Opinión

Valledupar, Tierra de dioses: un año después

Carlos Luis Liñán-Pitre

20/03/2019 - 06:15

 

Valledupar, Tierra de dioses: un año después
El mural de Germán Piedrahita antes de ser destruido / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Este mes se conmemora el primer aniversario del sensible fallecimiento del mural “Valledupar, tierra de dioses” que pintó el maestro Germán Piedrahita, por allá en 1990, en la fachada del edificio del Concejo Municipal de Valledupar, ubicado en la plaza Alfonso López.

Sin explicación, de manera sorpresiva y soterrada, en medio del hermetismo total, de la noche a la mañana, y sin que nadie se diera cuenta fue sustituido por pintura blanca. En fin, el daño está hecho y ni siquiera con una resolución del Ministerio de Cultura ha sido posible la recuperación del mural, tal vez porque quienes cometieron la desfachatez de destruirlo son los mismos que tienen la obligación de resarcir el daño y no tienen los mínimos conocimientos de Historia del arte.

Cada vez que recuerdo este in-suceso me duele el alma porque, poco a poco, vamos perdiendo nuestro patrimonio cultural y así quedamos a la deriva, expuestos al oscurantismo total y al desconocimiento. Para muchos, el mural no significaba nada y hasta justificaron el hecho diciendo que era hora de darle una nueva cara a la plaza, ignorando la importancia del mural para la cultura vallenata, que es mucho más que la música de acordeón.

Ignoran que, cuando el hombre desarrolló la capacidad de expresar sus vivencias, sus sentimientos y emociones, además de la dimensión religiosa-mágica-ritual, utilizó las rocas y las paredes de las cavernas para manifestar la destreza de su pensamiento. A estos murales prehistóricos los conocemos hoy como Arte Rupestre.

Miles de años después, en el México de principios del siglo XX, un grupo de artistas conformaron un movimiento pictórico con la firme intención de romper con el academicismo europeo y lograr una identidad propia, para lo cual utilizaron temas autóctonos y un fuerte componente socio-político. Así nació el Muralismo, toda una revolución que ejerció una notable influencia en Latinoamérica hasta 1960 y cuyos principales exponentes fueron Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y el gran olvidado Carlos Mérida.

Como vemos, el Muralismo está íntimamente relacionado con la búsqueda de identidad. Es un movimiento original y único porque sus obras no son coleccionables y son exclusivas para el gran público ya que el muro, elemento permanente y no efímero, está en contacto con las personas del común.

La genialidad del maestro Piedrahita se expresó con fuerza descomunal en el mural “Valledupar, tierra de dioses” porque supo utilizar el espíritu del Muralismo para realizar una síntesis de la cultura vallenata al plasmar sus principales elementos: la tradición musical: la colita, el pilón y la música de acordeón; los relatos fantásticos de la tradición oral; las fiestas religiosas; las etnias que habitan esta zona geográfica y el paisaje mismo. Esto permitía recordar, comprender o explicar quiénes somos los vallenatos.

“Valledupar, tierra de dioses” era una síntesis de los movimientos pictóricos que influyeron en el Arte Latinoamericano del siglo XX al integrar el Cubismo (1907), el Muralismo (1910) y elementos de Abstracción Geométrica (1920), armonizando lo figurativo con lo abstracto y combinando figuras geométricas simples sobre posiciones irregulares a partir de una gama de colores vivos que manifestaban que Valledupar es Caribe aunque no tenga mar.

Los días van pasando y con ellos se diluye la esperanza de que el mural resucite. Entonces, ¿por qué no conmemorar, cada año y por esta época, el muralicidio? Podrían organizarse actividades culturales que integren a la ciudad. Así convertiríamos el mal en bien: se fortalecería el arte, se honraría la memoria del maestro Germán Piedrahita y, de paso, le recordaríamos a las futuras generaciones que alguna vez existió un mural, pero la ignorancia y la soberbia lo borraron.

 

Carlos Luis Liñán-Pitre

Sobre el autor

Carlos Luis Liñán-Pitre

Carlos Luis Liñán-Pitre

Cascabel

Carlos Luis Liñán-Pitre (Valledupar, 1983). Abogado de la Universidad Popular del Cesar, Licenciado en Filosofía y Pensamiento Político de la Universidad Santo Tomás y candidato a Magíster en Estudios Americanos con la Universidad de Sevilla-España, miembro de la Fundación Amigos del Viejo VALLEDUPAR-AVIVA, pero, por encima de todo, un lector que escribe.

@CarlosLinan carlos.linan.182

2 Comentarios


Migue Mesa 20-03-2019 07:24 AM

Muy triste ver cómo el mural desapareció y la tozudez del mandatario en reparar ese daño. Al parecer la voluntad del alcalde es que se le recuerde a el y su trabajo de renovación del centro histórico de Valleduapar. A la fecha no solo acabó con el mural sino con toda la plaza Alfonso Lopez y la tarima en la que tantos festivales vallenatos se celebró. Los únicos que gana son el alcalde y sus amigos contratistas que son muy buenos para justificar gasto público e inversión. Esta vez a costa de la memoria histórica. La nueva plaza puede ser más moderna pero jamás será igual de valiosa.

Carlos Ricaurte 20-03-2019 12:39 PM

Muy buena la idea del último párrafo y excelente el articulo en general, ¡bendiciones!

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Las incoherencias de Silvestre

Las incoherencias de Silvestre

  Como tal vez se dieron cuenta, me tomé un tiempo para escuchar con calma y detenimiento el reciente trabajo musical de Silvestre...

Valledupar nos espera...

Valledupar nos espera...

Desde los primeros días del año, quienes somos oriundos de la región del Cesar y La Guajira, pero por cualquier razón estamos resid...

Del perenne festival y otros convites

Del perenne festival y otros convites

"Cuando la vida te presenta razones para llorar, aparecen festivales que te dan mil y una razones para gozar." ¿Qué sería de la v...

Editorial: Colombia celebra su Patrimonio cultural

Editorial: Colombia celebra su Patrimonio cultural

El mes de septiembre representa en toda Colombia un momento de reencuentro con sus fiestas y costumbres. Es el momento para celebrar lo...

Una Semana Mayor funesta

Una Semana Mayor funesta

  La Semana Santa es, sin duda, la fiesta religiosa más importante aún en Colombia y especialmente para los católicos; ello alud...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube