Opinión

El reloj de Josefa

Wladimir Pino Sanjur

21/05/2019 - 05:30

 

El reloj de Josefa

 

Para el año 1950, Tamalameque era una aldea rural abandonada por el río, cuya gente vivía a espaldas de cualquier civilización circundante, eran pocos los habitantes del pueblo que podían salir de la comarca, en su mayoría era personal analfabeto, sin oportunidades de estudios.

Había casos muy especiales como los hijos y sobrinos de la señora Josefa, la costurera de la Calle Aluminio, quienes habían tenido la oportunidad de viajar a Venezuela en busca de empleo. Aquella tarde de abril, entró el único carro de línea que, hacía el recorrido del Burro hacia Tamalameque. Con gran expectativa, como era la costumbre de los conurbanos, corretearon detrás del carro de línea. Éste venía cargado de maletas y la carrera de los pelaos finalizó en el barrio Aluminio en casa de la costurera.

Todos ayudaron a bajar las maletas y las pesadas cajas, con admiración se vio bajar una máquina de coser, y mucha ropa y telas para que la costurera hiciera vestidos a sus clientas, dentro de uno de los paquetes venía una caja rectangular de madera, el cual el viejo Erasmo, el vecino de dos cuadras, reconoció como un reloj pendular de pared. “Es un reloj”, grito emocionado, al poco rato explicó las ventajas y usos de un reloj como aparato dador de la hora.

Nacía en ese momento la ilusión para muchos tamalamequeros de, por fin, estar actualizados con el tiempo, pues la única comunicación que existía en esa época era el rebuzno del burro, o el canto de los gallos y los galanes, quienes podían dar las horas un poco atrasadas. Este nuevo artefacto traído de tierras lejanas podía dar la hora exacta.

“¿Pero quién sabe leer la hora?”, preguntó el alcalde emocionado, a lo que el viejo Erasmo respondió. “Yo, yo sé leer la hora”. Todos en coro balbucearon “¿Usted?”, el viejo desde su taburete un poco confundido dijo: “Sí, yo, el problema es que tengo que recordar cómo es el cuento”.

Erasmo había vivido unos meses en Barranquilla, ciudad en la que unos sobrinos le enseñaron los misterios del reloj. El tema era que eso había sido hacía tanto tiempo que no recordaba. El viejo se puso a viajar en sus recuerdos hasta que por fin a los dos días se escuchó un grito en el barrio: “¡Ya me acuerdo!”. Entonces todos corrieron a casa de Josefa, donde Erasmo titubeó, para luego sentenciar con seguridad: “Son las 4 en punto de la tarde”.

Desde ese momento todos adecuaron sus labores y oficios al nuevo horario. Ahí comenzó el suplicio para Erasmo que, a cada momento, tenía que ir donde Josefa a mirar la hora porque los ancianos lo buscaban para comprobar que no se pasara el tiempo de la pastilla para la tensión, la hora de sacar a comer el burro, de encerrar el ganado, de irse a pescar… En fin, Erasmo dejó de ir al río a pescar y como oficio encontró el de lector de la hora, labor por la cual le daban algunos centavos suficientes para vivir. La que no estaba muy contenta era Josefa, pues, en todo momento tenía que dejar pasar a la casa a Erasmo que venía con sus pies llenos de mugre a ensuciar su sala.

Cualquier día decidió ella tomar clases de lectura de la hora, ella sola pendiente de las manecillas del reloj y, con la lectura que hacía Erasmo, pudo retener el sistema del reloj y gritar la hora exacta. Para evitar que le ensuciaran la casa y como ya no necesitaba a Erasmo para leer la hora, Josefa decidió descolgar la hamaca y tomar los dos cantos de cabuya que la sostenían para amarrarse el pesado reloj de pared. Se lo colgó en la espalda como un morral militar y, entonces, cada hora salía por las calles del pueblo con un pito anunciando la hora, como contraprestación recibía los centavos que en un momento recibía Erasmo.

Erasmo retomo sus labores de pescador. Pasó mucho tiempo, antes de que llegara un paisa vendiendo relojes de pulso a los Tamalamequeros y que, de esta forma, la vieja Josefa regresara a su labor de costurera.

 

Wladimir Pino Sanjur

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Reeducación social y política

Reeducación social y política

“No se hace queso, con la leche derramada”.       Muy difícil contextualizar la situación actual de la sociedad en el desarro...

Matamos el tigre y nos asustamos con el cuero

Matamos el tigre y nos asustamos con el cuero

El primero de febrero de este año escribí una columna que titulé ‘Valledupar le apunta a una ciudad creativa’, y en su colofón ...

El boliche cultural

El boliche cultural

Durante el tiempo anterior al voraz incendio que amenazó su integridad, y el posterior traslado al sitio de hoy, el mercado público d...

Música para la paz

Música para la paz

El pasado 23 de junio hizo su primera presentación la Orquesta filarmónica del Cesar. Con lleno completo, brindó un magnífico con...

¿Izquierda o derecha?

¿Izquierda o derecha?

  Luego de 200 años de vida republicana, cuando el yugo español ha sido extirpado de nuestro acontecer estatal, y por fin empezam...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados