Opinión

Petro: el rival perfecto para el uribismo

Carlos Cesar Silva

17/04/2019 - 06:40

 

Petro: el rival perfecto para el uribismo
El ex-presidente Álvaro Uribe y Gustavo Petro

Después de alcanzar 8.028.03 votos en las pasadas elecciones presidenciales, muchos pensaron que Petro se convertiría en el principal referente político de quienes están en una orilla distinta al uribismo, pero hasta ahora su liderazgo luce desdibujado, perdido: no tiene autoridad ni capacidad de convocatoria en la oposición.

Petro se resignó a agitar las emociones de los colombianos. En el pasado quedó aquel senador valiente que realizó en el Congreso debates bien documentados sobre la parapolítica y la corrupción, ahora su escenario predilecto es el Twitter donde escribe con una mala sintaxis sobre la realidad nacional sin profundizar en los argumentos y las pruebas.

Un político honesto debe ofrecerle a la gente una esperanza. Petro ha reducido su protagonismo a la intriga y al culto a su persona. No conduce a los colombianos a reflexionar sobre el futuro, sino que busca atiborrarnos de rabia para que terminemos votando por él en el 2022: “El salvador”. Al igual que Uribe, sus ínfulas de mesías son inocultables, le gusta revolver el río para que todo gire alrededor suyo. Su ego es más grande que su vocación democrática, tiene dificultad para trabajar en grupo con quienes también ejercen un liderazgo.

Petro incendia más de lo que inspira, no genera la suficiente confianza. Por supuesto, tiene muchísimos seguidores, pero no une a la mayoría del país para obtener el triunfo, sino que divide a quienes desean que Colombia tome otro rumbo. Tiene muchos fantasmas a su alrededor: su pasado en el M-19, los cuestionamientos a su administración en Bogotá, su ambigüedad frente a la dictadura de Maduro, el vídeo de los fajos de billete, su innegable caudillismo y su populismo galopante. 

Por ahora el Centro Democrático va de capa caída. Uribe, que es el espejo de Petro en la derecha radical, también se resignó a destilar su odio a través de Twitter mientras que Duque está perdido en un laberinto de retos insuperables: el país está más polarizado, el desempleo aumentó, la inseguridad es imparable, la mermelada sigue y Maduro continúa anclado al poder.

Aunque tienen ideologías distintas, Petro y Uribe hacen política de la misma forma. Ambos usan la polarización como un dispensador de votos. Ambos se comprenden como mesías. Ambos deslegitiman las instituciones y los medios de comunicación para hacer valer su propia ley. Ambos son populistas: uno en los temas sociales y el otro en lo punitivo. El asunto es que Uribe ya le conoce el talón de Aquiles a Petro: Uribe hace que Petro infunda más miedo que él.  

La democracia necesita líderes, no caudillos resentidos como Petro y Uribe. Para derrotar al uribismo en el 2022 se necesita un candidato presidencial que logre consolidar una coalición alternativa entre sectores mayoritarios de la izquierda, el centro y la derecha moderada. También se requiere promover nuevos liderazgos que modernicen y refresquen el escenario nacional: Juanita Goebertus, Camilo Romero, Alejandro Gaviria, Carlos Andrés Amaya... Solo así se podrá derrotar a ese monstruo electoral que se llama Uribe.

Mientras tanto, el Centro Democrático, cuyo gobierno ha resultado tan decepcionante como Petro en la oposición, debe estar cruzando los dedos para que el líder de la Colombia Humana sea quien vuelva a despertar el fervor popular en las elecciones presidenciales del 2022. Ellos, más que nadie, tienen claro que Petro es el contrincante que les asegura el triunfo: el rival perfecto.

 

Carlos César Silva

@CCSilva86  

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿El Valle de Upar Vs La Sabana?

¿El Valle de Upar Vs La Sabana?

El pasado nueve de Julio, Jacobo Solano Cerchiaro volvió a compartir en su cuenta de twitter una vieja columna suya, publicada en el...

Valledupar le apunta a Ciudad Creativa

Valledupar le apunta a Ciudad Creativa

Soy un convencido del valor y la fuerza que tienen los adagios populares, y para abordar este tema voy recurrir a uno de ellos que dice...

La bruja de mi pueblo

La bruja de mi pueblo

  En mi pueblo a la edad de ocho años comencé a tenerle miedo a las brujas, eran normal los corrillos y tertulias que se formaban e...

¿Hemos olvidado que la vida es un derecho inviolable?

¿Hemos olvidado que la vida es un derecho inviolable?

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Artículo 3 de la declaración de derechos ...

Paquidermia legislativa y activismo corrupto

Paquidermia legislativa y activismo corrupto

  El reconocido jurista mexicano Miguel Carbonell comentaba la semana pasada a través de su cuenta de Twitter, haciendo referencia...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

¿Qué es el neoliberalismo?

Julio A. Franco Orozco | Pensamiento

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube