Opinión

Vargas Lleras en la oposición

Carlos Cesar Silva

03/04/2019 - 06:05

 

Vargas Lleras en la oposición
Germán Vargas Lleras / Foto: Semana

Duque va mal. Aseguró que bajaría los impuestos, pero los subió. Prometió que uniría al país, pero hoy la polarización es más feroz. Objetó la ley estatutaria de la JEP, pero no tiene las mayorías en el Congreso para hacer las modificaciones, ni la capacidad de convocatoria para llegar a un pacto nacional. Dijo que a Maduro le quedaban pocos días, pero recibió una amenaza de Rusia y el dictador venezolano sigue anclado al poder. Trump afirmó que Duque era un buen tipo, pero recalcó que no ha hecho nada para combatir el narcotráfico. Para rematar, el desempleo y la inseguridad urbana crecen como dos hermanitos infernales que quieren devorar a Colombia.

El presidente luce perdido, sin liderazgo. Ahora bien, muchos dicen: "Apenas van ocho meses… hay que tener paciencia”. Sin duda es una excusa comprensible, valida: ¿Acaso la situación del gobierno puede cambiar? Claro, Duque todavía tiene tiempo para enderezar el camino: con inteligencia, determinación y autonomía puede mejorar su imagen y conducir al país hacia un futuro mejor. Sin embargo, negar que Duque pasa un mal momento es un acto de terquedad.

Ante este panorama confuso y desalentador, Vargas Lleras decidió -al menos por ahora- ejercer la oposición. Después de la estruendosa derrota que sufrió en las elecciones presidenciales, muchos creyeron que Vargas Lleras se quedaría hundido en la vergüenza y la humillación, pero no: sigue vigente, goza de un protagonismo que hace unos meses era inimaginable. Aprovechando la fuerza que tiene su partido Cambio Radical en el Congreso, ha establecido su propia agenda: propone, crítica, sabotea.

Al parecer esto hizo pelear a Vargas Lleras con los Char. Se trataría de una disputa emocionante entre dos olfatos políticos audaces. Los Char, quienes tienen un espíritu empresarial que los conduce a ver la política como un negocio, habrían preferido asociarse con el uribismo en vez de pasar a la oposición como Vargas Lleras, su (ex) principal socio. A cambio de esta alianza con el gobierno nacional, los Char -como insinuó el propio Vargas Lleras en su columna titulada Juego Limpio- aseguraron la designación de Karen Cecilia Abudinen como alta consejera para las regiones y Elia Abuchaibe como directora de Fonade, la institución que tiene a su cargo parte de la contratación del Estado: ahora la mermelada es un plato exclusivo que solo comen los miembros del Centro Democrático y algunos políticos de otros partidos.

Mientras tanto, Vargas Lleras, cuya sagacidad es tan inocultable como su impopularidad, se dispone a hundir las objeciones de la ley estatutaria de la JEP y otras iniciativas legislativas del gobierno: ¿También quiere mermelada? Tal vez. Sin embargo, debería mirar con cuidado todos los escenarios. Un Vargas Lleras en la oposición a un gobierno que comienza desorientado, pero que luego mejora, vuelve a ser doblegado como líder: muerte política definitiva. Un Vargas Lleras que termina aliado con el gobierno al que se opuso en un principio, no sería vencido por otro, sino que se derrotaría a sí mismo: suicidio político. Y un Vargas Lleras que se opone con argumentos a un gobierno que decepciona a la mayoría del país, puede levantarse de un descalabro electoral que parecía irreversible y convertirse en una verdadera opción presidencial para el 2022: resurrección. Por el momento, Germán, aprovechando el desconcierto de Duque, se ubica del lado políticamente correcto mientras mira con nostalgia como sus amigos Char devorar la mermelada.

 

Carlos César Silva.

@ccsilva86

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Diáspora y génesis afrocaribeñas: religiosidad musical

Diáspora y génesis afrocaribeñas: religiosidad musical

Según el Diccionario de la música, histórico y técnico”, de M. Brenet (Barcelona, 1946), el baile “Calenda”, de origen negro...

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata

Editorial: La inevitable relación entre academia y música vallenata

El pasado fin de semana fue de gran relevancia para el folclor y la música vallenata. En el II Encuentro Nacional de Investigadores or...

En la tierra del tuerto

En la tierra del tuerto

  Colombia es un país de tuertos. Sí, diez millones de ciudadanos ven y lloran por un solo ojo; pedían a gritos castigo y muerte p...

Pipe, la ropa sucia se lava en casa

Pipe, la ropa sucia se lava en casa

Ha trascendido a los medios de comunicación una polémica innecesaria y salida de tono entre dos muy buenos artistas vallenatos: el ca...

El vuelo de la golondrina, primera etapa

El vuelo de la golondrina, primera etapa

Una tarde soleada en un pueblo boliviano, tres abuelos se hallan sentados exponiendo sus trajes típicos, una postal de nuestro contine...

Lo más leído

El aire del bosque y otros placeres

Rosa Cintas | Medio ambiente

El viejo traje del alcalde

Andy Romero Calderon | Opinión

Ay cosita linda, mamá

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Azul y amarillo

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Transformar la vida en arte

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

En cuestión de segundos

Yesinia Gámez Mendoza | Bienestar

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados