Opinión

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon

20/05/2019 - 06:05

 

Si es con engaños, Vamos mal
Una vista aérea de la ciudad de Valledupar

 

Pasó el festival vallenato y ya Valledupar se puso en modo “Política”.

Saliendo ya del desgaste cultural y folclórico la ciudad se enfocó en lo que se viene a futuro para ella en términos políticos, vemos las campañas con más dinámica y el pueblo a la expectativa del futuro del timón de una ciudad a la que, si no le dan un buen rumbo, caerá en un abismo difícil de salir; un abismo profundo que nos estancaría por muchos años, la ciudad requiere bajar los índices de desempleo y de inseguridad de manera ¡Inmediata! Y eso no se hace por decreto.

Dos candidatos marcan la parada en expectativas de campaña; Ernesto Orozco y Jose Santos “Mello” Castro. El sector alternativo quedó en la cola gracias a su egoísmo y egocentrismo que no permitieron que se armara una candidatura elegible, buenos nombres opacados por sus iguales en una lucha interna que no tiene cómo terminar. En fin, los análisis están puestos en estos dos candidatos, uno con peso propio con una excelente hoja de vida y el otro con una imperceptible aparición en los escenarios públicos donde ha pasado los últimos 8 años de los cuales no tiene ni 10 minutos de material para entretener a los electores, de una casa política tradicional, pero al cual no se le puede poner el remoquete de “Delfín” (sería una ofensa con los cetáceos).

No es en vano la famosa frase de “Desde el desayuno se sabe cómo será el almuerzo” ver a un candidato haciendo triquiñuelas en elecciones y echando mentiras -increíbles- antes de llegar a la dignidad, no es más que para alertar a los electores, sobre todo en esta era digital que es muy fácil saber las cosas.

Por ejemplo el candidato “Mello” Castro que pertenece al partido de la U, que sólo puede ser avalado por dicha colectividad, se “inventó” un movimiento ciudadano “VAMOS” que recoge firmas para una lista al concejo de Valledupar, pero que es utilizada públicamente por el candidato para engañar a la norma, faltar a las reglas democráticas, y hacer campaña electoral antes de tiempo, en sus redes sociales se ve claro y de forma descarada cómo utiliza este movimiento para impulsar su candidatura, claro irrespeto a la norma, pues éste no lo puede avalar. Si así es ahora, podemos imaginar cuando le toque tomar decisiones en privado. Ahí es donde vemos que los entes encargados de regular estas situaciones son deficientes.

Además, se le puede agregar que ese movimiento que, no es un secreto pertenece a Castro, impulsa toda actividad a favor de la campaña del candidato del partido de la U y tiene invadida la ciudad con grandes vallas publicitarias. ¿Se pasan también por la faja los topes permitidos?  ¿Dónde está la MOE? Hace algunos meses afirmaron que los candidatos están haciendo trampa, pero nada que actúan.

Hace días el asesor estrella del candidato me atacó porque le dije una verdad, no se puede criticar ahora la inversión que se está haciendo en la obra “La casa en el Aire” cuando ese presupuesto es departamental y pasó por sus manos en la asamblea, y fue aprobado por ella, y en su momento el ahora candidato no dijo ni una palabra, ni fu ni fa. No es coherente.

La mesa está servida, cada día se va conociendo más el talante de los candidatos, no pocos anhelan una tercería, otros ya tienen claro sus candidatos. Lo cierto es que, si queremos esta ciudad, debemos querer que llegue la mejor opción, no son tiempos para improvisar. 

 

Andy Romero Calderón

@Andy_RomeroC

Sobre el autor

Andy Romero Calderon

Andy Romero Calderon

Vallenato de Guacoche

Vallenato de cédula, guacochero de nacimiento. Ingeniero de sistemas de la Universidad Popular del Cesar. Me gusta la buena crítica y política, sin caer en sus vicios y hasta donde los argumentos me dejen llegar. Amante de la buena música y no de un género en específico. El silencio es, después de la palabra, el segundo poder del mundo.

@andy_romeroc

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años

Editorial: El deseo de paz de un Premio Nobel de 17 años

Parece que haya quedado atrás el episodio de los premios Nobel de Paz entregados equivocada y torpemente a personalidades políticas...

Los Mejía y el amor a la patria

Los Mejía y el amor a la patria

El primer Mejía fue el mejor de su curso, consiguió cinco medallas de orden público (distinción que pocos militares pueden alcanz...

Otro gran premio para Peter y Sergio Luis

Otro gran premio para Peter y Sergio Luis

Esta semana me llegó la grata noticia del Congo de Oro del Festival de orquesta en el pasado Carnaval de Barranquilla y no es ninguna ...

Avanzar por los senderos de la luz

Avanzar por los senderos de la luz

Debemos avanzar por los senderos que nos den más luz que sombra. ¿Qué aporte hacemos a la cultura de la  música que se interpreta ...

Crisis en el programa de alimentación escolar

Crisis en el programa de alimentación escolar

El Programa de Alimentación Escolar (PAE), es un programa del Ministerio de Educación nacional cuyo objetivo es de contribuir con e...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube