Opinión

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon

20/05/2019 - 06:05

 

Si es con engaños, Vamos mal
Una vista aérea de la ciudad de Valledupar

 

Pasó el festival vallenato y ya Valledupar se puso en modo “Política”.

Saliendo ya del desgaste cultural y folclórico la ciudad se enfocó en lo que se viene a futuro para ella en términos políticos, vemos las campañas con más dinámica y el pueblo a la expectativa del futuro del timón de una ciudad a la que, si no le dan un buen rumbo, caerá en un abismo difícil de salir; un abismo profundo que nos estancaría por muchos años, la ciudad requiere bajar los índices de desempleo y de inseguridad de manera ¡Inmediata! Y eso no se hace por decreto.

Dos candidatos marcan la parada en expectativas de campaña; Ernesto Orozco y Jose Santos “Mello” Castro. El sector alternativo quedó en la cola gracias a su egoísmo y egocentrismo que no permitieron que se armara una candidatura elegible, buenos nombres opacados por sus iguales en una lucha interna que no tiene cómo terminar. En fin, los análisis están puestos en estos dos candidatos, uno con peso propio con una excelente hoja de vida y el otro con una imperceptible aparición en los escenarios públicos donde ha pasado los últimos 8 años de los cuales no tiene ni 10 minutos de material para entretener a los electores, de una casa política tradicional, pero al cual no se le puede poner el remoquete de “Delfín” (sería una ofensa con los cetáceos).

No es en vano la famosa frase de “Desde el desayuno se sabe cómo será el almuerzo” ver a un candidato haciendo triquiñuelas en elecciones y echando mentiras -increíbles- antes de llegar a la dignidad, no es más que para alertar a los electores, sobre todo en esta era digital que es muy fácil saber las cosas.

Por ejemplo el candidato “Mello” Castro que pertenece al partido de la U, que sólo puede ser avalado por dicha colectividad, se “inventó” un movimiento ciudadano “VAMOS” que recoge firmas para una lista al concejo de Valledupar, pero que es utilizada públicamente por el candidato para engañar a la norma, faltar a las reglas democráticas, y hacer campaña electoral antes de tiempo, en sus redes sociales se ve claro y de forma descarada cómo utiliza este movimiento para impulsar su candidatura, claro irrespeto a la norma, pues éste no lo puede avalar. Si así es ahora, podemos imaginar cuando le toque tomar decisiones en privado. Ahí es donde vemos que los entes encargados de regular estas situaciones son deficientes.

Además, se le puede agregar que ese movimiento que, no es un secreto pertenece a Castro, impulsa toda actividad a favor de la campaña del candidato del partido de la U y tiene invadida la ciudad con grandes vallas publicitarias. ¿Se pasan también por la faja los topes permitidos?  ¿Dónde está la MOE? Hace algunos meses afirmaron que los candidatos están haciendo trampa, pero nada que actúan.

Hace días el asesor estrella del candidato me atacó porque le dije una verdad, no se puede criticar ahora la inversión que se está haciendo en la obra “La casa en el Aire” cuando ese presupuesto es departamental y pasó por sus manos en la asamblea, y fue aprobado por ella, y en su momento el ahora candidato no dijo ni una palabra, ni fu ni fa. No es coherente.

La mesa está servida, cada día se va conociendo más el talante de los candidatos, no pocos anhelan una tercería, otros ya tienen claro sus candidatos. Lo cierto es que, si queremos esta ciudad, debemos querer que llegue la mejor opción, no son tiempos para improvisar. 

 

Andy Romero Calderón

@Andy_RomeroC

Sobre el autor

Andy Romero Calderon

Andy Romero Calderon

Vallenato de Guacoche

Vallenato de cédula, guacochero de nacimiento. Ingeniero de sistemas de la Universidad Popular del Cesar. Me gusta la buena crítica y política, sin caer en sus vicios y hasta donde los argumentos me dejen llegar. Amante de la buena música y no de un género en específico. El silencio es, después de la palabra, el segundo poder del mundo.

@andy_romeroc

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Valledupar nos espera...

Valledupar nos espera...

Desde los primeros días del año, quienes somos oriundos de la región del Cesar y La Guajira, pero por cualquier razón estamos resid...

Matamos el tigre y nos asustamos con el cuero

Matamos el tigre y nos asustamos con el cuero

El primero de febrero de este año escribí una columna que titulé ‘Valledupar le apunta a una ciudad creativa’, y en su colofón ...

¿Qué pesa más: un kilogramo de algodón o un kilogramo de hierro?

¿Qué pesa más: un kilogramo de algodón o un kilogramo de hierro?

En la infancia de muchos -me incluyo-, ésta era una de las espinosas preguntas que salían a relucir en las tertulias de amigos para f...

¿Por qué Álvaro López mereció ser Rey de Reyes?

¿Por qué Álvaro López mereció ser Rey de Reyes?

  Definitivamente la tecnología y las redes sociales sirven tanto para bien como para mal. En estos días, a raíz de que fui desi...

El capitolio de las marmotas

El capitolio de las marmotas

  Aunque surjan con un espíritu noble y enérgico, las normas siempre terminan siendo eclipsadas por el fraude. Según el concepto...

Lo más leído

La historia milenaria de la papa

Álvaro López Dominguez | Historia

El oficio de escribir la poesía

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Una breve historia del Saludo

Domingo Peña Nina | Ocio y sociedad

Primeras manifestaciones del Cine de terror

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil | Cine

De la destrucción de libros

Rafael Toriz | Literatura

La virtualidad: lo que callamos los estudiantes

Carlos Miguel de Armas López | Educación

Marimba y otros xilófonos en el río Magdalena

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El conflicto de Colombia con El Perú

Arnoldo Mestre Arzuaga | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados