Opinión

Los mejores libros de febrero de Valledupar

Edgardo Mendoza

28/02/2019 - 05:45

 

Los mejores libros de febrero de Valledupar

Iniciamos el primer bimestre con la selección de los 12 mejores libros aparecidos en Valledupar y el Cesar, escrito por autores locales o extranjeros residentes en la ciudad. Es una selección incompleta, con los caprichos y gustos que como novel lector me creo con derecho a escoger.  

Novedades literarias que ustedes no están en la obligación de leerlos, por eso es una sugerencia tanto a los jóvenes que integran la biblioteca Gisbeth Pink, que dirijo, como a los demás centros de cultura de la región. Espero los disfruten.

1-.  Cabañuelas- pronósticos/ Autores varios.

Es un buen texto mitad verdad, mitad adivinación donde los mayores de Valledupar, dan pronósticos sobre el giro local para el año 2019. Peleas entre primeras damas por vestidos repetidos, nostalgias de dejación de poder, suspicacias al contar fortunas, habilidades para cambiar claves de cajas fuertes y entender mapas de viajeros con diccionarios en inglés conversacional. El segundo capítulo formado por sustos habilitantes para concejales de la ciudad, De como una nueva cadena radial reagrupa a comunicadores de tercera y cuarta edad sin restricción, como vivían antes y después los nuevos ricos de las administraciones locales, ajuste y dirección de las primeras piedras de la economía naranja y premios cítricos y  familiares, esquema de  una asamblea del Cesar sin Dieguitos ni Mafaldas, y culmina el texto con fotografías de la inauguración de la  Avenida La Gran Anunciación y las nuevas casas talleres “Piñas maduras” para las mujeres venezolanas embarazadas, entre otras disquisiciones sobre lo que ocurrirá en el 2019. Un libro, escrito por pensionadas de la región, algunas aspirantes a ser rectoras de universidades populares. Vale la pena su lectura.

2-. Cachos como arma- Herman Bull Shotgun, inglés.

Ante tantas historias de cachos en todos los sectores, tanto el minero (Becerril), como de artistas (Kvrass), los ganaderos del Cesar, también piden rearmarse para cuidar sus fincas aprovechando el intenso verano y la falta de agua en el Caribe seco tropical. Es un texto hecho con cachos y pólvoras, donde se reconocen los primeros cuatreros de inicio del siglo XX en corregimientos como Los cachos, Mariangola, Guacoche, Valencia de Jesús, entre otros, y se recrean con pelos y señales la historia del hombre que se robó un toro en Sabana de piedras y lo fue a vender en la Jagua de Ibiríco, narrado en un canto vallenato. En el interior del libro pueden observarse fotografías de escopetas, mechones, manilas, corta-alambres, sogas, ollas y otros instrumentos utilizados en la época y también los lugares donde terminaron los abigeos más reconocidos como un museo de la memoria. Es para que no se repita la historia, pues el que la roba, la paga. Gran texto para carnívoros y expertos en talabartería.

3-. Aquellos capuchones -Carlotta Calderón de Barrios.

Un recorrido por los carnavales vallenatos entre los años 1940 a 1998, mostrando los principales salones de baile de la ciudad y los capuchones usados en aquellos tiempos, recorrido donde iban a parar las damas con esos extraños e irreconocibles disfraces. Algunos actores varones y hembras, reconocerán hijos de esas andanzas, sin que estos iniciarán procesos herenciales con indemnizaciones y afrentas familiares. Es una historia bonita que culmina con coronación del Dr Elías Ochoa Daza por acabar aquéllas fiestas, a Ciro Pupo Castro, por no encontrar otro oficio al final de sus días y por los 70 años de Carlos Calderón organizando el festín. Jaime Olivella Celedón Y Rodolfo Campo no podrán asistir por encontrarse recibiendo premios Upar Awards donde sus sobrinas son organizadoras, ganadoras y beneficiaras de dicha premiación con 178 categorías, que incluyen imágenes del club y gente de la calle. Al otro y en otra la escuela, “Guacaó” entregará los premios a los sucesores andinos del maestro Escalona. A pesar de ser un libro, ya hay varias propuestas de llevar al cine el gran acontecimiento cultural de Valledupar, para que el presidente y la administración conozcan cómo se invierten los capitales naranjas en el caribe colombiano. Varios coaching al alimón colaboraron en la ilustración de la bella historia.

4-. La Casa en el aire y su billete en la tierra/Autor Chuchitte Pantanno y Aponte

Más que un libro es un cortometraje que cuenta la historia de cómo se construye una Casa en el aire real y no poética, donde un constructor no contaba con los recursos para las coimas oficiales, le pararon la obra y tuvo que recurrir a prestamos onerosos para entregar el porcentaje público de quien reclama, soborna y reparte la “Gran Comisión” que dice quien construye en la ciudad. El libreto, que apenas sale al mercado clandestino, viene con caricaturas, carros blindados y la imagen en busto del maestro Leandro Díaz, que prefirió quedarse en la avenida con los ojos cerrados eternamente, para no ver lo que todo el mundo ve y nadie responde. Será un buen cortometraje seguramente. Traje de calle, ¡por supuesto!

5-. Arde la Sierra y nace el instituto /Julio Ventaquemada Ahumada y Pain Naugty Jr.

A pesar de los ingentes esfuerzos del cuerpo de bomberos de Valledupar y la región por defender los cerros que dan el agua a Emdupar y a Radian, las quemazones de animales y vegetales es una realidad en el primer trimestre cesarense. Investigadores dieron con el posible autor, un indígena que compra cigarrillos de contrabando en los alrededores de la galería y sube a la Sierra Nevada donde rinde un homenaje al capitán de los bomberos vallenatos y alborota tremendo daño. Hay videos del pirómano y ya el contralor departamental del Cesar, presentará sus denuncias concretas a quien corresponda como lo ha venido haciendo sin contemplación en el último periodo. Al final una niña salvadora crea una escuela para la eternidad donde los niños dominarán el fuego con elementos azules sintéticos y cáscaras de naranjas descubiertas en laboratorios en los cerros limítrofes entre Villanueva y Venezuela.

6-. Dos Cabildos, ningún indio /Loth Villapinzón y Jimmy Antorías Sempiternum

Dos cabildos gobernadores de la inmensa sierra natural del valle del Cacique Upar, se debaten en sus propias lenguas y dialectos inentendibles para los hermanos menores, como deben repartir los cargos y altos presupuestos para sus comunidades, al mismo tiempo graves denuncias por el consumo del alfondoque y la panela y su uso perverso como afrodisiacos entre las nuevas generaciones de indígenas y nativos kankuamos. El libro es experimental, cosmogónico, terrenal, antropológico y jeroglíficos cuyos expertos egiptólogos estudiaron los recientes rasgos de escritura kamkuama del siglo XIV. Con quema de casas termina el texto, como sucede cada vez que el presidente eterno Jimmy Ariannet A, disfruta de un bloody mary para el guayabo, mientras chatea en su nuevo iPhone 2019. Excelentes fotografías de fogones prendidos y mujeres ahumadas en sus rostros, adornan el texto.

7-. El castillo en llamas/ Joseph Toster Mendinueta.

Considerado como el libro juvenil del año, se trata de un par de niños recorriendo el bosque en bicicletas naranjas y el cabello de otros colores. Juampy Radiola y Anneritte De la Castilla decidieron irse de paseo nocturno para conocer el sonido del acordeón de Francisco, el abuelo. Los muchachos tomaron demasiado café y los efectos de la cafeína los mantuvo despiertos por el parque pero sus mismos efectos causaron acelere en sus bicicletas que sobrepasaron los limites.

Al poco rato, y sin ninguno acordarse de nada, terminaron en la botica del pueblo, y mientras uno decía que la bicicleta había enredado la cadena, la otra aseguraba que fallaron los frenos y las luces se apagaron sin motivo. Algunos liliputienses del lugar del campo grabaron videos, pero al final eran de otros marcianos que frecuentan el lugar, como pudo probarse después. Al final, ambos chiquillos rescatados por los guardabosques salieron felices y ahora cantan un vallenato simplón pero que a los animalitos del parque les parecen maravillosos. Y comieron perdices como locos perdidos. Cuando pensábamos que la literatura medieval era cosa del pasado, aparecen castillos con sus torres y encierros, buen texto para iniciados.

8-. Los Mellos de la M / Alfred Joseph Genzeta Jr.

El uso de la letra de Mamá es todo el cuento de este símbolo que ahora viene de color verde para esta nueva película muy seguramente con casa matriz y problemas de multiplicación genética para temas de gobierno. Un muchachito que desde pequeño creen que es Santo porque aumenta su votación en lugares que nunca ha visitado es la sensación del momento en Cesarlandia, el país de los abuelos del principito. La M, ahora se aprende desde  Kindergarten en todas las escuelas con significados y morfemas distintos, es M de malicia, mimos, muñe, municipio, mochila, montones, moneda, mulas, motocarros, motobombas, mellos, movimientos, mosqueteros y maravillas. El niño de la aventura Mellova2, pierde inexplicablemente la carpeta del colegio, compra varias togas que regala a los maestros calificadores y queda sin problemas de nada, es decir a salvo. Entonces aparece un contralor que conoce al infinitum todas sus travesuras, ambos se abrazan, se va la luz y queda el final de la historia totalmente oscura. Solo la letra M, parece resplandeciente entre los cielos.

9-. El Venadito KV, o El iluminado/Autor Namin Skilla Knarval-Turco

Sucede en una bella vereda llena de caimanes con una ciénaga grande con minúsculos mosquitos que en las noches se comen a las luciérnagas y reina la oscuridad total. Entonces, un pequeño genio, de voz delgada como los israelitas del desierto, aparece con una lámpara llena de energía que de inmediato los moradores del lugar bautizaron KV. Se trata de un niño que se perdió en la ciénaga buscando al hombre que, dicen, se convirtió en caimán para ver mujeres desnudas en la orilla, pero después de ver varias como Dios las trajo al mundo, pidió perdón y fue a Jerusalén donde dejó sus pecadillos juveniles y ahora aparece para salvar a su pueblo. Una ventaja del genio, no teme a los nubarrones celestiales ya que conoce sus goteras y sabe cómo evitarlas. Un buen texto para gentes sin partido, ni de futbol siquiera, aunque dicen que el niño en sus ratos libres nada entre de tiburones cerca de las bocas de cenizas, como cierta ave fénix mitológica.

10-. Balín Bajito / Augusto Coronel Tombo. Coaching y pastor.

Es un estudio de gran calidad donde se recogen los consejos de gobiernos de los últimos años en Valledupar, con sus actas, visitas, discursos, investigaciones exhaustivas, directrices nacionales y departamentales, fotografías de alta resolución y guayaberas naranjas por todas partes. Al final, aparecen los planos de una utópica policía metropolitana con drones, miles de efectivos policiales que investigan desde el latido de un pero vecino, hasta el atraco de un megabolero extranjero. El tratado trae en un hombrecillo de 1.3 mts de estatura enseñando el código de policía en los billares de la ciudad, que es donde proliferan las peleas familiares. Un buen ensayo escolar, sin duda.

Negociemos al rey/ Marie Sky Harmadurah.

Luego de un largo tratado de ventas, compras, préstamos, usos y desusos, una hermosa mujer de raíces italianas antiguas, llega al mar en busca de esclavos para sus plantaciones de caña y ganados. Ante la imposibilidad de adquirir hombres fuertes, los nativos le proponen adquirir a Artur El Rey, que mantiene a su tribu completa, pero triste. Entonces, con sus barcos llenos de trigo y cofres de metales preciosos propone entregar a una de sus hijas esposa del que toca la lira en palacio, pero al rey no le gusta por vanidosa, es así como recibe a una de sus sobrinas muy jóvenes ya que el rey está envejeciendo y, cansado de tantas batallas libradas, se retira a los grandes arrozales con su cofre para gozar de tan preciosa compañía. A su regreso, dirige una pequeña población donde los techos son rojos y los habitantes son montañeros y los jóvenes varones danzan entre ellos unos rituales inexplicables. La tribu se dispersa, pero el rey duerme feliz mientras cuenta y reparte algunas monedas del cofre sagrado. Un pasaje espiritual sin duda alguna, los críticos dicen que es el resurgir de la nueva literatura femenina del Cesar.

 

Edgargo Mendoza Guerra

Sobre el autor

Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza

Tiro de chorro

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

@hashtag/TiroDeChorro

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las trenzas de Macabí

Las trenzas de Macabí

Desde aquel momento mágico en Cartagena, la señora Ebarista fue otra persona. Su transformación emocional partió de la convicció...

El limbo de las serpientes

El limbo de las serpientes

Desde el punto de vista jurídico, no deben existir dudas ni miedos. La Corte Constitucional a través de la Sentencia C-379 de 2016 ...

El imperio de las guacamayas

El imperio de las guacamayas

Los partidos y movimientos políticos en Colombia han enfrentado una crisis institucional dentro de su organización, por ello se hiz...

A quién se le canta aquí

A quién se le canta aquí

Al llegar abril, Valledupar está en modo vallenato, como dicen los muchachos. Cualquier patio es pilonero, cualquier barrio es promoci...

La gramática de la arquitectura

La gramática de la arquitectura

He aquí la impresión del que fue mi evento preferido durante los días del Hay Festival Cartagena de Indias. Algún lector se pregunt...

Lo más leído

Teatro para todos

Alberto Muñoz Peñaloza | Artes escénicas

López Michelsen: un cachaco con corazón costeño

Fabio Fernando Meza | Ocio y sociedad

El insólito duelo del pintor Édouard Manet

Javier García Blanco | Artes plásticas

La luz de Leo Matiz

Natalia Fernández | Fotografía

Síguenos

facebook twitter youtube