya producción discográfica es poca o no ha iniciado siquiera.

Hay ocasiones en las que las agrupaciones interpretan los viejos éxitos de otros grupos o solistas por el simple placer de tocar una canción familiar y que hace parte de la banda sonora de su propia existencia, bien sea en sus sesiones de ensayos o en sus presentaciones en vivo, sin que estos números hagan parte habitual de su repertorio.

En otras ocasiones se interpretan como un homenaje al intérprete o compositor original y es en este sentido que se han hecho los trabajos Sólo Clásicos I y II de Peter Manjarrez, Homenaje a los compositores Vol. 1 de Rafa Pérez, Homenaje a los Grandes 1 y 2 de Martín Elías, Vallenatos del alma de Penchy Castro, Juglares legendarios de Villazón, Te canto con el alma papá del Churo Díaz, Homenaje  al Maestro de Fonseca, Raíces de José Gaviria junto a varios artistas  vallenatos, casi todo el trabajo de Chabuco como solista a pesar de ser las menos vallenatas de las interpretaciones y, de manera particular, Clásicos de la Provincia 1 y 2 de Carlos Vives.

Fuera del ámbito vallenato podemos encontrar los trabajos discográficos dedicados a homenajear el vallenato: Diomedizao del Merenguero dominicano Elvis Crespo, Homenaje al Vallenato por Alfredo De la Fe, Charanga Vallenata 1, 2 y 3 de Roberto Torres y El Marimbero de Daniel Santos.

Las versiones o covers siempre han existido, aunque recientemente es muy poco lo que se re-crea de los clásicos dentro de su lenguaje vallenato natural. La mayor parte de las transformaciones que se realizan tienden a hacerlas más acústicas, baladizadas y en pocas ocasiones se les pone a dialogar con lenguajes musicales tan distintos como el Jazz, el Bolero, el Reggae o la Bossa Nova, como hacen Chabuco y Bandera, principalmente.

Todas estas posibilidades son bienvenidas, sin embargo, me parece sintomática la creciente cantidad de reinterpretaciones en vivo de clásicos: me parece más que obvio que lo están haciendo, incluso los consagrados, como Silvestre, para ganar o para llegar de nuevo a una audiencia a la que le gusta escuchar estas canciones que les son familiares y que está saturada del sonido y las temáticas en las que se han enfrascado las canciones recientemente.

Esa especie de vuelta a la semilla me parece muestra de que el mercado está necesitando una renovación que puede ser sonora, aunque no me parece tan necesaria, pero definitivamente si debe ser en las temáticas tocadas y el lenguaje manejado, en lo que se han concentrado a repetir una cantinela monótona sobre las farras discotequeras y las infidelidades, principalmente, empleando un lenguaje más que llano o coloquial, burdo y guache.

Los artistas quieren ir a lo seguro en sus ventas con lo que la dinámica actual del mercado impone y eso es comprensible, por eso también hacen presencia constante en las redes sociales y plataformas digitales de reproducción, pero la buena aceptación de los temas viejos reinterpretados y los de tendencia tradicionalista debe y espero que les esté indicando que deben hacer algo diferente y romper la tendencia actual que, aunque muchos la siguen llamando Nueva Ola, no tiene mucho que ver con el vallenato que se hacia en vida de Kaleth Morales y Leo Gómez, quienes, en su momento, renovaron y transformaron, para bien, la escena musical del vallenato, así los hayan satanizado durante mucho tiempo.

A parte de esa necesidad de ruptura, la constante vuelta a los clásicos puede estar indicando una imposibilidad de los compositores actuales de identificarse con su propio tiempo, interpretarlo y producir a partir del sustrato de su cotidianidad los temas que estarían llamados a ser los clásicos dentro de 20 o 30 años. Me parece que están creando de espaldas a su realidad: no hay canciones que narren las costumbres y problemáticas actuales, ni que describan los paisajes y avatares del hombre de hoy con sus circunstancias de inmersión en un mundo globalizado y cada vez más interconectado, retratando los cambios culturales que esto trae y la ambigua relación que plantea entre la tradición y la modernidad.

Todos los actores de la industria musical y cultural Vallenata deberíamos dejar de pedir mas reencauches de clásicos, deberíamos pensar en producir los clásicos de este tiempo: Retomar la multiplicidad de temas que se solían tocar hace 30 o 40 años y tratarlos con un lenguaje cuidado aunque actual y desde la óptica que nos brinda la contemporaneidad, procurando garantizarle así más años de vigencia al vallenato, para que no se pierda en los facilismos chambones de las temáticas manidas actuales ni se quede fosilizado en la nostalgia de los tiempos pasados.

Necesitamos un nuevo revolucionario, que se alimente del pasado y que conecte con la actualidad, para volver a cambiarle el rumbo a la industria musical, que contagie y le marque tendencia a una nueva generación de compositores e intérpretes que puedan así dejar de hacer tantos covers para construir su propio legado, sólido y duradero.

 

Luis Ramírez Lascarro

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El hambre de la política y la sed de poder

El hambre de la política y la sed de poder

Mezclar el hambre con la necesidad y una pizca de poder, es la fórmula peligrosa que siempre explota como bomba en cualquier socieda...

Don Sentido Común

Don Sentido Común

Se ha ido nuestro gran amigo de toda la vida, Don Sentido Común. Estuvo entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cier...

¿Quién le pone el cascabel al gato?

¿Quién le pone el cascabel al gato?

“López es el pollo, López es el gallo el presidente de todos los colombianos” coro que se escuchó en la campaña electoral de ...

El destape de un dictador

El destape de un dictador

“Si Usted como ciudadano entiende lo que habla el dictador, entonces tome una decisión: o sigue al farsante o asume el reto de una...

Festival vallenato colombiano

Festival vallenato colombiano

  Finaliza el Festival de la Leyenda Vallenata, evento cultural que propende por defender, divulgar y promocionar la música vallen...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Un rey negro en América latina

Johari Gautier Carmona | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube