Opinión

Historias del tío Humberto

Diógenes Armando Pino Sanjur

28/02/2019 - 05:50

 

Historias del tío Humberto

 

Soy un privilegiado y afortunado por Dios, provengo de una familia de contadores de historias, donde mis tías abuelas le trasmitieron a mi abuela las tradiciones, historias, mitos y leyendas de nuestro pueblo, así mismo la abuela a nuestro padre y éste a nosotros, por eso nos encanta difundir la tradición y contar las historias de Tamalameque, hoy quiero darles a conocer anécdotas de un tío.

Me cuentan que mi tío Humberto, hombre longevo, quien cree contar con el exigir de la juventud, cierto día se puso a debatir con unas amigas de trago, Ligia, Marina y Nuris quien tenía más resistencia al licor, a lo que él en tono desafiante les sentencio que ese día se verían dos cosas y demostraría que ellas no aguantaban más que él; ante el desafío partieron para Puerto Bocas, donde la señora Helena dando inicio a la disputa etílica.

Transcurrido un largo periodo de tragos, mi tío Humberto despierta de un profundo sueño producto del efecto del alcohol, al verse solo, manifiesta: <> , a lo que la señora Helena le refuta: <>.

Mi tío Humberto aparte de creerse un joven vitalicio, es un enamorado y picaflor empedernido. Me narran que cierta vez se llevó una doncella para Santa Marta a consumar su amor, pero no contaba con que su esposa Chepa se enterara, formando un gran alboroto en el pueblo, reclamándole a la familia de la joven. Mi padre preocupado ante la situación, decide esperarlo en la entrada del pueblo para advertirle, en esos tiempos no existían los celulares, pero mi tío como todo macho alfa no le dio importancia a la cosa y se dirigió a su casa, donde doña Chepa lo esperó, le brindó su comida, sin reclamarle nada, el hombre sorprendido, se hizo el loco, para pasar la fiesta tranquilo, lo cual fue interrumpido por su perro que permanecía amarrado, sin conocer perra alguna, por lo que al soltarlo comenzó a besuquearse en la pierna de su dueña, a lo que Chepa sermoneó: <> dañándole la comida a mi tío quien prefirió irse para la calle para evitar la discusión con su esposa por su fechoría en la samaria.

En otra ocasión, mi tío vino de una de sus giras amorosas, porque el hombre formalizaba sus conquistas por fuera del pueblo, llegó tarde de la noche, con unos tragos encima y se dispone a dormir, encontrando a doña Chepa ya en los brazos de Morfeo, acomodada en su cama, por lo que el ingresa sigilosamente y se acuesta para no despertar a Chepa y no recibir reclamo alguno, pero el hombre comete un error garrafal le da la espalda a su esposa, esta despierta y al verlo dice <>, empujándolo con sus dos pies en la espalda, tumbando a mi tío de la cama, quien no tuvo otro remedio que buscar otra cama para descansar.

Mi tío, a pesar de todos los chascos ocurridos, sigue disfrutando de su vida, como lo hizo su madre, haciendo lo que le gusta, ya pensionado, gozando, parrandeando y mujereando.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

¿Represión o coacción?

¿Represión o coacción?

“Es peligroso tener la razón cuando el gobierno está equivocado”. Pancarta en el paro Entre los valiosos aportes del socialismo ...

La UPC en la encrucijada

La UPC en la encrucijada

Un interesante volante me fue entregado en la alcaldía de Valledupar por el grupo que respalda la candidatura del docente Juan Carlo...

Se perdió la capacidad de asombro

Se perdió la capacidad de asombro

  “El problema de esta sociedad es que la gente inteligente tiene muchas dudas, mientras que la gente estúpida cree tener la cer...

¿Y de la calidad del gasto qué?

¿Y de la calidad del gasto qué?

En estos tiempos de debate sobre una nueva reforma tributaria, surge siempre el cuestionamiento acerca del buen uso de los recursos adi...

Del cóndor legendario al cóndor herido

Del cóndor legendario al cóndor herido

  La casualidad nos atrapa de muchas maneras. Parece macondiano, que alguien de nombre Iván, R. Duque, tenga como alias, Ernesto Bá...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados