Opinión

Editorial: Julian Assange, ¿factor de unidad latinoamericana?

Redacción

03/09/2012 - 12:24

 

Julian Assange / Foto: The Daily starEl anuncio del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de ofrecer asilo a Julian Assange fue una sorpresa para todos. Nadie se esperaba que un pequeño país de poco más de 15 millones de habitantes se enfrentara a las exigencias de dos países como Gran Bretaña y Suecia.

La noticia ha sido durante una semana el centro de todo tipo de interpretaciones y una de las más notables es el deseo del presidente Correo de mejorar su imagen en el extranjero emulando el estilo confrontista de Hugo Chávez.

Es cierto que las medidas restrictivas impuestas a distintos medios de comunicación afectaron especialmente su popularidad y le valieron una etiqueta de censor, pero en este caso, queremos centrarnos en la reacción de los países de la región con respecto a la decisión soberana de brindar apoyo a Julian Assange. ¿Ha tenido el activista australiano un impacto en la unidad del continente sudamericano?

Tras una cumbre extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), la gran mayoría de los países presentes expresaron su respaldo a Ecuador el 24 de agosto mediante una resolución de solidaridad.

Los únicos Estados en exponer sus reservas fueron Estados Unidos y Canadá: países ligados indirectamente a la trama de Assange y supuestamente interesados en la extradición del periodista para su posterior procesamiento.

Esta reacción consensuada de los países latinoamericanos representa un hito en la política regional. Por primera vez en esta década, la totalidad de los países hispanoamericanos logran ponerse de acuerdo y poner de lado sus diferencias ideológicas (materializadas en los grupos del ALBA y los tradicionales aliados de Estados Unidos).

La necesidad de exigir garantías diplomáticas ha hecho que países como Argentina, Colombia, Bolivia, Brasil, Honduras, Venezuela o México emitan un claro mensaje de unidad: rompiendo así la posibilidad de una intervención precipitada en la embajada ecuatoriana de Londres.

Si nos fijamos en las opiniones de la intelectualidad americana, descubriremos que la mayoría de los pensadores han respaldado la iniciativa de Correa. El escritor colombiano Daniel Samper Pizano, por ejemplo, expresó el 25 de agosto en el diario El Tiempo que “El problema no es Ecuador, que, con respaldo latinoamericano, ejerce el tradicional derecho de asilo, sino Gran Bretaña, que amenaza de manera arrogante con asaltar su embajada”.

Asimismo, y anteponiéndose a la concesión de asilo, los intelectuales Noam Chomsky y Naomy Wolf firmaron una carta –junto con 4000 otras personalidades y bajo el sello de la organización Just Foreign Policy– en la que reclamaban a Correa que hiciera lo que ya sabemos.

La única voz en contra ha sido la de Vargas Llosa quien, en un artículo publicado el 26 de agosto en distintos periódicos, calificó al periodista australiano de “vivillo y oportunista”. Además, fundamentó su opinión sobre el hecho de que Correa haya cerrado emisoras obviando la lógica diplomática detrás de la unidad latinoamericana.

El último desatino del Premio Nobel de literatura refleja un carácter temperamental y liberal –es cierto–,  pero quizás también un distanciamiento de la realidad latinoamericana que, hay que reconocerlo, se mueve a gran velocidad y con gran realismo.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: ¿Qué pasará con el Carnaval de Valledupar?

Editorial: ¿Qué pasará con el Carnaval de Valledupar?

Recuerden hace poco más de un año. Entrabamos en pleno mes de febrero y muchas voces se alzaban en defensa del Carnaval. El presiden...

La peste del insomnio

La peste del insomnio

La peste del insomnio es la enfermedad que tiene la nación colombiana. La pérdida de la memoria nos ha impedido formar una visión cr...

Renovación o hecatombe

Renovación o hecatombe

En este año político nos queda una de dos opciones: la renovación o la hecatombe. La renovación no puede llevarnos al concepto ne...

El delfín tiene puesto fijo

El delfín tiene puesto fijo

“Difícil es entender el comportamiento de familias enteras en el desarrollo de esa prosaica carrera por disfrutar el poder”. De...

El día D de la pandemia en Colombia

El día D de la pandemia en Colombia

A través del presente acontecer incierto, la pandemia del Covid 19 ha sido forzosamente didáctica, pedagógica hasta límites incalcu...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados